Historias R.D. Congo | 28 febrero 2022
El final del viaje

Aunque son una lista de nombres, cada creyente que pierde su vida por su fe era también padre o madre, cónyuge, hijo o amigo, y su ausencia se siente de forma intensa.

 

 

A comienzos de este año, informamos acerca de los ataques realizados por las Fuerzas Aliadas Democráticas (FDA) en la provincia de Kivu, al norte de la República Democrática del Congo (RDC) que acabaron con la vida de cerca de 400 personas entre noviembre de 2019 y abril de este año.

En el gran volumen de incidentes, cada víctima se reduce a una línea en una lista. Sin embargo, cada uno de ellos, como el Reverendo Yese, era padre, esposo, hijo o amigo, cuya ausencia se puede sentir de forma más intensa que la pérdida de una extremidad. 

Sarata

El 29 de enero de 2020 era un miércoles como cualquier día de la semana para Françoise, de 52 años, y su esposo el Reverendo Batsemire-Ngulongo Yese, de 67 años. Ellos, en compañía de su nieto, estaban viajando hacia su granja fuera de Eringite, a unos 55 km al norte de la ciudad de Beni en la provincia de Kivu del Norte.

Son tiempos peligrosos y complicados en la República Democrática del Congo. Aun así, Yese alababa al Señor. Cantaba una canción popular de góspel en Swahili, Safari Bado, que sonaba en su teléfono. Esa canción rítmica trata de nuestro viaje espiritual:

Debemos permanecer humildes en este safari,
no volverse autocomplacientes
y usar cada oportunidad que recibimos
para honrar y alabar a Dios
a medida que nos acercamos a encontrarnos con Él.
Jamás debemos pensar durante este viaje que ya hemos llegado,
o como con el Rey Belsasar, habrá escrituras en la pared.


No se imaginaba que estaba llegando al final de su viaje aquí en la Tierra.
Cautivados por la canción y con el volumen en alto, la pareja y su nieto no se dieron cuenta de los disparos hasta que estaban demasiado cerca.

«Escuchamos cerca de nosotros dos disparos, y esta vez llamó la atención de mi marido», explicó Françoise a los visitantes de Puertas Abiertas. Sentada en el suelo de barro de su cabaña tradicional, hablaba extremadamente despacio – el duelo por la muerte de su marido le ha pasado factura; prácticamente susurra de modo que los visitantes se inclinen para escucharle.

 
Motivos de Oración
  • Da gracias a Dios por la fe y la perseverancia de Rose, porque no se deja vencer por las tormentas de su vida.
  • Ora para que Dios continúe protegiendo a Rose, Esther y Joy frente a la creciente inseguridad y violencia en Nigeria.
  • Ora para que Dios provea los recursos necesarios para que Rose pueda criar a sus hijas y darles un futuro.

«En aquel momento de pánico, consideramos oportuno escondernos entre los arbustos por si el enemigo estaba en el camino, mientras esperábamos que pasara».



Una oración
por Françoise

Señor, te ruego que Tú estés con Françoise y que ella pueda experimentar profundamente tu presencia. Te pido que puedan conocerte más, y que tu provisión los acompañe para que no pierdan su fe en ti. Guarda a tu pueblo para que siempre haya un remanente tuyo en este país. Amén.

Después de 45 minutos, Françoise y su nieto salieron del escondite. No podían encontrar a Yese y pensaban que tal vez había vuelto a casa. «Intentamos llamarle al móvil, pero estaba apagado. Cuando llegamos a casa, tampoco estaba ahí».

Françoise informó a los militares acerca de la desaparición de Yese. Dos horas más tarde, recibieron la trágica noticia: los soldados encontraron un cuerpo, que posiblemente era el de Yese, a 2,5km. Varios de los jóvenes de la iglesia fueron con la familia para comprobarlo, y volvieron con el cuerpo de Yese. Los soldados les explicaron que Yese se escondió, sin saberlo, en una zona que las ADF empleaban como atajo. Le dispararon y le remataron con el mismo machete que llevaba para usar en su granja.

Este relato dividió en dos al equipo de Puertas Abiertas: qué maravilloso sería para Yese entrar en la gloria con un cántico de alabanza en sus labios. Sin embargo, qué horrible sería para su familia ser despojada de forma tan brutal de un hombre tan dedicado a Dios.

Section Image

Desde que tuvieron lugar estos terribles sucesos, Françoise ha desarrollado hipertensión, lucha con un constante y severo dolor de estómago y tiene dolores de cabeza frecuentes. Varios miembros de su familia se turnan para sentarse con ella porque cuando está sola, llora por su marido. Su mirada parece pérdida cuando habla, como si estuviera atrapada en recuerdos de momentos en los que su marido seguía vivo.

Por si fuera poco, las ADF siguen luchando para liberar el territorio y convertirlo en un califato, impidiendo trabajar en sus granjas a Françoise y a la mayoría del resto de cristianos de la zona. Se preguntan cómo sobrevivirán al hambre.

Puertas Abiertas ha ayudado a Françoise con un poco de dinero para cubrir sus necesidades básicas durante los próximos meses, mientras el COVID-19 complica aún más la vida bajo la violencia de las ADF.

El Reverendo Yese sirvió a la iglesia anglicana durante más de 30 años y deja a Françoise, además de a nueve niños.
 

35€
Podrían servir para capacitar a una mujer para desempeñar algún trabajo
DONA AHORA
Hay muchos grupos rebeldes en RDC. La mayoría tiene una economía interesada o programas políticos que se centran y explotan pueblos tranquilos. Sin embargo, las ADF se diferencian por su programa de fuerte expansionismo islámico.

En cierto momento, el grupo radical islámico quería tomar el poder del gobierno dominado por cristianos en Uganda, pero fueron expulsados del país en los años 80 y enviados a RDC. Desde entonces, se han instalado en la provincia de Kivu del Norte, en la zona entre la ciudad de Beni y la frontera de Uganda.

A día de hoy, el grupo evita ciudades abarrotadas, pero tiene un control casi total de grandes zonas en el campo, donde la mayoría de gente es cristiana. El grupo es tristemente célebre por sus ataques brutales con machete y matanzas, a menudo usando armas rudimentarias. Su violencia ha vaciado pueblos y granjas mientras la gente huye a lugares más seguros y más cerca de las ciudades.