Preguntas Frequentes

«Jesús dijo: "Ama a tus enemigos. Ora por aquellos que te persiguen". Si amas a tus enemigos, ya no son tus enemigos, se convierten en tus amigos».

El Hermano Andrés

Aquí encontrarás respuesta a algunas de las preguntas que más frecuentemente recibimos. Si necesitas mayor información escríbenos a info@puertasabierta.org.

Puertas Abiertas España está vinculada a la Alianza Evangélica Española y es miembro activo de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE).
Puertas Abiertas Internacional (Open Doors International) está afiliada al Foro de Agencias Bíblicas Internacionales.

La persecución de los cristianos alrededor del mundo se ha vuelto un problema tan grave que la base de Puertas Abiertas en Reino Unido (Open Doors UK) se ha aliado con Release International, Solidaridad Cristiana Mundial y la Alianza Evangélica para formar la Comisión Asesora de Libertad Religiosa.

Su objetivo es el de concienciar acerca de la persecución de los cristianos. Además, busca alentar a otros miembros de la comunidad a que apoyen a sus hermanos perseguidos, ya sea de forma económica o jurídica, o a través de la oración.

Steve Clifford, director general de la Alianza Evangélica del Reino Unido, dijo: «La Alianza Evangélica forma parte de la Comisión Asesora de Libertad Religiosa porque son nuestros hermanos, nuestra familia, los que sufren e incluso mueren debido a su fe. No podemos y no debemos ignorar su situación. Deben saber que no los hemos olvidado».

Como resultado de nuestra red clandestina de larga trayectoria y nuestro compromiso con la iglesia local, nuestras fuentes de información casi siempre consisten en testimonios de primera mano de nuestros contactos.

A lo largo de los años, hemos formado relaciones personales con las iglesias a las que servimos y a menudo trabajamos con los pastores de estas congregaciones. En parte, esta es la razón por la que nos tomamos tan en serio la protección de la identidad de nuestros hermanos. Por eso, a menudo no podemos revelar ningún detalle de nuestra labor.

Asimismo, utilizamos como referencia noticias publicadas en los países donde se lleva a cabo la persecución y consultamos agencias de noticias incluyendo World Watch Monitor News Service, que reporta exclusivamente la persecución de cristianos.

Operamos con principios firmes en cuanto a la financiación.

Todo el dinero recaudado por Puertas Abiertas proviene de individuos, iglesias y otros donantes que voluntariamente son movidos a contribuir al trabajo con la iglesia perseguida

Contamos con personal propio encargado de gestionar llamadas telefónicas entrantes y salientes. No llamamos para solicitar dinero.

El Hermano Andrés es el fundador de Puertas Abiertas. Fue ordenado ministro de una amplia denominación protestante/evangélica, pero no es pastor de ninguna iglesia. Al igual que John Wesley, «¡El mundo es su parroquia!». Ahora bien, «Hermano» no es su título, ni él es un monje. Fue la iglesia perseguida quien lo bautizó como «Hermano Andrés»”: cuando le preguntaban su nombre, él respondía «soy hermano de todo el que ama y sigue a Jesucristo». 

En 1955, partió en una gira grupal por Polonia donde descubrió tras la Telón de Acero el remanente de una iglesia que necesitaba urgentemente la Palabra de Dios. Respondió al llamado de Dios: «Sé vigilante, y afirma las otras cosas que están para morir» (Apocalipsis 3:2). Y empezó a repartir maletines llenos de literatura cristiana por toda Europa Occidental, marcando así los comienzos humildes de Puertas Abiertas.   

Su autobiografía, El Contrabandista de Dios, es un best seller internacional. Detalla su valiente travesía hacia una vida radical en Cristo Jesús, así como sus primeras experiencias cruzando fronteras peligrosas y huyendo de la KGB. 

En 1997, recibió el premio Libertad Religiosa de la Alianza Evangélica Mundial. Lo ganó gracias a su pasión por difundir el evangelio y por dedicar su vida al servicio de la Iglesia perseguida.    Actualmente, a sus más de 90 años, reside en los Países Bajos. 

Puertas Abiertas está inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia con Nº 018027 e incluida en el apartado 1 de la Disposición adicional novena de la Ley 49/2002, de 23 de diciembre, de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos.

Anualmente, establecemos un presupuesto que ha de ser aprobado por nuestra junta directiva y Puertas Abiertas Internacional e informamos de nuestro progreso a ambas entidades cada mes. 

Nuestras cuentas se revisan anualmente por una firma independiente de auditores.    Nuestro análisis financiero anual y cuentas revisadas completas están disponibles a demanda. 

Durante muchos años se nos ha preguntado por qué el Hermano Andrés no se limita a orar y a confiar en la provisión de Dios, como lo hizo en El Contrabandista de Dios. 

Su respuesta es que sí cree que Dios proveerá todo lo que Puertas Abiertas precise para fortalecer a los cristianos perseguidos. Vive confiando en que Él suplirá todas sus necesidades personales.

Sin embargo, no duda en pedir ayuda cuando se trata de las necesidades de otros. Puertas Abiertas no cree incorrecto pedirles a los miembros del Cuerpo de Cristo que ayuden a los hermanos que viven en áreas de riesgo. 

En las Sagradas Escrituras, encontramos varios ejemplos de cristianos solicitando el apoyo de otros creyentes.

Pablo pidió dinero para ayudar a los necesitados en 2 Corintios 8:13-15. Hasta el Rey David se vio en una situación similar cuando sus riquezas no fueron suficientes para construir el templo y tuvo que pedir ayuda (1 Crónicas 29:1-5). 

En Éxodo 35:5, Dios mismo manda a Moisés con los israelitas para pedirles materiales y mano de obra para construir el tabernáculo. Le dijo que recibiera la ofrenda de «todo generoso de corazón».  

Nuestra política es que sean las iglesias quienes determinen la necesidad, y junto a ellas intentamos encontrar respuestas a dichas necesidades. 

Cada país tiene diferentes necesidades y cada iglesia tiene sus propios desafíos.Intentamos no imponer nuestro criterio.

Si la iglesia necesita ser reconstruida, ayudamos. Si un pastor pide Biblias, llevamos rápidamente las que podemos. También hemos ayudado económicamente, reconstruyendo iglesias y en todo aquello que nuestros hermanos han pedido.

El principal grupo beneficiado del dinero recaudado por Puertas Abiertas son los cristianos perseguidos, en especial aquellos que de manera deliberada son discriminados por los canales oficiales de ayuda. En algunos casos nos hemos sentido obligados o llamados a ayudar directamente a no cristianos, aunque la gran mayoría de personas que reciben nuestra ayuda son cristianos perseguidos. Indirectamente, también personas de otras creencias reciben ayuda.

De manera general, la manera de trabajo de Puertas Abiertas es apoyar a la iglesia local para servir a su comunidad en todo el mundo porque creemos que la iglesia local es el plan de Dios para restituir las naciones. De manera que lo que recaudamos se destina a las iglesias locales y colaboradores sobre el terreno. A su vez, muchas de esas iglesias están apoyando a personas de otra fe y ayudándolos en tiempos de crisis. Por ejemplo, en Sri Lanka, una iglesia compartió comida y ayuda esencial durante el COVID-19 con personas que anteriormente los habían perseguido.

Nuestra labor es responder a las peticiones de la iglesia local y equiparla para que sea una luz a las naciones. 

Puertas Abiertas distribuye biblias estándar (protestantes). Casi todo el trabajo de Puertas Abiertas ocurre en países de habla no inglesa, así que las biblias suelen estar en distintas lenguas. Todas las traducciones están aprobadas por la Sociedades Bíblicas. 

Nuestras biblias cuestan alrededor de seis euros cada una, con envío incluido. Ahora mismo, el precio de imprenta varía de un país a otro, siendo este el importe medio mundial.

En algunos casos, el precio por llevar la Palabra de Dios a otros cristianos ha sido prisión o exilio de su hogar y separación de su familia. Algunos han perdido la vida por distribuir la Palabra de Dios en sus propios países.

La formación varía dependiendo del país y de la necesidad de los cristianos en cada uno.

Por ejemplo, en numerosos países de África, nos centramos en preparar líderes que han tenido poca o ninguna formación como pastores. Esta se realiza una semana al mes, durante diez meses.

El curso se completa en tres años y está basado en 2 Timoteo 2:2, con énfasis en hombres fieles que sean idóneos para enseñar a otros.

Es único y valioso porque se desarrolla de forma local, de modo que los estudiantes no tienen que salir de sus comunidades durante su formación. Están en contacto con el mundo que los rodea y aplican las enseñanzas inmediatamente, haciendo posible la comunión entre pastores y estudiantes. El compañerismo entre los pastores y estudiantes es posible, y los tutores son residentes locales que conocen de primera mano las necesidades reales de los estudiantes. En algunos países las dificultades son grandes, pero la dedicación de los estudiantes y profesores mantienen vivo el programa. 

En los países en los que la formación debe mantenerse absolutamente clandestina, se organizan seminarios de varios días y todos los participantes tienen que esconderse durante ese tiempo.  De nuevo, estos cursos y seminarios varían según el país.

Hemos tratado temas como: “El pastor fiel”, “El reino de Dios”, “Liderazgo cristiano” y “Predicando y enseñando”. Uno de nuestros seminarios más poderosos es “Firmes en la tormenta”. Su propósito es enseñar a aquellos cristianos que viven en áreas de alto riesgo a sobrevivir bajo persecución y sufrimiento.   

Las biblias de estudio que repartimos están diseñadas para edificar. Son doctrinalmente sólidas y muy apreciadas en aquellos lugares donde los estudios bíblicos son casi inexistentes. Creemos que, al proporcionar biblias de estudio, estamos fortaleciendo la fe de los nuevos cristianos y favoreciendo la comprensión y creencia en el Señor Jesucristo. 

«La misión de Puertas Abiertas es importante y necesaria para visibilizar la persecución que sufren los cristianos en el mundo por razón de su fe. Su trabajo ayuda a conocer la dura realidad de que los cristianos son, a día de hoy, uno de los colectivos más perseguidos en el mundo. Su labor nos impulsa a orar, ayudar y solidarizarnos con nuestros hermanos necesitados, y nos enseña a valorar y anima a defender aún más la libertad religiosa de la que disfrutamos en España en la actualidad».

Carolina Bueno, Secretaria Ejecutiva Electa de FEREDE