Te hemos estado buscando por todas partes

Puertas Abiertas comenzó en 1955 con un hombre conduciendo un Volkswagen escarabajo lleno de Biblias e introduciéndolas a Europa del Este para apoyar a los cristianos perseguidos. El Hermano Andrés sintió que Dios lo llamaba a “Afirmar las cosas que quedan” (Apocalipsis 3:2 LBLA) - ¿podría estar Dios llamándote a  hacer lo mismo?

Hoy, Puertas Abiertas apoya a cristianos perseguidos en más de 60 países y, a medida que sus necesidades crecen, necesitamos más gente apasionada y con talento que nos ayude. Ven y usa las habilidades y talentos que Dios te ha dado para fortalecer a la iglesia perseguida y ser parte de la respuesta.

Perfiles que buscamos actualmente:

Actualmente no tenemos puestos vacantes.

Si estás interesado, asegúrate de revisar con frecuencia esta página. Te invitamos a que sigas intentándolo. Valoraremos tu solicitud si cumples con los requisitos necesarios. Si estamos contratando para un puesto de trabajo que te interesa, no dudes en mandarnos tu solicitud: necesitamos gente con talento como tú. Puede que Dios te esté llamando. 

No archivamos ni los currículums ni los datos personales de los interesados. No lo presentes a no ser que te interese el puesto de trabajo que ofertamos. 

Solo aceptaremos solicitudes de candidatos provenientes de la Unión Europea y que tengan un pasaporte válido o un visado para trabajar en España o estén en proceso de conseguirlo. 
 

Otras oportunidades

Sirve a la iglesia perseguida con tus dones. ¿Quieres convertirte en uno de nuestros voluntarios? Hay varias áreas de trabajo en las que puedes servir a Dios y a tu familia perseguida. 
Ya sea como colaborador en tu iglesia local, revisando textos, editando videos e imágenes o ya sea sumando nuevos compañeros de oración, hay un hueco para ti en Puertas Abiertas. Echa un vistazo a estas oportunidades y si consideras que Dios te está llamando, rellena el formulario y háznoslo llegar por las vías previstas,

Más sobre el voluntariado

«Dios ha estado usando todos los eventos y experiencias de nuestras vidas para prepararnos para el tipo de servicio al que nos está llamando ahora»

Hermano Andrés