Nuestra Historia

Puertas Abiertas

 

Nuestra Historia

1956: BEETLE DRIVE

El ministerio de Puertas Abiertas tiene su origen en un hombre y en un viaje. En 1955, un joven holandés viajó a Varsovia y descubrió la iglesia perseguida. A partir de entonces, sería conocido como el Hermano Andrés y, de 1955 a 1967, viajó alrededor de Europa del Este distribuyendo las Sagradas Escrituras, alentando a los creyentes perseguidos y reclutando a otros para que le ayudaran. 

Tras publicar El Contrabandista de Dios, en 1967, alcanzó fama internacional. Una generación entera captó la visión de apoyar a la Iglesia perseguida. 

Más allá de la Unión Soviética

1981: PROJECT PEARL

Esta visión pronto impulsó el ministerio más allá de la Unión Soviética. Puertas Abiertas creció en 1970, gracias al viaje internacional del Hermano Andrés, en el que reclutó a más colaboradores para que trabajaran con los cristianos perseguidos en África, Asia y Latinoamérica. 

Destaca la conferencia Love China de 1975, donde se mostró la realidad de la persecución de cristianos en el país a un público mucho más amplio. También allí tuvo lugar uno de los proyectos más famosos de Puertas Abiertas: el Proyecto Perla, donde, en una sola noche de junio de 1980, se repartió la increíble cantidad de un millón de biblias. 

En el mundo islámico

En 1982, Puertas Abiertas lanzó una campaña de siete años de oración por el bloque comunista. Acabada la campaña, en 1989, el Muro de Berlín cayó y el mundo cambió. Aun así, seguía habiendo cristianos perseguidos en otras regiones comunistas, como China, Vietnam, Corea del Norte y numerosos estados africanos. 

Pero, Puertas Abiertas ya era consciente desde hacía tiempo de la creciente persecución de cristianos en el mundo islámico. De hecho, el Hermano Andrés ya había viajado a Arabia Saudita en 1973. Desde entonces, y a lo largo de los años 80, informó sobre la necesidad de convertir la protección de la iglesia cristiana en el mundo musulmán en una prioridad mayor. Así, Puertas Abiertas comenzó a centrarse en apoyar a la iglesia cristiana en el mundo islámico. 

Más que Biblias

Apoyar a la iglesia supone mucho más que repartir biblias. En 1978, los cristianos de Asia recibieron el primer manual para líderes sobre cómo resistir la persecución. En los 90, Puertas Abiertas fundó un instituto de formación para pastores en el África subsahariana y desarrolló un programa mundial para pastores de la Iglesia perseguida. Todo esto pasó a ser Firmes en la Tormenta, que se publicó en 2001 y que aún se sigue utilizando alrededor del mundo. 

Al mismo tiempo, los programas de desarrollo socioeconómico de Puertas Abiertas (SED) también ayudaban en otras áreas; se crearon proyectos para combatir el analfabetismo y para ayudar a cristianos a leer y estudiar la Biblia. En 1998, Puertas Abiertas inició su primer gran proyecto humanitario, la “Operación pan diario” para hacer llegar comida y provisiones a áreas remotas de Sudán del Sur, afectadas gravemente por la guerra. Hoy, Puertas Abiertas provee ayuda humanitaria y lleva a cabo proyectos de desarrollo comunitario para miles de cristianos alrededor del mundo. 

Dando voz a los que no la tienen

Section Image El padre Daniel, de Irak, presenta una biblia quemada por el auto-proclamado Estado Islámico a la entonces Primera Ministra británica, Theresa May.

Uno de los principales problemas tras la Guerra Fría fue la proliferación del nacionalismo religioso. En la India, los extremistas hindúes aparecieron de la nada y formaron gobierno en 1996; en Sri Lanka, los budistas empezaron a perseguir a los cristianos de zonas rurales; y, en Colombia, los grupos Guerrilleros propagaron la violencia. Aún hoy, el nacionalismo religioso es una de las principales causas de la persecución de cristianos. 

A finales de los 90, Puertas Abiertas empezó a desarrollar más trabajos centrados en los derechos humanos. Desde entonces, dar voz a los que no la tienen ha sido una parte central de nuestra misión, hablando con presidentes e instruyendo a la iglesia local para que conozca sus derechos, entre otras cosas. Quizás, lo más importante haya sido la campaña de la Esperanza para Oriente Medio, en la cual se entregó una petición con 800.000 firmas a las Naciones Unidas y a gobiernos alrededor del mundo. La petición pretendía reclamar para los cristianos en Irak y en Siria el derecho a la igualdad de ciudadanía, a unas condiciones de vida dignas y a participar en la reconciliación y la reconstrucción de la sociedad.  

La historia continúa ...

Durante las seis siguientes décadas del primer viaje del Hermano Andrés, Puertas Abiertas ha seguido buscando y fortaleciendo la iglesia perseguida. 

Y es gracias a tu apoyo que podemos hacer esto. 

Tu ayuda permite a Puertas Abiertas servir a millones de cristianos perseguidos en más de 60 países. Trabajamos con iglesias y colaboradores locales para proporcionar biblias, material cristiano, formación, habilidades para la subsistencia, asesoramiento jurídico y la propugnación de los derechos y libertades religiosas. 

Hoy más que nunca, los cristianos perseguidos necesitan que sus hermanos hagan el mismo viaje. ¿Estás dispuesto a caminar junto a ellos? ¿Estás dispuesto a orar, apoyar y defender a la Iglesia perseguida? Entonces, ¡empecemos! 

«Puertas Abiertas ha mostrado las señales verdaderas de la presencia del Espíritu Santo en las que se ha mantenido fiel a su visión y a sus fundamentos, pero se ha ido adaptando a medida que el mundo cambiaba. Y hoy es una de las defensoras más fiable, poderosa e intercesora de la protección de los cristianos y de la libertad religiosa en general»

EXCMO. Y RVDMO. SR. JUSTIN WELBY, ARZOBISPO DE CANTERBURY