Historias Burkina Faso | 28 febrero 2022
Simplemente gracias
Estas son las palabras de agradecimiento de cristianos que han recibido ayuda gracias a tu apoyo

 

 
Desde 2016, Burkina Faso ha experimentado una alarmante escalada de violencia por parte de militantes yihadistas. Desde el inicio de la crisis, el gobierno burkinés ha perdido el control de los territorios del norte y el noreste a manos de los grupos yihadistas, que se infiltraron desde el país vecino de Malí y siguen desplazándose entre las fronteras para realizar sus ataques y operaciones.

Los cristianos han sufrido ataques directos, lo que ha hecho que los supervivientes huyan en masa a centros más al sur. Estos cristianos han tenido que luchar para mantener a sus familias durante el desplazamiento, y sus circunstancias se han visto agravadas por el impacto económico de la pandemia del COVID-19. En 2021, gracias a tu generosa ayuda, Puertas Abiertas pudo proporcionar ayuda específica a 2100 hogares cristianos. Cada familia recibió alimentos (como arroz, maíz, frijoles y aceite para cocinar) para aliviar su situación durante unos meses.

A continuación, algunos mensajes de agradecimiento de algunos de los beneficiarios:

Gemila
Section Image

«Me llamo Gemila. Vengo de la localidad de Koudougou. Abandonamos nuestro pueblo a causa de los ataques terroristas. Me gustaría daros las gracias. He recibido alimentos. Tengo arroz, maíz, sal, aceite, tomate y macarrones. Doy las gracias a nuestros hermanos cristianos que nos han ayudado. Que Dios los bendiga y les conceda una larga vida».

Salamata
Section Image

Vengo de Naounkieba. Los ataques nos llevaron a Kongoussi. Pero a Dios sea la gloria: doy muchas gracias al Señor Jesucristo porque cuando llegué a Kongoussi, mis hermanos y hermanas me acogieron; mis tíos y los pastores que hay en Kongoussi. De verdad doy gracias a Dios. Gracias a ellos recibo alimentos. La vida ya no es tan difícil gracias a su ayuda. También agradezco mucho a los que están dentro y fuera (de Burkina Faso), que Dios os bendiga. ¡Que el Todopoderoso os acompañe! Gracias a Dios, hoy acabo de recibir alimentos, tengo un saco de maíz, un saco de arroz, un saco de frijoles, tengo un litro de aceite, una lata de tomate grande y otra pequeña. He recibido un paquete de azúcar y también sal. Estoy enormemente agradecida a Dios que es tan bueno. Os deseo a todos muchos años de vida». 


Boukary
Section Image

«Me llamo Boukary, vengo de Djibo. Tras llegar a este lugar, hemos recibido maíz, arroz, azúcar y espaguetis. Así que agradecemos mucho a Dios que haya hecho esta buena obra por nosotros, y todos te queremos dar las gracias por lo que has hecho por nosotros. Te estamos muy agradecidos por lo que has hecho por nosotros. Muy, muy agradecidos; nos has hecho un bien; que Dios te dé una larga vida, que Dios te ayude cada día; ¡contamos contigo!». 

 
Nyampa Frederic
Section Image>

«Me llamo Nyampa Frederic y soy de Djibo (hermano de Boukary). Vinimos aquí para recibir ofrendas de arroz, espaguetis, aceite, azúcar y sal. Os damos las gracias por lo que habéis hecho por nosotros. Nos faltan palabras para deciros "gracias". Pedimos cada día que Dios nos una y nos sostenga; que Dios os recompense por vuestras obras cada día y en todo momento».

 
Section Image
 

Gemila

«Me llamo Gemila. Vengo de la localidad de Koudougou. Abandonamos nuestro pueblo a causa de los ataques terroristas. Me gustaría daros las gracias. He recibido alimentos. Tengo arroz, maíz, sal, aceite, tomate y macarrones. Doy las gracias a nuestros hermanos cristianos que nos han ayudado. Que Dios los bendiga y les conceda una larga vida».

Section Image
 

Salamata

Vengo de Naounkieba. Los ataques nos llevaron a Kongoussi. Pero a Dios sea la gloria: doy muchas gracias al Señor Jesucristo porque cuando llegué a Kongoussi, mis hermanos y hermanas me acogieron; mis tíos y los pastores que hay en Kongoussi. De verdad doy gracias a Dios. Gracias a ellos recibo alimentos. La vida ya no es tan difícil gracias a su ayuda. También agradezco mucho a los que están dentro y fuera (de Burkina Faso), que Dios os bendiga. ¡Que el Todopoderoso os acompañe! Gracias a Dios, hoy acabo de recibir alimentos, tengo un saco de maíz, un saco de arroz, un saco de frijoles, tengo un litro de aceite, una lata de tomate grande y otra pequeña. He recibido un paquete de azúcar y también sal. Estoy enormemente agradecida a Dios que es tan bueno. Os deseo a todos muchos años de vida». 

 
Section Image
 

Boukary

«Me llamo Boukary, vengo de Djibo. Tras llegar a este lugar, hemos recibido maíz, arroz, azúcar y espaguetis. Así que agradecemos mucho a Dios que haya hecho esta buena obra por nosotros, y todos te queremos dar las gracias por lo que has hecho por nosotros. Te estamos muy agradecidos por lo que has hecho por nosotros. Muy, muy agradecidos; nos has hecho un bien; que Dios te dé una larga vida, que Dios te ayude cada día; ¡contamos contigo!». 

 
Section Image
 

Nyampa Frederic

«Me llamo Nyampa Frederic y soy de Djibo (hermano de Boukary). Vinimos aquí para recibir ofrendas de arroz, espaguetis, aceite, azúcar y sal. Os damos las gracias por lo que habéis hecho por nosotros. Nos faltan palabras para deciros "gracias". Pedimos cada día que Dios nos una y nos sostenga; que Dios os recompense por vuestras obras cada día y en todo momento».

Motivos de Oración
  • Da gracias al Señor por la generosidad de los colaboradores que han hecho posible el poder brindar esta ayuda y por la protección sobre el equipo mientras organizaban las entregas. 

  • Ora por la continua protección del Señor sobre estos cristianos y para que vean su fiel provisión diariamente. 

  • Ora por la paz en Burkina Faso y por mucha sabiduría para el gobierno en su esfuerzo por proveer seguridad.
Una oración por la iglesia de Burkina Faso
Señor, gracias por el trabajo que se está realizando en Burkina Faso, por tu protección sobre los colaboradores y el equipo de Puertas Abiertas. Te ruego que sigas guardando a estas personas, y que tu paz prevalezca en este país contra el incremente incesante de violencia. Amén.
 
Wendo-nkonte
Section Image

«Vivíamos en Silgadji, me llamo Wendo-nkonte. Yo estaba en Silgadji, pero la verdad es que vinimos a vivir aquí a causa de la guerra y para salvar nuestras vidas, a lo que se sumó la llegada del COVID-19, que nos hizo la vida aún más difícil. Los negocios y comercios ya no funcionaban, todo se había vuelto caro; seguir adelante se había vuelto difícil. Vosotros nos habéis ayudado, habéis venido a ayudarnos, a ayudar a nuestros cuerpos; habéis venido a ayudarnos con la comida, el maíz, el arroz, el aceite, el tomate, los macarrones. De verdad, os estamos muy agradecidos. Le pedimos a Dios que os dé fuerzas, que os dé la victoria, que Dios os ayude. Y, sabemos que vosotros estáis aquí, pero hay más gente trabajando al frente, cuando volváis, saludadles de nuestra parte; que Dios les aumente las fuerzas, que Dios los acompañe con Su victoria en el nombre de Jesús».

Risnata
Section Image

«Me llamo Risnata. Soy de Kanrgo. ¡Que Dios os bendiga en el nombre de Jesús! Estamos muy contentos, nos faltan palabras para agradeceros. Oramos que Dios os recompense según la medida de vuestra bondad y buenas obras. Nos llegó arroz, maíz, azúcar, sal y aceite, y ¡queremos daros las gracias! ¡Qué Dios os bendiga! ¡Que Dios os fortalezca y os ayude a seguir adelante en el nombre de Jesús!». 
 

Timbida
Section Image

«Me llamo Timbida y vengo de Zimtanga. Huimos por la misma cuestión y llegamos aquí. Vinimos a escondernos en este pueblo y las autoridades nos acogieron, nos ayudaron con casas, con comida, y aquí vosotros también, nos habéis brindado esta ayuda. Todos nuestros hermanos os saludan y os dan las gracias; os estamos muy agradecidos; que Dios os dé las fuerzas para que nos podáis seguir ayudando; nos llegó arroz, aceite, espaguetis, azúcar, sal y todo eso nos lo dieron los hermanos; estamos contentos de lo que han hecho. Que Dios les dé fuerza, les dé la victoria, les dé salud para sus cuerpos, pues es la salud la que puede hacer todas las cosas, los bendecimos, que Dios les dé la victoria, para que puedan seguir ayudándonos. No sabemos en qué año terminará esta situación. Contamos con Dios, y contamos con ellos (que nos ayudaron), son rectos, que Dios aumente su rectitud, son sabios, que Dios aumente su sabiduría».


Familia de refugiados
Section Image

«Doy las gracias a Dios y a Jesús; doy las gracias a los responsables y os doy las gracias a vosotros y al lugar de donde venís. Doy gracias a Dios y le pido que os bendiga con salud; que Dios os bendiga; que Dios os recompense de la mejor manera. Estamos muy contentos; venimos de Kanrgo, y nos habéis dado todo un regalo. Le damos las gracias a Dios, y le pedimos que os cuide durante el regreso».

Section Image
 

Wendo-nkonte

«Vivíamos en Silgadji, me llamo Wendo-nkonte. Yo estaba en Silgadji, pero la verdad es que vinimos a vivir aquí a causa de la guerra y para salvar nuestras vidas, a lo que se sumó la llegada del COVID-19, que nos hizo la vida aún más difícil. Los negocios y comercios ya no funcionaban, todo se había vuelto caro; seguir adelante se había vuelto difícil. Vosotros nos habéis ayudado, habéis venido a ayudarnos, a ayudar a nuestros cuerpos; habéis venido a ayudarnos con la comida, el maíz, el arroz, el aceite, el tomate, los macarrones. De verdad, os estamos muy agradecidos. Le pedimos a Dios que os dé fuerzas, que os dé la victoria, que Dios os ayude. Y, sabemos que vosotros estáis aquí, pero hay más gente trabajando al frente, cuando volváis, saludadles de nuestra parte; que Dios les aumente las fuerzas, que Dios los acompañe con Su victoria en el nombre de Jesús».

Section Image
 

Risnata

«Me llamo Risnata. Soy de Kanrgo. ¡Que Dios os bendiga en el nombre de Jesús! Estamos muy contentos, nos faltan palabras para agradeceros. Oramos que Dios os recompense según la medida de vuestra bondad y buenas obras. Nos llegó arroz, maíz, azúcar, sal y aceite, y ¡queremos daros las gracias! ¡Qué Dios os bendiga! ¡Que Dios os fortalezca y os ayude a seguir adelante en el nombre de Jesús!». 
 

Section Image
 

Timbaida

«Me llamo Timbida y vengo de Zimtanga. Huimos por la misma cuestión y llegamos aquí. Vinimos a escondernos en este pueblo y las autoridades nos acogieron, nos ayudaron con casas, con comida, y aquí vosotros también, nos habéis brindado esta ayuda. Todos nuestros hermanos os saludan y os dan las gracias; os estamos muy agradecidos; que Dios os dé las fuerzas para que nos podáis seguir ayudando; nos llegó arroz, aceite, espaguetis, azúcar, sal y todo eso nos lo dieron los hermanos; estamos contentos de lo que han hecho. Que Dios les dé fuerza, les dé la victoria, les dé salud para sus cuerpos, pues es la salud la que puede hacer todas las cosas, los bendecimos, que Dios les dé la victoria, para que puedan seguir ayudándonos. No sabemos en qué año terminará esta situación. Contamos con Dios, y contamos con ellos (que nos ayudaron), son rectos, que Dios aumente su rectitud, son sabios, que Dios aumente su sabiduría».

Section Image
 

Familia de refugiados

«Doy las gracias a Dios y a Jesús; doy las gracias a los responsables y os doy las gracias a vosotros y al lugar de donde venís. Doy gracias a Dios y le pido que os bendiga con salud; que Dios os bendiga; que Dios os recompense de la mejor manera. Estamos muy contentos; venimos de Kanrgo, y nos habéis dado todo un regalo. Le damos las gracias a Dios, y le pedimos que os cuide durante el regreso».

35€
Podrían servir para capacitar a una mujer para desempeñar algún trabajo
DONA AHORA