Historias Burkina Faso | 28 febrero 2022
Cristo está con nosotros

A pesar de la creciente violencia yihadista, la iglesia en Burkina Faso se ha mantenido de pie.

 

 
El pastor Michel, presidente general del consejo de Asambleas de Dios en Burkina Faso, habló con nuestros trabajadores sobre el estado de la iglesia en este país y cómo ha sido el impacto de la violencia yihadista y el COVID-19.

El pastor Michel tiene cabello canoso, y cuando habla, es con un aire de autoridad y sabiduría que solo puede venir de años de ministerio. Este año, las Asambleas de Dios celebran 100 años de presencia en Burkina Faso. Se ha vuelto una de las denominaciones más prominentes en Burkina Faso: «Durante estos 100 años, el Señor ha trabajado poderosamente en la iglesia».  

«Por la gracia de Dios, la iglesia en Burkina se ha mantenido bien a pesar de las dificultades. El nombre del Señor es glorificado, el evangelio es predicado, y la iglesia está creciendo poderosamente, incluso en los lugares más remotos. Hemos construido iglesias, tenemos congregaciones y gente nueva que conoce al Señor Jesucristo». 

Pruebas de fuego, fe refinada

«Hoy las cosas están cambiando por el terrorismo. Muchas aldeas ya no tienen cristianos, han huido. Esta gente mata sin remordimiento. Ellos eliminan y decapitan sin pena, robando la vida de las personas. Por eso, en el norte encontrarás aldeas con los edificios de las iglesias vacíos, porque los cristianos se han ido».

Muchos creyentes han encontrado refugio en los campamentos para desplazados internos en Burkina Faso, que siguen creciendo; el país es uno de los que tiene más desplazados internos en África Occidental. «Los creyentes desplazados sufren mucho. Se han acostumbrado a vivir en la comunidad, pero ahora tienen que vivir con gente que no conocen». 

Motivos de Oración
  • Da gracias a Dios por la resiliencia y resistencia de la iglesia en Burkina Faso y por líderes como el pastor Michel.
  • Ora para que continúen resistiendo los ataques del enemigo y que las puertas del infierno no prevalezcan.
  • Ora para que Dios consuele a aquellos que han perdido seres queridos y provea para las necesidades de su pueblo.

«La segunda dificultad a la que nos enfrentamos, y que ciertamente nos sorprendió, es el COVID-19. Automáticamente, igual que en todas partes, las iglesias estaban completamente cerradas», dice el pastor Michel. «¿Tristemente, los primeros casos fueron descubiertos en la iglesia y esto nos ha llevado a muchos problemas y tristeza, y hemos preguntado: “¿Señor, por qué esto?”» 

Una oración por el pastor Michel
Señor, te doy gracias por cada hijo tuyo en Burkina Faso y por líderes sacrificados como el pastor Michel. Te pido que sigas obrando en sus vidas y que su fe no falte, para que puedan resistir los ataques contra ellos. Te pido que consueles a los que han sufrido, y también que proveas para suplir las necesidades de tu pueblo. Amén.

Desde el inicio de la pandemia, Burkina Faso ha reportado un bajo número de infectados y muertes por COVID-19. Pero, no es fácil obtener pruebas, y el sistema de salud está saturado. En 2020, al inicio de diciembre, el país experimentó su segunda ola de infecciones y el sistema de salud de Burkina tuvo que pelear duro para que todo volviese a estar bajo control.

«La iglesia participó a su manera con lo poco que tenía, mostrando su amor y presencia a pesar de estas situaciones difíciles».

«Perdimos gente, sin esperarlo; tratamos de preparar gente para reuniones en casa y en grupos, pero aún no estábamos listos. Fuimos obligados a utilizar la radio y la televisión para alcanzar a los creyentes, pero no todos tienen esos recursos, así que fue difícil. La iglesia rápidamente se movilizó para tratar de establecer comunicaciones, hablar e invitar gente a juntarse en casas en grupos que pudieran funcionar».

Mientras pastores encontraban nuevas formas de alcanzar creyentes y continuar compartiendo el evangelio, había pocas o prácticamente ninguna ofrenda.

«La iglesia realmente sufrió a causa de la falta de ofrendas y diezmos. También afectó a las viudas y huérfanos a quienes la iglesia apoyaba».


«Todo el buen trabajo se detuvo, y los pastores comenzaron a tener problemas porque vivían de las ofrendas. Después de nueve meses sin ofrendas, se volvió complicado». Viendo a las circunstancias complicado es un eufemismo para decir que fue casi imposible.
 

Ayuda sacrificial

«Poco a poco, la iglesia dijo: Dad lo que tengáis para que podamos ayudar a nuestros hermanos», explicó el pastor Michel. «Ellos dieron lo que pudieron: ropa, zapatos, cualquier cosa que tenían para ayudar a los desplazados. Así es como los creyentes se levantaron para ayudar a sus hermanos desplazados. Recibí de la iglesia mucho jabón, mascarillas y otras cosas más para dar».  
«La iglesia realmente participó a su manera con lo poco que tenía, mostrando su amor y presencia a pesar de las situaciones difíciles».


Esta situación hizo que la ayuda que llegó del resto del Cuerpo de Cristo fuera aún más significativa. «Gracias a sus ofrendas sacrificiales, fuimos capaces de ayudar a mil familias con paquetes de ayuda que incluyen comida (arroz, maíz, frijoles, aceite de cocina) por lo menos para tres meses». 

Esperanza intacta

Section Image

A pesar de las dificultades que la iglesia ha estado enfrentando durante el último año, el pastor Michel está lleno de esperanza sobre las lecciones que la iglesia ha aprendido durante la persecución. Él puede ver propósito en la persecución.

 «Donde sea que (los cristianos) terminen, el evangelio sigue siendo predicado. La gente no tiene miedo de compartir a Cristo, no están cansados de hablar de Él, de su amor y su gracia. Y los pastores que están allí hacen lo posible para ser luz, una sirena a pesar de la persecución y dificultades».

«Estamos felices de que la gente ha aprendido mucho. En este momento, las iglesias están abiertas y la gente de Dios se está juntando de nuevo, el nombre del Señor es glorificado. Creo que mucha gente ha despertado y tiene una fe aún más fuerte».

En estas pruebas, el pastor Michel cree que «los niños están aprendiendo una lección y entienden que es difícil vivir para el Señor. Pero lo más importante que están aprendiendo es que a pesar de las dificultades, Cristo está con ellos».

35€
Podrían servir para capacitar a una mujer para desempeñar algún trabajo
DONA AHORA

Para muchos cristianos en Burkina Faso, la posibilidad de morir por su fe se ha vuelto muy real. Según el pastor Michel son «como Juan en la isla de Patmos, rodeados de aguas que simbolizan los tiempos difíciles».

«A pesar de todo, Cristo es el que se presenta a Juan en la isla para decirle: Yo volveré pronto. Esto es exactamente por lo que estamos viviendo. A pesar de los problemas rodeándonos, tiempos difíciles, muerte y persecución, Cristo está con nosotros. Él nos dice: estoy con ustedes y volveré pronto».

El pastor está seguro de que las iglesias pronto continuarán con la misión puesta delante de ellas. Mientras tanto, «la iglesia se prepara para en cuanto el COVID-19 se termine, podamos volver a evangelizar de nuevo».

«Que el Señor y su gracia nos dé fuerza y valor para no cansarnos de hablar las Buenas Noticias, a predicar el evangelio a pesar de las dificultades y sobre todo para estar listos para el pronto retorno del Señor».