Historias Irak | 31 octubre 2022
Reconstruir lo destruido
El trabajo de los Centros de Esperanza ayuda a que los cristianos puedan restaurar sus vidas.

 

 
Muchas cosas han ocurrido en Irak en los 7 años de la campaña Esperanza para Oriente Medio. Justo comenzada la campaña, la zona que estaba ocupada por los extremistas islámicos del Estado Islámico fue liberada. Sin embargo, muchas casas e iglesias fueron muy dañadas o destruidas. Hoy las campanas de las iglesias suenan de nuevo en Qaraqosh y en los primeros pueblos ocupados.
Section Image

Shefa*, uno de nuestros colaboradores locales en Irak, mira al pasado y da gracias a Dios por su bondad, y también por el apoyo de la iglesia alrededor del mundo. «Cuando visité lugares como Qaraqosh justo después de la liberación, quedé impactado por el olor a muerte y destrucción en la región. El hecho de no dejar piedra sobre piedra mostraba hasta dónde llegaba el odio a los cristianos. Francamente, no creía que la vida pudiera llegar de nuevo a esta región».

«Ahora, cuando visito de nuevo estos pueblos de mayoría cristiana, veo una escena diferente. Veo la cruz de nuestro Señor por todos lados, declarando que Él está vivo. Vuelvo a oír las campas de las iglesias mientras observo cómo los cristianos reconstruyen sus vidas».

  

«Francamente, no creía que la vida pudiera llegar de nuevo a esta región». 

«No fue un camino fácil, pero hemos llegado más lejos de lo que podíamos imaginar. Ahora, continuamos levantando lo que había caído. Nunca olvidaré lo que me dijo un líder durante el regreso: “Los cristianos deben tomar su cruz cada día. Cristo no prometió una vida fácil, pero sí que Él había vencido al mundo”».

«Recuerdo a un hombre joven. Tras leer y estudiar un salmo juntos en una de las reuniones en la que participábamos hablé con él. Me dijo que acababa de descubrir que podía llamar a Dios “Padre”; al decirlo, comenzó a llorar».

«Trabajamos codo con codo con la iglesia local para convertir cada congregación en un centro de esperanza. En los últimos años hemos estado ayudando a renovar o reedificar más de 2 000 casas; hemos entregado más de 250 microcréditos. Esto solo es posible con el apoyo de la iglesia mundial. Cada donativo ha contribuido a que los creyentes puedan regresar a sus hogares».

«Gracias a los donativos también hemos podido abordar el aspecto espiritual. Apoyamos a líderes y a cristianos a crecer en su fe a través de un estudio bíblico alentador, y también con oración y seminarios. Hemos visto vidas de hombres y mujeres cambiar mediante el establecimiento de una relación viva con el Señor».

Ora con Shefa
  • Ora por el trabajo de los colaboradores locales, para que Dios continúe haciendo su obra a través de ellos

  • Ora por recursos con los que reconstruir las vidas de los cristianos de Oriente Medio.

  • Ora para que el trabajo dé fruto y muchos puedan conocer en mayor profundidad a Jesús.
Una oración por Shefa
Señor, te doy gracias por el trabajo de personas como Shefa en favor de aquellos que han perdido tanto. Te ruego que les des los recursos necesarios, y aún más, para bendecir a tu pueblo en Oriente Medio. También que, a través de su labor, muchos puedan conocerte. Amén.

«También ayudamos a gente a recuperarse de los traumas. Me gustaría mencionar la historia de una mujer que perdió a su hijo durante el desalojo. Esta mujer estaba en una de nuestras sesiones de atención postraumática».

«Al final de la sesión, compartió lo quebrantada que quedó cuando perdió a su hijo. Su otro hijo me dijo después que esa era la primera vez que su madre hablaba sobre ello».

Esperanza para el futuro

Section Image

«Los cristianos en Irak están trabajando duro para reconstruir sus vidas, pero sueñan con más que eso. La persecución no ha parado, los cristianos en Irak aún sufren cada día discriminación y acoso. Apoyamos a aquellos que sueñan con un Irak donde los cristianos puedan vivir como ciudadanos iguales al resto».

«El apoyo de la iglesia global ha sido asombroso. No podemos dejar de decir lo agradecidos que estamos por ello. Esperamos que podamos continuar contando con ese apoyo mientras ayudamos a la comunidad a reconstruir lo destruido y sanar sus heridas. Lo que una guerra destruye en un minuto, requiere años de trabajo de reconstrucción, y aún no hemos terminado».

«Hemos visto la obra de Dios aquí, en Irak, y estamos expectantes por ver que hará en el futuro».

50 €
podrían brindar servicios médicos a dos creyentes vulnerables
DONA AHORA

«Te pedimos que alces la voz con nosotros, que lleves nuestra causa ante tus autoridades. Sobre todo, necesitamos tu oración. Necesitamos rodillas que se doblan ante Jesús. Hemos visto la obra de Dios aquí, en Irak, y estamos expectantes por ver que hará en el futuro».

*Nombre cambiado por motivos de seguridad.