Historias Corea del Norte | 27 diciembre 2021
Propaganda, miedo y fe

Timothy logró escapar de Corea del Norte.

 

 

Las casas refugio situadas en China, junto a la frontera de Corea del Norte, son lugares estratégicos desde los que Puertas Abiertas provee ayuda a la iglesia perseguida.  

Cuando era adolescente, Timothy Cho salió por primera vez de Corea del Norte. 

«Cuando escapé era de noche. Crucé la frontera junto a otras personas; el agua no era profunda, simplemente caminamos». Cruzó el río Tumen, que separa Corea de China, y caminó hasta que finalmente se encontró en una ciudad china. «Según caminaba por la ciudad, veía la vida completamente diferente. Era espectacular». 

Timothy estaba asombrado. Él creció bajo la influencia de la propaganda comunista y pensaba que Corea del Norte era el mejor país del mundo, pero esa imagen comenzó a quebrarse. «Pensaba que Corea era el mejor país y que tenía los mejores líderes, pero China era diferente, en particular por la cantidad de comida; nunca había visto esa variedad de alimentos». 

 

Timothy había llegado a China por una razón: quería sobrevivir. Había crecido en las calles durante la gran hambruna de los noventa y no se le permitía buscar trabajo ni enrolarse en el ejército. No tenía ninguna esperanza de futuro. La única salida que vio fue la de probar suerte en otro lugar. 

Lo que él no esperaba es que esa decisión lo llevaría a conocer a Jesús.

 
 

Un lugar de descanso y… ¿terror?

Cuando llegó a China, no sabía dónde quedarse ni qué hacer, pero pronto conoció a alguien que le ofreció alojamiento. Más tarde, descubrió que era una casa refugio cristiana.

En el apartamento convivía con otros chicos, todos huérfanos norcoreanos. Lo primero que vio nada más entrar fue una Biblia y una cruz. Aquello le aterrorizó.

«Me asusté porque, bajo el régimen norcoreano, la cruz representaba el mal».

Ora con Timothy
  • Ora por aquellos que han podido escapar de Corea del Norte, para que puedan integrarse en los lugares a los que han llegado. 

  • Ora para que la iglesia de Corea del Norte pueda resistir ante la presión y continuar siendo luz en la oscuridad.

  • Da gracias a Dios por las personas encargadas de llevar las casas refugio.

«En Corea, el cristianismo es el enemigo y, cuando los pastores y misioneros venían, era para secuestrar y traficar con niños».

Estaba tan asustado que no se quedó allí durante mucho tiempo. «Se suponía que era un refugio, pero no me sentía a salvo. En realidad, era el mejor lugar. Si me hubiera quedado, no hubiese pasado todas las calamidades que sufrí más tarde. Era la oportunidad que Dios me dio, pero hui». 

El misionero le dijo a Timothy algo que se le quedó grabado. «Me dijo: “si te ves en dificultades o en situaciones peligrosas siempre puedes clamar a Dios”; así que cuando más tarde fui arrestado, grité: “¡Dios, sálvame!”, pero allí no había nadie». 

Una oración por Timothy
Señor, gracias por el trabajo que los colaboradores de Puertas Abiertas realizan en las casas refugio con aquellos que han logrado escapar de Corea del Norte. Quiero pedirte por aquellos que han conseguido huir del régimen, para que los ayudes a integrarse en los lugares a los que han llegado. También te ruego que les des fortaleza para resistir ante la opresión y ser luz en medio de tanta oscuridad. Amén.

Timothy estaba convencido de que el misionero le había mentido y Dios no existía. Cuando fue arrestado de nuevo, lo llevaron a una prisión china donde conoció a un cristiano.

«Le dije que, si me liberaba, prometía seguirle el resto de mi vida».

Este hombre le enseñó a leer la Biblia y le animó a orar. Ya que estaba en la cárcel y en una situación desesperada (estaba seguro de que lo matarían si lo enviaban de vuelta a Corea), Timothy decidió orar. «Oraba a Dios varias veces al día. Estaba desesperado. Le dije que, si me liberaba, prometía seguirle el resto de mi vida».

Finalmente, Dios contestó sus oraciones. «China decidió enviar nuestro grupo a Filipinas, y desde allí viajar a un país democrático. Fue la respuesta a mis oraciones». Desde allí, Timothy pudo viajar a Reino Unido, donde vive ahora. Puertas Abiertas le ha apoyado y se ha convertido en defensor de la iglesia clandestina de Corea del Norte. 

 

La importancia de las casas refugio

45€
Podrían cubrir necesidades básicas de una familia que huye de la persecución
DONA AHORA

Cuando medita en aquel tiempo, Timothy ve la mano de Dios, incluso en aquella casa donde no se sentía seguro. «Esa fue la primera vez que vi una cruz y conocí a un misionero», dice. «Me uní al grupo de lectura de las Escrituras y también asistía a las reuniones de oración. No fue coincidencia que yo llegara hasta aquel lugar, porque ahí comenzó mi fe. A través de todas esas experiencias, pude entender lo que significa creer en Dios».

También ve la importancia que tienen esas casas para equipar a la iglesia en Corea del Norte. «Lo que estas casas hacen es proveer enseñanza y formación, además de comida, refugio, ropa, biblias y otros materiales. Si no existieran, no habría manera de apoyar la evangelización en Corea. Mantener estas casas es, hoy en día, muy difícil. No quiero ni pensar que pasaría si no existieran». 

«Aún hay casas refugio en China y tienen que estar ahí para nuestros hermanos. Son un trampolín para que en un futuro exista libertad religiosa en Corea del Norte».
 

Con tu donativo estás apoyando a ministerios y colaboradores que trabajan en esta red clandestina de casas refugio en China para equipar y fortalecer a los creyentes norcoreanos.