Historias India | 19 agosto 2022
Superación y perdón
Shweta fue perseguida por su familia, pero logró perdonar a los que la maltrataron.

 

 
Un pequeño centro de costura ofrece algo de esperanza a mujeres cristianas que viven sus vidas en la máxima pobreza y opresión. Una de esas mujeres, Shweta, comparte su historia y explica cómo la formación en el centro la ha fortalecido y ayudado.

En el sur de la India, un centro de costura ayuda a las mujeres cristianas que sufren persecución a salir adelante. A nuestros colaboradores locales en la región les apasiona fortalecer a las mujeres de la comunidad con esta iniciativa. Muchas de las mujeres que asisten son cristianas clandestinas.

Shweta

«El centro tuvo que cerrar durante varios meses por el COVID-19, pero finalmente pudimos volver a abrir. Ahora tenemos unas diez mujeres que vienen regularmente», indica David, colaborador local que dirige y coordina el centro.

« Tenía una gran carga en mi corazón por las mujeres de mi comunidad. La mayoría eran analfabetas y no tenían opción de conseguir un trabajo decente. Aquí les proveemos una formación detallada en costura. Cuando completan el curso, la mayoría de ellas pueden trabajar como costureras a tiempo completo».

«El año pasado conocí a Shweta. Era de una iglesia de una localidad cercana. También trajo a varias mujeres de su comunidad que querían aprender a coser».

  

«Pertenecía a una familia cristiana, pero me casé con una persona que provenía de una estricta familia hindú. Cada día, me humillaban por mi fe». 

Shweta es una mujer hermosa, de ojos expresivos, que sufrió la persecución en sus propias carnes. Su resiliencia y fe en Jesús le permitieron sobreponerse a las dificultades y convertirse en una de las líderes de su iglesia. Con las técnicas para coser que ha aprendido, ahora se siente mucho más capacitada para ganarse la vida dignamente.

Persecución familiar

«Pertenecía a una familia cristiana, pero me casé con una persona que provenía de una estricta familia hindú. Cada día, me humillaban por mi fe. Mi suegra me regañaba por cosas insignificantes, y abusaba de mí. Cada día, los abusos eran cada vez mayores».

«Un día empecé a tener fiebre. Mi suegra se dio cuenta de que estaba enferma y decía que era por causa de mi fe. Decía que iba a llamar a un brujo para librarme de este mal augurio. Me obligaron a sentarme en mi habitación y, cuando la ceremonia terminó, mi suegra y otras mujeres empezaron a abofetearme y golpearme sin motivo».

Mientras se seca una lágrima, Shweta continúa: «Aquello fue realmente traumático. Por los golpes, quedé inconsciente. Me desperté horas más tarde en un hospital».

Ora con Shweta
  • Da gracias a Dios por su obra en Shweta y por su ejemplo de restauración y perdón.

  • Ora para que Dios continúe fortaleciéndola y que sus parientes conozcan a Cristo.

  • Pide a Dios que continúe prosperando iniciativas como el centro de costura.
Oración por Shweta
Señor, te doy gracias por la vida de Shweta y por su ejemplo de fe y perdón. Te pido que la guardes, y también que la uses para que sus familiares conozcan el Evangelio. También te ruego por este centro de costura y por otras iniciativas similares, para que Tú las bendigas y prosperes. Amén.

Superando el trauma

La madre de Shweta llegó para rescatarla. Alguien la llamó anónimamente y le informó del terrible incidente. «Cuando mi madre llegó, estaba inconsciente y mi frente sangraba abundantemente».

Shweta tardó varios meses en recuperarse completamente, tanto física como mentalmente. «Tenía dolores de cabeza constantes y actuaba de forma imprevisible. Me llevó más de un año poder pensar con claridad».

«Cuando por fin estaba mejor, mi marido quiso llevarme. Esta vez me prometió que me protegería. Le rechacé dos veces pero, a la tercera, sentí que debía aceptar. También sufrí cierta presión social para volver. En mi interior tenía miedo pero, esta vez, mi fe en Dios había sido restablecida».


Amor demostrado

El marido de Shweta preparó una pequeña cabaña cerca de la casa de sus padres y se asentó ahí con Shweta. Ella pudo crecer progresivamente en su relación con Dios y perdonó a su familia política. «Fue difícil perdonar a gente que casi me mata», indica Shweta. «Pero pude hacerlo. Puedo mostrar mi amor con pequeños gestos, como ayudando a mis suegros, que van haciéndose mayores». 
 
Section Image

Shweta continúa compartiendo: «Me alegro mucho por haber tenido la oportunidad de formarme en el centro de costura. Casi he terminado el curso y ya sé coser. He empezado incluso a recibir pedidos y esto me ayuda a ganar dinero para mi familia».

Al igual que Shweta, muchas mujeres han recibido formación y han aprendido a coser. Con estos conocimientos, ahora tienen la oportunidad de ganarse dignamente la vida en un contexto hostil a su fe.

98 €
podrían proporcionar ayuda de emergencia a cuatro cristianos perseguidos
DONA AHORA

David comparte con felicidad: «Nunca imaginé que una iniciativa tan pequeña podría cambiar tantas vidas. Solo quería hacer algo por estas mujeres. Me alegra mucho saber que esto ha permitido a muchas familias mejorar su situación económica».