Noticias 29 marzo 2022
Cristianos bajo el fuego cruzado de Ucrania

Aunque la ideología que impulsa la guerra no es el comunismo o el ateísmo, la fe también desempeña un papel relevante.

 

 

Como publicó la HRWF el 23 de febrero de 2022, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha acusado al gobierno ucraniano de reprimir a la Iglesia Ortodoxa Rusa (ROC), afiliada al Patriarcado de Moscú. Sin embargo, en una carta abierta firmada por más de 280 sacerdotes y diáconos de la Iglesia Ortodoxa Rusa, se hace un llamamiento a la reconciliación y al fin inmediato de la invasión rusa de Ucrania: «Lamentamos el calvario al que han sido sometidos inmerecidamente nuestros hermanos y hermanas de Ucrania» (Christian Post, 6 de marzo de 2022).

El analista de Puertas Abiertas, Rolf Zeegers, cree que la guerra en Ucrania ha dado lugar a una mayor unidad de la ROC contra la guerra de lo que Putin esperaba: «Está claro que la ideología que impulsa la actual guerra rusa contra Ucrania no es el comunismo o el ateísmo, como en la época de la Unión Soviética, ni tampoco la religión. Esta guerra tiene que ver principalmente con los sentimientos nacionalistas heridos que se han enconado bajo la superficie desde que el centenario imperio ruso se desintegró en 1991. Sin embargo, la religión desempeña un papel».

Rolf Zeegers explica la historia: «Nadie puede negar que durante décadas ha habido luchas internas en los círculos ortodoxos de Ucrania. Muchos cristianos ucranianos querían abandonar la jurisdicción de la ROC y enviaron en abril de 2018 una petición al Patriarca Ecuménico Bartolomé, el Patriarca de Constantinopla, para que reconociera la independencia de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana. El Patriarca Bartolomé intentó en un primer momento encontrar un compromiso junto con Kirill, «Patriarca de todas las Rusias» (Asia News, 9 de mayo de 2018). En lugar de buscar un compromiso, la ROC amenazó a Bartolomé, advirtiéndole que no acabara con el dominio religioso ruso en el país (Radio Free Europe/Radio Liberty - RFE/RL, 8 de septiembre de 2018). Sin embargo, Bartolomé se arriesgó a romper con Moscú al conceder la autocefalía a la Iglesia de Ucrania el 11 de octubre de 2018 (RFE/RL, 12 de octubre de 2022). Como no todos los cristianos ortodoxos de Ucrania querían abandonar la ROC, el resultado fue una división en la comunidad ortodoxa: Alrededor del 60% de los cristianos ucranianos se adhieren ahora a la nueva Iglesia Ortodoxa Ucraniana en comunión con el Patriarca Ecuménico de Constantinopla, y alrededor del 15-20% permanecen en comunión con el Patriarca de Moscú (HRWF, 3 de marzo de 2022)».

Rolf Zeegers continúa: «El presidente Putin considera a la Iglesia Ortodoxa Rusa (IOR) como parte de la rica herencia rusa, algo de lo que estar orgulloso como ruso. La considera una parte integral del mundo ruso (Theos, 16 de febrero de 2022). La IOR no goza del privilegio de ser una iglesia oficial del Estado como lo fue bajo los zares, pero desde el colapso de la Unión Soviética, los líderes de la IOR han hecho todo lo posible por mantener buenas relaciones con el gobierno ruso, hasta ahora. La propia ROC del Patriarcado de Moscú en Ucrania (es decir, según Putin, la misma iglesia que las tropas rusas fueron a defender en Ucrania contra la «persecución» de la nueva Iglesia Ortodoxa Ucraniana y el gobierno), no sólo no apoyó la invasión, sino que ha adoptado una postura muy dura contra ella (HRWF, 3 de marzo de 2022). Se trata de una iglesia formada por una mayoría de ucranianos de habla rusa, lo que desmiente la teoría de que todos los ucranianos de habla rusa apoyan la invasión».


ORA

Ora para que los creyentes permanezcan firmes ante esta situación.
Ora para que la iglesia se mantenga unida ante la amenaza.
Ora para que la iglesia sea un faro de esperanza para aquellos que están sufriendo.

UNA ORACIÓN POR LA IGLESIA DE UCRANIA

Señor, te ruego por tu pueblo en Ucrania, para que no se amedrente ni atemorice ante la situación, ni pierdan la fe. Te pido que tu iglesia se mantenga unida más allá de lazos denominacionales, y que sea un faro de esperanza para aquellos que no te conocen. Amén.