Noticias Afganistán | 27 octubre 2021
«Si nos amas, ora por nosotros»
Ante la opresión de los talibanes y la disminución de la atención internacional, Afganistán comienza su descenso hacia el silencio.

 

 

Los burkas negros han vuelto. Los hombres con rifles se han convertido en elementos permanentes en las calles. Afganistán ha comenzado su descenso al silencio. Mientras la atención internacional empieza a disminuir, los creyentes locales empiezan a acostumbrarse a la nueva vida.

«Tenemos miedo»
 

«Cuando los talibanes tomaron el control, fue todo lo que temíamos. No puedes entenderlo como yo. No puedo explicarlo con palabras»

Saad, una cristiano de Afganistán.
«La noche en que los talibanes tomaron el control, sentí que alguien entraba en mis recuerdos y trataba de apagarlos, de hablarme con miedo», dice Saad

«En otra habitación, mi mujer se puso de parto y nació una niña. Una niña para una familia cristiana en una noche fatídica como ésta. Mi padre leyó el Salmo 20 sobre mi bebé y mi esposa desde el otro lado de la cortina donde los hombres estaban acurrucados... Teníamos miedo. Tenemos miedo».

«Estos soldados no están comprometidos con la dignidad humana», añade Fatimah. «Sus ojos buscan todo el tiempo cómo tener poder y cómo rebajar a quien quiera pensar y soñar. Son nuestros pensamientos y sueños los que hay que preservar y salvar. Nuestra fe vive ahí, en nuestros corazones y en nuestras mentes. Salvad nuestros pensamientos y sueños. Oren por nosotros».
 

«La lista ha circulado con nuestros nombres en ella»

«La lista ha circulado con nuestros nombres en ella», comparte Saad, confirmando la lista de cristianos que han sido objetivo de los TB. Desde la toma de posesión, las visitas a las casas por los TB se han convertido en algo habitual. «Algunos [de nosotros] han sido asesinados. Algunos han sido secuestrados, otros han desaparecido. Parece la mañana siguiente a una gran explosión catastrófica».

La iglesia secreta de Afganistán se ha visto desbordada desde la toma del poder: algunos han huido, otros se han quedado, y hay quienes simplemente no han podido ser contactados. «Nos llamamos unos a otros y nos preguntamos por los dolores de cabeza, el dolor de hombros, todas las lesiones, las viejas preocupaciones de salud, todo en un intento de permanecer conectados», dice Saad. «Por ahora, esto es todo lo que podemos pedir».

 

«No es una opción seguir a Jesús en público»

Fátimah, una cristiana de Afganistán.

«Puede que haya nuevos soldados en la capital, pero esto no es nuevo, estas amenazas... El dolor de vivir para Jesús y arriesgarlo todo para seguirle, no hay nada nuevo en eso. No para mí, ni para mis abuelos, que también vivieron por él y le siguieron. Esa ha sido la realidad para los creyentes de Afganistán durante más de 40 años. Primero, bajo los talibanes, y luego bajo el gobierno de Afganistán apoyado por Estados Unidos, incluso antes de que los talibanes tomaran el control el mes pasado».
 

«Ven a la sala del trono»

«A nosotros nos han quitado todo», dice Saad. «Necesitamos que le pidas a Dios en nuestro nombre. Necesitamos saber que eres fuerte. Todo el mundo parece haber olvidado a Dios. Esto es muy aterrador. Nos sentimos desorientados. Nos sentimos solos. Nosotros no podemos hablar de nuestro Dios, pero tú sí. Así que, habla con Él y pide que te de poder a ti y a nosotros para luchar contra esta era de destrucción y traer Su reino siendo como Él.

«Ahora mismo no sé por dónde empezar, pero sé esto: A pesar de las restricciones, hay hambrientos que necesitan comida, desnudos que necesitan ropa, presos que necesitan libertad y perdidos que necesitan el brazo de Dios», continúa Saad. «No sé por dónde empezar, pero empezaré por animar a mi mujer de que hay una esperanza para nuestra hija».

«Cuando oras, te encuentras con nosotros en la sala del trono de Dios», dice Fatimah. «Allí nos encuentras y allí podemos comulgar. Para vosotros es fácil tener comunión en vuestras iglesias. Para nosotros, no».

«No será fácil, pero lo hacemos porque creemos que Jesús está allí y está vivo», comparte Saad. «Todos estamos leyendo y meditando sobre Juan 17, especialmente tratando de entender la medida del amor. Si nos amas, ora por nosotros. Aquí es donde estamos juntos: Al pie de la cruz, donde se conoce toda la medida del amor».

«Si me amas, si amas a Jesús, ora por nosotros».

Artículos relacionados


ORA

Ora por los creyentes afganos, para que sean guardados junto con sus familias.

Ora para que la situación del país cambie.

Ora para que, en medio de este contexto, el Evangelio se extienda por la región.
 

UNA ORACIÓN POR AFGANISTÁN

Padre, oramos por Afganistán en medio de esta terrible situación. Oramos por nuestros hermanos, para que tú los protejas de la violencia de los talibanes. Padre, ten misericordia, no solo de tu pueblo en esta región, sino de todo el país. Oramos también para que la comunidad internacional no haga caso omiso al clamor del pueblo de Afganistán.