Noticias Sri Lanka | 14 enero 2022
Atacado por su familia por ser cristiano
Conoce a Sameera, golpeado por su fe.

 

 

Sintió los golpes de todo el mundo. Era una noche oscura y fría de finales de noviembre en la provincia central de Sri Lanka. Al amparo de la oscuridad, no podía ver a sus agresores ni los objetos con los que le golpeaban. «Aunque todo el pueblo, o todo el mundo, se ponga en mi contra, seguiré creyendo en Dios» dijo Sameera.

Todo empezó con una llamada telefónica. El pastor de Sameera, un íntimo amigo, y la persona que le ayudó a venir a Cristo, llamó para informar de que esa tarde visitaría a la familia de Sameera. El pastor era de otro pueblo y allí es donde Sameera y su familia viajan para asistir a la iglesia, ya que el pueblo de Sameera era un pueblo de predominio cingalés/budista, y no tiene una iglesia local.

El tío de Sameera, que se oponía firmemente a la fe en Cristo de su sobrino, se enteró de la visita a través de un comentario de pasada de la esposa de Sameera, y alertó a un monje local.

Nada le pareció extraño al pastor cuando llegó a la casa de Sameera, y tras disfrutar de una comida juntos, oró por la familia y salió de la casa para encontrarse con una turba dirigida por un monje budista que los esperaba. El monje exigió ver el documento de identidad del pastor, a lo que éste se negó ya que el monje no tenía autoridad para pedirlo.

«Este es un pueblo budista», dijo el monje. «Aquí sólo hay budistas. No vuelvas a este pueblo».

Se produjo una acalorada discusión entre el monje y Sameera. «Esta gente ha venido a mi casa», dijo Sameera. «No tienes derecho a oponerte a eso».

«¡Naciste budista!», argumentaron.

Sameera no pudo contenerse y compartió su testimonio. «Sí, nací budista. Pero era un traficante de drogas. Solía mentir, robar, matar animales», comenzó. «Solía robar las joyas o las piezas de los vehículos de mi madre y las empeñaba y compraba drogas con el dinero que obtenía por ellas. Hice todo lo malo que pude, pero ninguno de vosotros me ayudó. Ninguno de vosotros me mostró el camino correcto, pero este pastor lo hizo. Mi vida cambió gracias a mi Dios».

Nadie pudo decir nada después de que Sameera compartiera su testimonio. Poco a poco, la multitud comenzó a dispersarse. Sin embargo, el monje y los pocos que quedaban se dirigieron hacia la casa donde vivía la tía de Sameera. Ella también era una de las pocas creyentes de aquel pueblo.

Sabiendo que su tía estaba sola en casa, Sameera se dirigió allí primero para garantizar su seguridad, lo que empeoró la situación con el monje y los pocos que le seguían.

«¿Por qué has venido aquí?», le preguntó su tío. «Esto no es asunto tuyo». Extendió la mano y comenzó a golpear a Sameera. En el caos que se desató, Sameera, su mujer, el pastor y otro trabajador del ministerio que había acompañado al pastor recibieron golpes.

Como estaba oscuro, nadie podía ver con claridad, e incluso algunas de las personas de la turba que habían salido contra Sameera acabaron siendo heridas por los suyos. El monje se quedó mirando cómo se desarrollaban los acontecimientos ante él.

Ninguno de los creyentes sufrió heridas graves, pero Sameera y su tía siguieron enfrentándose a una fuerte oposición por su fe por parte de sus familiares todos los días después de aquello. Cuando los colaboradores en el terreno visitaron a Sameera al día siguiente de este incidente, se encontraron con un hombre que seguía esperanzado, que seguía siendo fuerte, que no se dejaba intimidar por su fe.

«La gente me sigue preguntando: «¿Qué ha hecho tu Dios por ti?». compartió Sameera con ellos. «Estoy firme en mi fe y me he acercado a Dios. Pero la gente no puede ver las bendiciones espirituales que Dios me ha dado. Todo lo que pueden ver es la casa de barro en la que vivo».

Como la mujer de Sameera era católica romana, a sus padres no les gustaba ella. Entonces Sameera construyó una casa de barro en el terreno de su familia, a cierta distancia de la casa de sus padres, y se mudó con su mujer y su hijo. Esto les enfadó un poco y, a veces, cortaban a propósito la electricidad y el suministro de agua de la casa de Sameera por despecho.

«Tengo la electricidad y el agua de esta casa, desde la casa de mis padres», dijo Sameera. «Cuando tenemos reuniones de oración aquí, a veces cortan la electricidad durante unos minutos». Tras este incidente, la familia de Sameera ha cortado el suministro de electricidad y agua de su casa. «El mayor problema que tenemos ahora es que no tenemos agua ni electricidad, pero aunque esos problemas no se resuelvan, seguiré aferrándome a mi fe. Incluso si todo el pueblo - o el mundo entero- esté contra mí, seguiré creyendo en Dios», dijo a los colaboradores en la región.

Actualmente, el tío de Sameera y su padre lideran la oposición contra ellos. Se les presiona constantemente para que abandonen el pueblo.

Artículos relacionados


ORA

Ora por la protección de Sameera, su esposa y su hijo de 9 años, para que sigan encontrando fuerza en Dios.
Ora para que Dios provea a su familia para que no tengan que depender de sus parientes.
Ora por el pastor de Sameera y su ministerio. Él está sirviendo al Señor en diferentes áreas y lidera iglesias en casas. Ora por la protección de Dios sobre él y su familia.

UNA ORACIÓN POR LOS CRISTIANOS DE BURKINA FASO

Señor, te doy gracias por haber sostenido a Sameera en medio de una situación tan difícil, y te pido que continúes haciéndolo, para que su fe no falte y que continúe firme en tus caminos. Te pido que les proveas a él y su familia los recursos que necesitan. También te ruego por el pastor de Sameera y su ministerio, que Tú lo guardes y le des aquello que él necesita para continuar sirviéndote. Amén.