Historias Afganistán | 26 diciembre 2021
Huye por tu vida
Por causa de su fe, el hogar de Zabi ya no es seguro para ella.

 

 

Conoce a Zabi

Cuando los talibanes tomaron Afganistán, Zabi escapó. ¿Cuánto tiempo podrá seguir huyendo? En este momento, tu oración y tu apoyo son más necesarios que nunca para mantener viva la esperanza de los cristianos que enfrentan la persecución extrema.

La vida de Zabi* está en peligro; los talibanes descubrieron su secreto. «En mi familia somos cristianos clandestinos», dice. «Hace unos años, los talibanes vinieron y se llevaron a mi padre porque era cristiano. Durante meses lo torturaron y terminaron matándolo. Meses después, mi hermano también desapareció y nunca volvimos a saber de él».

Cuando los talibanes tomaron el control del país, Zabí supo que tendría que huir si quería salvar su vida. Zabi es joven, tiene estudios y es activista en materia de derechos humanos: todas estas son cualidades que la convierten en un potencial objetivo de los talibanes. El pasado mes de agosto, algunos cristianos pudieron escapar junto con las fuerzas internacionales que abandonaron el país, pero ella se quedó allí. Frente a la amenaza de muerte, se vio obligada a coger todo lo que pudo y escapar hacia la frontera.

 

Ahora Zabi vive en otro país. No sería seguro para ella decirte dónde, pero el peligro no ha desaparecido. «La situación es desesperada», dice. «Tengo dinero en mi cuenta bancaria, pero no puedo acceder a él desde aquí. Tengo una tarjeta de crédito, pero caducará pronto. ¿Qué será de mí? No lo sé. Oro para salir de aquí y poder llegar a un lugar seguro. Puede que tenga que esconderme toda la vida, o que me terminen deportando a Afganistán. Allí probablemente me matarían».

Una fe firme

Afortunadamente, Dios guio a nuestros colaboradores de primera línea hasta Zabi y, gracias a tu ayuda, pudieron darle comida, pagarle el alquiler y darle dinero para mantenerse a salvo y sobrevivir. Nuestros colaboradores oraron con ella y la animaron a mantenerse firme en la fe. Aunque no podemos saber qué le deparará el futuro, gracias a tu apoyo podremos continuar ayudándola.

«Zabi está muy agradecida por el apoyo, por la ayuda que le estamos dando, pero aún sigue en estado de shock por lo sucedido», dice una de nuestras colaboradoras. «Lo único que podemos hacer es estar con ella y ayudarla con lo que tenemos. Oramos para que Dios le abra una puerta que le permita mantenerse a salvo».

Ora con Zabi
  • Ora por fortaleza para los cristianos que se sienten llamados a quedarse y ser «sal y luz» en Afganistán y para que Dios abra nuevas puertas a estos creyentes. 

  • Ora por nuestros colaboradores de primera línea que sirven a los creyentes que han escapado del país y para que puedan hacer llegar sin problemas la ayuda esencial (fruta, carne, arroz, ropa de abrigo y kits de higiene».

  • Ora contra el espíritu de violencia en el país y pide a Dios que impida cualquier ataque extremista.

«Puede que tenga que esconderme toda la vida, o que me terminen deportando a Afganistán. Allí probablemente me matarían».

Una oración por Zabi
Señor, te doy gracias por la fe de Zabi y por su fortaleza para soportar la opresión. Te ruego que Tú sigas dándole fuerzas para mantenerse firme en la fe, así como sabiduría para las decisiones que ahora debe tomar. Te pido por aquellos creyentes que continúan en Afganistán, para que les ayudes a ser sal y luz en medio de la situación. Ayuda también a los colaboradores de Puertas Abiertas a continuar sirviendo a estos cristianos que sufren persecución extrema, y transforma los corazones de los extremistas para que la sociedad sea transformada. Amén.

Respuesta inmediata

Resulta impactante observar la celeridad de los cambios que se han producido durante este año en Afganistán y comprender cuán vulnerable se ha vuelto la iglesia a la persecución extrema en tan poco tiempo. 

El trabajo de Puertas Abiertas continúa siendo secreto y no siempre podemos dar detalles sobre lo que hacemos, pero sí podemos decirte que tu generoso apoyo permitió a nuestros colaboradores dar una respuesta inmediata frente a la crisis, permaneciendo en estrecho contacto con los creyentes clandestinos y proporcionándoles aliento espiritual y ayuda esencial según las necesidades de cada uno.

La situación es volátil; las fronteras y los campamentos permanecen cerrados. La iglesia es pequeña y está dispersa, y muchos continúan escondidos, pero seguimos haciendo todo lo posible para apoyar a los creyentes clandestinos vulnerables y estamos preparados para ofrecer ayuda conforme surjan la necesidad y la oportunidad. 

45€
Podrían cubrir necesidades básicas de una familia que huye de la persecución
DONA AHORA

No hay duda de que las necesidades de la iglesia perseguida en esta región son importantes. Por ello, queremos invitarte a sumarte a un año de oración por Afganistán. 
También puedes contribuir con tu donativo a crear un fondo que servirá para dar apoyo a largo plazo a los creyentes que viven en los primeros países de Lista Mundial de la Persecución, los más peligrosos para seguir a Jesús. Con tu ayuda, nuestros equipos de campo podrían llegar a todos los creyentes clandestinos y proveerles la ayuda que necesitan.

Tu apoyo lo es todo para cristianos perseguidos como Zabi. «Gracias a Dios por la comida y la ropa, así como por el dinero, y por las oraciones y el ánimo», dice Zabi.

«Sois un hilo de esperanza para mí; creo que hay posibilidades de que pueda sobrevivir».