Historias Afganistán | 05 octubre 2021
¿Qué pasa en Afganistán?

«Dios no nos ha olvidado»

 

 

Crisis en Afganistán

El día que cayó Kabul nació una niña. Para la Iglesia, fue una señal de que Dios no les ha olvidado.

«Dios nos dio una nueva vida ese día», comparte nuestra fuente.

«Fue como si Dios nos dijera: “Hijos míos, yo me encargo de esto”».

«Somos la iglesia», comparte un creyente local. «Si no hubierais orado por nosotros, habríamos desaparecido hace tiempo. Pero seguimos aquí y estamos aquí para quedarnos: para ser sal y luz para esta región».

Action

¿Cómo puedo ayudar?

Cuando pienso en el bebé que nació ese día, me pregunto: ¿Qué le deparará la vida? ¿Tendrá que llevar el velo desde pequeña hasta el día de su muerte?

¿Seguirá a Cristo a pesar de los riesgos? ¿Cubrirá no sólo su rostro, sino también su fe y, por tanto, su identidad?

¿O crecerá y se convertirá en una líder de iglesia, una maestra, una doctora o incluso una líder nacional?

Por favor, no dejes de orar:

  • Ora por la vida de esta niña y por protección para todas las demás niñas.

  • Ora por los niños para que no sean reclutados por los talibanes.

  • Ora por nuestros hermanos que ahora deben tener mucho más cuidado de ocultar su fe.

  • Ora por la seguridad y el bienestar de los numerosos refugiados.

  • Ora por las personas que trabajan en primera línea y que ayudan a los demás a un gran coste para ellos mismos.

  • Y, por último, ora para que la esperanza germine en Afganistán.





HAZ QUE LA ESPERANZA
GERMINE EN AFGANISTÁN

Action
ora


No hay nada más poderosos que cuando los cristianos se unen en la oración.

Action
dona


Por favor, considera la posibilidad de donar para proporcionar ayuda urgente y apoyo a largo plazo para fortalecer la iglesia en la región.

Action
difunde


Ayúdanos a dar voz a los miles de cristianos afganos compartiendo estas peticiones de oración con tus hermanos y amigos y sé parte de la respuesta.

¿Quieres saber más?

La situación sigue siendo muy caótica: están ocurriendo muchas cosas en el país.

Los talibanes están tratando de establecer su gobierno. Algunas cosas son muy seguras, como todos los puestos de control, y tienen gobernadores locales instalados. Pero otras cosas son más complicadas para ellos: tienen el control de los aeropuertos de Kabul, pero según los medios de comunicación, ahora han pedido al gobierno turco que proporcione una tripulación para controlar el aeropuerto en su nombre.

Son los conquistadores, los vencedores, y quieren demostrar que están ahí. Están ocurriendo muchas cosas malas, pero es diferente de una región a otra o de un pueblo a otro. Depende del comandante local: ¿qué haría él?

Algunas mujeres ya están siendo secuestradas, sacadas de sus casas, obligadas a casarse, aunque no sabemos el número exacto. Por supuesto, muchas mujeres tendrán que comprar burkas, especialmente en las grandes ciudades. En realidad, en muchas zonas rurales, era como si los talibanes nunca se hubieran ido durante los últimos 20 años. Para ellas, seguía siendo lo mismo, muy estricto. En otros lugares, había más libertad, pero ahora tienen que volver. También sabemos por fuentes locales y por los medios de comunicación que muchas mujeres no han vuelto a trabajar porque tienen miedo de que las castiguen después.

Hay mucho miedo. No sólo las chicas están en peligro, también los chicos. Pueden ser reclutados por los talibanes. Es un momento realmente difícil para ser padre en Afganistán: ¿cómo puedes proteger a tus hijos?

Y luego están los cristianos que se enfrentan a todo esto y también tienen que ocultar su fe. Piensan: ¿Cuánto saben los talibanes? ¿Cuánto saben mis vecinos? ¿Nos traicionarán?

Quizá alguien les acuse de algo que ni siquiera han hecho, pero temen tanto por sus propias vidas que tienen que darles algo a los talibanes. Así que, en estos momentos, es un país gobernado por el miedo.

Tenemos entendido que también puede haber escasez de alimentos muy pronto.

En Afganistán es imposible para un cristiano vivir abiertamente su fe. El abandonar el islam se considera vergonzoso y los cristianos conversos se enfrenta a graves consecuencias si su fe es descubierta. Si no huyen del país son asesinados.

La familia inmediata es el punto de inicio de esta persecución. Sin embargo, si la familia de primer grado no toma medidas (se muestra tolerante con el convertido), el clan puede entrar en acción o alguien puede avisar a las autoridades para que tomen medidas.

Todas éstas son consecuencias para los convertidos antes de la toma de Afganistán por los talibanes. Así que la situación de un cristiano antes de los acontecimientos de estos días era grave y de extremo peligro. Un cristiano de la región, viendo los acontecimientos afirmó que la situación para los cristianos ha empeorado 10 veces más.

La sociedad afgana está estructurada por clanes, lo cual le da una gran importancia a la familia en la situación de los cristianos afganos. El primer punto de vigilancia entre los musulmanes afganos para detectar a los cristianos es la familia. Ninguna familia quiere sufrir la deshonra de tener un miembro infiel.

Por lo tanto, cuando se descubre que un miembro de la familia se ha convertido al cristianismo, la familia se preocupa mucho. Toman medidas de inmediato. La persona convertida puede ser presionada de diversas maneras para volver al islam.

Los lazos de control sobre los ciudadanos en este país son extensos y transversales. Lo cual hace que la vida para un cristiano en Afganistán sea una vida realmente difícil de vivir. El riesgo de ser descubierto y castigado es muy alto. Ahora, con los acontecimientos de los últimos días, no podemos esperar más que la presión aumente dificultando aún más, si se puede, las condiciones de vida de los cristianos.

Afganistán continúa siendo el segundo país más alto en la clasificación de la Lista Mundial de la Persecución, y la persecución es ligeramente menos opresiva que la de Corea del Norte.

La persecución se disparó en los últimos dos años. Es evidente que la toma de posesión de los talibanes implica que ahora hay otra fuente de persecución. Los riesgos y las amenazas han aumentado.

Hay muchos rumores y muchas organizaciones difunden mensajes exagerados.

Si analizamos los hechos, no hay ninguna iglesia oficial para los creyentes locales en el país. El último edificio de la iglesia que había fue destruido hace 50 años.

El número de creyentes locales es bastante reducido. Eso hace que sea más difícil llegar a ellos. ¿Se les persigue? Sin duda son un objetivo. Cuando recibes una visita a tu casa, los talibanes quieren ver si eres un buen musulmán a sus ojos, según su propio criterio de lo que es un buen musulmán. Así que si eres cristiano, no sólo eres un mal musulmán, eres un apóstata, y serás el objetivo.

Los talibanes persiguen a cualquiera que no esté con ellos, y si son cristianos no se librarán. Pero si tu vecino entrara y te cortara en pedazos, ¿dirías que los talibanes lo hicieron? Sí, porque lo ordenan y legitiman y de hecho lo exigen, incluso si el vecino no es un miembro oficial de los talibanes.

Mucha gente dice que en los últimos 20 años los cristianos estaban mucho más seguros, y que la iglesia ha crecido realmente. Puede que la iglesia haya crecido, pero tiene poco que ver con la seguridad adicional que han proporcionado las tropas occidentales. La Lista Mundial de la Persecución es una prueba de ello, porque Afganistán no ha sido siempre el número dos de esta: la puntuación de la persecución en Afganistán ha aumentado en los últimos 20 años. Ahora sólo tenemos la capa añadida de que los talibanes han tomado el control total.

Todos los cristianos en Afganistán se enfrentan a la amenaza de muerte, tortura, encarcelamiento y ostracismo por causa de su fe.

A menudo, los hombres conversos tienen que encontrar fuentes alternativas de ingresos si quieren evitar ser descubiertos por no participar de las prácticas religiosas en los mercados.

Dado que los hombres son los que llevan el pan a casa, las familias dependen de ellos para su supervivencia económica y sufren si éstos son secuestrados o asesinados. Se considera vergonzoso que las mujeres busquen trabajo remunerado.

Se estima que entre el 70 y 80 por ciento de las mujeres afganas se enfrentan a la realidad de un matrimonio forzado, y más de la mitad de las mujeres del país contraen matrimonio antes de alcanzar la edad mínima legal de 16 años. El matrimonio forzoso es a menudo utilizado para garantizar que una mujer siga siendo musulmana.

Las mujeres cristianas en Afganistán son tremendamente vulnerables a todas las formas físicas de abuso y carecen autonomía social o económica. Si su fe es descubierta y, de no ser asesinadas, las mujeres son confinadas a sus hogares o vendidas con el propósito de esclavitud o prostitución. Los “crímenes de honor” siguen siendo frecuentes.

La vida del refugiado es muy dura. La mayoría de los países occidentales no quieren acoger a los refugiados, o acogen a los menos posibles. Las personas que han huido tienen que ir a los campos de refugiados de las regiones cercanas, aunque esos países tampoco estén contentos con ellos.

Las circunstancias en los campos de refugiados suelen ser muy malas. Se acerca el invierno y también hará frío. Hay que satisfacer sus necesidades básicas de alojamiento, pero no sólo eso: ¿qué pasa con la educación de los niños? ¿Qué pasa con la comida? ¿Qué pasa con las perspectivas? No hablas el idioma. Tal vez no sepas si puedes quedarte, o si tienes que volver, o si quieres volver. Tal vez te hayan separado de tu familia. Es una gran tragedia humana.

Uno de nuestros valores fundamentales es que funcionamos motivados por servir a la Iglesia perseguida. Esto significa que escucharemos a la Iglesia Perseguida y les preguntaremos cuáles son sus necesidades. Literalmente, lo único que piden actualmente es la oración. Eso no es extraño.

Si tenían una fina capa de protección y justicia, ahora ha desaparecido. Jesús es literalmente todo lo que les queda. Los cristianos están buscando formas de mantenerse a salvo y sobrevivir. Y nosotros estamos con ellos en su momento de mayor necesidad.