Historias Irak | 27 octubre 2022
Incentivos para la esperanza
Con tu apoyo, Khalis podrá dar un futuro a sus hijos.

 

 
Los colaboradores locales de Puertas Abiertas entregan microcréditos a los cristianos que desean quedarse para que tengan la oportunidad de crear un negocio con el que mantener a sus familias.
Section Image

La guerra y la persecución han dejado a los cristianos de Irak en una mala situación económica. El día a día se hizo tan duro que muchos decidieron abandonar el país

«Aquí es donde pones la llave y ahora pulsas este botón». Estamos en la fábrica de Khalis, un beneficiario de uno de los microcréditos. Hoy ha traído a sus dos hijos para enseñarles el funcionamiento básico de su negocio.

En el 2014, Khalis y su familia tuvieron que huir de su hogar cuando los extremistas islamistas de EI se acercaban. No se plantea regresar a su pueblo, Bashqa, tras la ocupación de ISIS. «Esto es como un sueño hecho realidad», dice.
 

  

«Esto es como un sueño hecho realidad». 

Es difícil reconstruir tu vida cuando ISIS ha destruido todo a su paso, pero Khalis no se rinde. Sus hijos están todavía en la escuela primaria, y es en su futuro para lo que está trabajando ahora. «La situación aquí es dura, hay poco trabajo para la juventud, pero mis hijos podrán ocuparse de mis negocios cuando sean adultos».

Khalis empezó en la fábrica con marcos para ventanas y armarios de cocina. Con la ayuda de un microcrédito, pudo comprar las herramientas que necesitaba para hacer que la fábrica fuese productiva y diese beneficios. «Las herramientas me han ahorrado mucho tiempo. Antes de disponer de ellas, alguna vez tuve que ir hasta Mosul para comprar acero adecuado y perdí mucho material al tener que cortarlo a mano».
 

Ora con Khalis
  • Da gracias por la obra de Dios en Khalis y en su familia.

  • Ora a Dios para que el negocio de Khalis le permita mantener a sus hijos y darles un futuro.

  • Ora para que los microcréditos entregados den fruto en forma de negocios sostenibles.
Una oración por Khalis
Señor, gracias por permitir que Khalis haya podido establecer un negocio con el que mantener a su familia. Te ruego que continúes proveyéndole lo necesario, a él y a otros como él, para sustentar a sus familias y dar un futuro a sus hijos. Amén.

Da gracias a Dios por todo lo que le ha dado y sigue orando por el futuro de su país; a menudo ora en el trabajo: «Deberíamos orar durante todo el día: en la iglesia, en casa, y en todas partes. Yo oro por mi familia, por mis negocios y por la salud de los míos».

Khalis nos anima a continuar apoyando a los cristianos de Irak con microcréditos y, por supuesto, con oración: «Nos encontramos en una situación difícil: orad para que nos mantengamos sanos y salvos».


 
36 €
podrían proporcionar alimentos básicos, ropa de abrigo y mantas a un cristiano de Siria para el invierno
DONA AHORA

Con vuestro apoyo, 276 microcréditos han sido entregados y están activos en Irak, además de muchos otros que ya están saldados y han dado lugar a negocios que permiten sustentar a cientos de familias cada día.