Noticias Catar | 27 noviembre 2022
«Esperamos un gran mover del Espíritu durante el Mundial»

En los últimos meses, Catar ha estado en el punto de mira por la celebración del Mundial. ¿Cómo esperan los creyentes del país este megaevento?

 

 

Su país ha estado en el punto de mira durante los últimos meses y, por supuesto, especialmente durante la celebración Copa Mundial de la FIFA en los meses de noviembre y diciembre de 2022. ¿Cómo esperan los cristianos de Catar este megaevento? «Esperamos un gran movimiento del Espíritu Santo durante el Mundial», dice un optimista anciano perteneciente a una de las iglesias evangélicas de Catar. «Por favor, ora por nosotros».

El culto acaba de terminar cuando hablamos con este anciano en una de las 61 aldeas del país donde se permiten los servicios religiosos. Durante el periodo COVID, las 157 aldeas en las que se toleraban las iglesias tuvieron que cerrar sus puertas. Después del COVID, se permitió la reapertura de 61 para las reuniones de la iglesia, ya que el gobierno cambió algunas normas para las reuniones en estas.

Por razones de seguridad, el anciano no quiere que se publique su nombre. Es uno de los líderes de esta iglesia para trabajadores inmigrantes en Catar. Solo los extranjeros en Catar tienen permiso para tener sus propias iglesias; los cristianos cataríes no están autorizados por las autoridades a entrar en esos servicios ni a tener sus propios edificios de iglesia. El número de creyentes cataríes es muy reducido, y en general están muy aislados.

«Nuestro enfoque principal en nuestras oraciones es que Dios toque a los nacionales aquí», dice el anciano, cuando encontramos una habitación tranquila para hablar. «Ya vemos el movimiento del Espíritu Santo en Catar. Dios está visitando a la gente en sus sueños. Dios está haciendo milagros. Dios está haciendo curaciones entre el pueblo catarí». Señala la riqueza del pueblo catarí como un obstáculo. «Es difícil para ellos, cuando les va tan bien económicamente, mirar y buscar a Dios».

Aunque las iglesias expatriadas no pueden llegar a los cataríes, sí lo hacen a su propia gente. «Orad para que podamos llegar a los más de dos millones de extranjeros de más de 60 naciones que viven en Catar. Creo que tenemos una oportunidad de oro durante el Mundial. Espero que el nombre del Señor sea magnificado durante el evento», dice el anciano. «Por favor, ora por aquellos que comparten su fe con la gente. Orad para que desaparezca el miedo y para que la gente hable abiertamente. Pensamos que se producirán más milagros».

Otro líder de la iglesia con el que hablamos es el obispo Beda S. Robles, presidente de la Alianza de Iglesias Evangélicas de Catar (ECAQ). La ECAQ es una red de comunidades multinacionales expatriadas de iglesias evangélicas en Catar. En la actualidad, la ECAQ es una de las organizaciones religiosas reconocidas, «con la oportunidad de construir una iglesia y la libertad de culto, dentro de los parámetros y el respeto al país anfitrión», dice su sitio web.

La Alianza cuenta con más de 90 congregaciones miembros, la mayoría filipinas, pero también iglesias africanas, indias y nepalesas. El obispo cree que la Copa Mundial de la FIFA «será muy buena para Catar, una gran oportunidad para esta nación. Nosotros, como cristianos, estamos orando para que sea un evento grandioso. Muchos de nosotros serviremos como voluntarios en el evento. Oramos por Catar, por la celebración de la Copa del Mundo, y esperamos que los cristianos de todo el mundo se unan a nosotros en la oración. Orad por el Emir, orad por los funcionarios del gobierno, por los ministros».

«Dios está visitando a la gente en sus sueños. Dios está haciendo milagros. Dios está haciendo curaciones entre el pueblo catarí».

Líder cristiano en Catar

El obispo Beda dice que se inscribe en una larga tradición a la hora de orar por el gobierno y la nación en la que vive. «Dios ya dijo en el Antiguo Testamento que el pueblo debía orar por las naciones a las que los llevaría. Todas las bendiciones que Dios daría a esas naciones las daría también a su pueblo».

También pide que se rece para que la ECAQ pueda empezar a construir su iglesia pronto. Anteriormente obtuvieron el permiso, pero el gobierno necesitaba recuperar el terreno. «Esperamos poder empezar pronto. Esperamos que muchos nos apoyen para construir nuestro templo, vengan a ayudarnos. Por favor, uníos a nuestra oración. Aunque no nos veamos, estamos unidos en el Espíritu».

Preguntamos a algunas personas, justo antes de que comenzara el servicio religioso, sobre sus expectativas respecto a la Copa Mundial de la FIFA. Un hombre dijo: «Creo que el Mundial no traerá cambios».

Otro hombre, inmigrante de la India, pide que se ore por el evento. «Orad para que el Mundial sea bueno para el país de Catar». Otro creyente señala cómo, en los preparativos hacia el Mundial, las cosas han cambiado positivamente. «Se ven los grandes cambios, nuevos puentes, nuevas carreteras, mucha inversión en la infraestructura. Ora para que haya un gran cambio, para que el país se abra más».

«Los cataríes tienen miedo de que su cultura sea cuestionada durante el Mundial», dice una mujer cristiana. «Hay una tensión entre la estricta cultura catarí y la cultura mundial. Espero y oro para que esta inseguridad desaparezca y que todos los visitantes que vengan al evento tengan una influencia positiva. Esperamos que traiga cambios más permanentes. Por ejemplo, hemos visto cambios positivos en la justicia social en este país».

Durante los grandes acontecimientos, como los Juegos Olímpicos y la Copa Mundial de la FIFA, los equipos internacionales suelen acudir a los países organizadores para evangelizar entre las multitudes. También en Catar se espera que vengan estos equipos. Las iglesias de expatriados existentes esperan que su venida no tenga un impacto negativo en las iglesias registradas y en la forma en que los cristianos del país son vistos y tratados. Por ello, las iglesias no trabajan con esos equipos. «Algunos en la iglesia expatriada temen que se les considere responsables si los cristianos de otras naciones vienen a compartir a Cristo abiertamente, y al hacerlo incumplen las normas de Catar», dice Daniel, que supervisa el trabajo de Puertas Abiertas en la Península Arábiga.

Daniel espera que el Mundial tenga un efecto positivo en Catar. «Acoger un Mundial es un riesgo enorme para un país. Un torneo como éste lo pone bajo la lupa. Catar está recibiendo críticas y eso da lugar a discusiones en las comunidades locales, donde los individuos y los grupos se debaten sobre qué valores mantener y cambiar, ya que el mundo pide cambios. Creo que este torneo seguirá impulsando los debates en Catar durante el resto de este año. Orad para que Dios traiga cambios. Que Catar crezca hacia un mayor respeto por la diversidad, que el país sea un sitio donde los locales y los extranjeros puedan vivir como Cristo quiere que vivan, sin miedo a las repercusiones».

 

35 €
Podrían proporcionar un día de formación a un cristiano perseguido.
DONA AHORA
Mantente al día
Recibe las últimas noticias y conoce cómo ser parte de la respuesta.
SUBSCRÍBETE AHORA

Artículos relacionados