Noticias 03 agosto 2021
Así es como Dios mismo construyó su iglesia en Asia Central

Cuando Stefan*, investigador de Puertas Abiertas, visitó Asia Central por primera vez en los años 80, la iglesia de creyentes locales era pequeña. Pero en los años transcurridos desde entonces, Dios ha estado obrando poderosamente, y no siempre entre las personas que se espera que lleguen a la fe en Jesús. Aquí comparte algunas de sus experiencias en la región.

 

 

Me encanta hablar sobre la iglesia en Asia Central. Es una hermosa iglesia.

Mi primer viaje allí fue en el 89. En esos años, Asia Central todavía formaba parte de la ex Unión Soviética. Tenías unas cinco repúblicas islámicas en esta zona; Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán. Pero todos estos países estaban controlados por Moscú.

Había pequeñas comunidades de creyentes cristianos en estos países. En su mayoría tenían antecedentes rusos o alemanes. Muy pocos nacionales, como uzbekos o tayikos, se habían convertido a Cristo. En 1989 el número total de creyentes de Asia Central en esos años se estimaba en alrededor de 150.

Íbamos allí tratando de ayudar a las iglesias rusa y alemana, y al mismo tiempo tratando de ayudarlas a llegar a la población nacional. Esto era realmente difícil, porque había poco interés en alcanzar a otros y mucho foco en tratar de preservar la propia iglesia.

Volví en 2014 para una conferencia secreta clandestina con líderes de países de Asia Central. Casi todos ellos tenían trasfondo de Asia Central. No sabía exactamente qué esperar. Y cuando entré a la sala, me quedé impresionado por el hecho de que había entre 100 y 150 líderes de la iglesia, todos con trasfondo de Asia central. Y fue una señal tan clara de que Dios había comenzado a construir una iglesia en esta remota parte del mundo. Algo especial había sucedido en las últimas décadas.

Es una situación difícil para la iglesia en Asia central. Rusia ya no tiene el control, estos son estados independientes, pero para construir una identidad nacional, están usando el Islam. Y eso significa que cuando no eres musulmán, tienes problemas, especialmente cuando eres activo en la evangelización. Entonces, es difícil para las iglesias que se acercan a musulmanes, y es aún más difícil para los nacionales que se han convertido a Jesucristo.

«Me gustaría saber tu secreto»

Es emocionante cómo Dios está edificando su iglesia en esta área del mundo. A estas alturas, decenas de miles de uzbekos, tayikos y turcomanos han llegado a la fe. Cada uno de ellos tiene su propia historia única. Pero nuevamente, el Señor se está acercando de maneras especiales y, a menudo, cuida de las personas que están al margen de la sociedad, personas en las que no pensamos muy bien.

Cuando pienso en Asia Central, pienso en un creyente muy activo que solía ser un criminal. «Una persona realmente mala», así se describió a sí mismo. Y por eso terminó en la cárcel. Pasó muchos, muchos años en la cárcel porque era un criminal.

Pero durante su tiempo en la cárcel, fue visitado por una señora que le traería comida a él y a los demás prisioneros. No podía hablar de su fe en Jesucristo, no estaba permitido, pero ella simplemente entraba a la cárcel y daba de comer.

Realmente la amaba por hacer eso. Así que cuando fue liberado, fue a buscar a esta mujer y la encontró. Y él dijo: «Me gustaría saber tu secreto. ¿Por qué nos has estado visitando en esta prisión durante tanto tiempo y dando esta comida?»

Ella dijo: «Porque amo a Jesús». Y él dijo: «Me gustaría saber más acerca de Jesús». Y ella compartió su fe y él también llegó a la fe. Y desde entonces ha estado visitando a los presos tratando de ayudarlos.

A estas alturas tienen toda una comunidad de personas que han estado en prisión. Es muy especial cuando puedes unirte a una de estas reuniones, porque así es como se saludan: «Hola, mi nombre es Vladimir Nueve». «Mi nombre es Ali Ocho». El número es la cantidad de años que pasaron en prisión.

«Completa paz»

El Señor está construyendo una comunidad especial allí, no solo entre los prisioneros. Hay muchas personas que tenían adicciones a las drogas, lo cual es un gran desafío en varias áreas de Asia Central. La región está cerca de Afganistán, una importante productora de drogas duras, y se introducen de contrabando en la región. Mucha gente es víctima de esto. Varios cristianos están tratando de llegar a los drogadictos.

Esta es una historia sobre alguien a quien conocí no hace mucho tiempo. Él mismo solía ser un adicto, primero a la bebida, luego a los cigarrillos y finalmente a las drogas duras.

Estaba desesperado. Intentó suicidarse dos veces. Milagrosamente, sobrevivió y quiso comenzar una nueva vida, pero no sabía qué hacer. Y entonces, hablando con un amigo suyo, le dijo: «Hay un lugar especial aquí en la ciudad donde están cuidando a drogadictos. Lo único malo es que las personas que dirigen esta casa tienen esta extraña fe en Jesús. Pero si dejas que eso entre por un oído y salga por el otro, te las arreglarás. Realmente intentarán ayudarte».

Fue a este lugar, lo acogieron y le dijeron: «Estamos dispuestos a cuidarte con una condición: cuando estés aquí, no más drogas, no más fumar, bebidas normales».

Dice: «Paré con las bebidas. Traté de dejar las drogas. Pero fumar ... Fumaba todo el tiempo. Seguí fumando en esta casa. Y un día me atraparon. Me llamaron para una reunión y me dijeron: "Te irás la próxima vez que te veamos fumando de nuevo».

«Salí, entré en la habitación y estaba desesperado. Quería liberarme de todas estas adicciones y tener una nueva vida. Pero ¿Cómo dejar de fumar? Y solo grité. Le dije: "Jesús, si realmente existes, ayúdame porque no puedo hacerlo solo».

«En ese momento sucedió algo. Sentí algo en mis hombros, muy pesado. No sabía qué hacer. Me arrodillé y permanecí de rodillas durante mucho tiempo. Perdí el sentido del tiempo. Estaba sentado de rodillas y algo me tocó. De mi cabeza a mis pies, algo sucedió dentro de mi cuerpo. Y tengo paz, paz completa. Y supe que esto es algo de Jesús. Pero yo no conocía a Jesús».

«No sabía lo que me estaba pasando. No tuve ninguna explicación. Solo tuve paz. Entonces, después de este evento, que tomó bastante tiempo, volví a los líderes de esta casa. Y dije: «Me gustaría unirme a sus servicios». Ellos oraron conmigo. Y luego, a la mañana siguiente, me desperté y de repente me di cuenta: 'No he tenido ninguna intención de fumar'».

Fue liberado. Todavía hoy sigue libre. Hoy es un evangelista entre sus propios compatriotas. Es fantástico ver cómo le va.

Hay muchos testimonios especiales de cómo Dios está construyendo una nueva iglesia en Asia Central. Sí, hay mucha persecución, pero también hay esperanza para la iglesia en Asia Central.