Historias Egipto | 31 diciembre 2021
Un amor real

A pesar del sufrimiento, Demiana descubrió que Dios la amaba.

 

 

Conoce a Demiana

Gracias a tu apoyo, nuestros colaboradores pueden continuar realizando una labor de un valor incalculable. Es el caso de Maryam*, quien acude a diferentes pueblos en los que visita a los creyentes y ayuda a los más necesitados. En este artículo, nos comparte una historia que jamás olvidará: el testimonio de la viuda Demiana*.

«¿Dónde está Dios?»


Esa era la pregunta más importante de Demiana en una de las primeras visitas que le hicimos. Nadie la culparía por esa pregunta cuando uno conoce su historia: su marido murió de cáncer porque no pudieron pagar el tratamiento, sus hijos dejaron el colegio por la misma razón y tenían que trabajar en la panadería local para ayudar a su familia.

Recuerdo aquella primera visita. Tras abrir la puerta, sus ojos fueron directamente a una Biblia que llevaba uno de mis compañeros. Demiana apretó los dientes. «No quiero recibir visitas», dijo. «Pero traemos un mensaje de parte de Dios para ti», respondió nuestro colaborador. «No serán más de cinco minutos». Demiana suspiró profundamente y, sin decir una palabra, nos abrió la puerta.

 

Mientras estábamos sentados en una de las esterillas de paja de su pequeña y oscura casa, Demiana nos contó que había perdido la esperanza en Dios, que se encontraba sola, con una gran responsabilidad, y que sentía que Dios no era fiel. «¿Dónde está Dios? ¿No puede hacer un milagro? ¿No puede ayudarme con su gracia?» Demiana estaba completamente frustrada.

Comenzó a llorar. Sentí mucha pena por ella. Sus circunstancias eran tan duras… pocas personas podrían soportar algo así. «Demiana, Dios jamás nos abandona», respondió mi compañero, mientras ponía su brazo sobre su espalda. «Hoy te traemos un regalo de su parte».

 
Ora con Demiana
  • Da gracias por la transformación en la vida de Demiana y por la obra de Dios en ella y sus hijos.

  • Ora para que Demiana pueda continuar obteniendo los ingresos necesarios para sustentar a la familia.

  • Ora para que su ejemplo sirva a otros que viven situaciones similares a acercarse a Dios y abrir sus corazones a Él.

Una oración por Demiana

Señor, te doy gracias por una transformación tan grande en la vida de Demiana. Gracias por haber cambiado su corazón y haber provisto para cubrir sus necesidades. Te pido que siga siendo así, que ella siga pudiendo obtener los ingresos necesarios para mantener a sus hijos y tener las necesidades básicas cubiertas. Te ruego que, a través de su historia, muchos que viven situaciones parecidas se acerquen a ti, y que obres poderosamente en ellos como has hecho en la vida de Demiana. Amén.


Section Image

Dos hombres entraron cargando una gran máquina de coser. Demiana parecía confundida. «Esto es para ti, Demiana», le dije. «Con esto puedes ganar dinero y enviar a tus hijos a la escuela. Esto es solo el comienzo; más adelante vendremos y continuaremos trabajando contigo». A veces, compartir el Evangelio puede ser algo muy práctico. Con sus ojos, Demiana nos dio las gracias.

Ayudar a Demiana con los asuntos económicos fue, quizás, lo más sencillo que hicimos en nuestro caminar con ella. Ayudarla a superar los traumas y volver a confiar en Dios llevaría más tiempo, así que continuamos visitándola. Algunas veces solo escuchamos lo que tiene que decir, y le damos nuestro apoyo estando con ella. En otras ocasiones, charlamos. Siempre oramos antes de marcharnos; queremos que sienta que nunca está sola.

45€
Podrían cubrir necesidades básicas de una familia que huye de la persecución
DONA AHORA

En una de las visitas, Demiana me miró y me preguntó: «Dime, ¿quién es Jesús?». Demiana nació en una familia cristiana, pero no era un miembro activo en la iglesia. Cuando nos preguntó acerca de Jesús, sentí que el Espíritu Santo ponía en mí las palabras que tenía que decirle.

Hablamos con ella acerca del amor de Dios y sobre cómo Dios escucha su lamento. Al principio, ella se resistió. Sin embargo, por la obra del Espíritu Santo en ella, terminó aceptando a Jesús como su salvador. Aquello supuso un punto de inflexión en su vida.

Demiana comenzó a orar, leer la Biblia y enseñar a sus hijos acerca de Dios, sobre su amor y gracia. A pesar de cualquier cosa que pueda sucederle a esta familia, ahora ellos saben que Él está ahí para ellos. Incluso ayudan a otros de la misma forma que antes ellos fueron ayudados.

Con la máquina de coser, Demiana obtiene ingresos suficientes para enviar a sus hijos al colegio, aunque su primer trabajo de costura fueron unas bufandas que regaló a las mujeres de su iglesia: fue su forma de dar gracias a Dios por el cambio en su vida.
En las zonas rurales de Egipto, es difícil ser una mujer cristiana y viuda. Sin embargo, aunque su situación aparentemente no haya cambiado demasiado, ahora ella tiene esperanza porque sabe que el Dios del universo está de su parte, y que nunca volverá a estar sola.