Noticias Nigeria | 18 octubre 2021
La vulnerabilidad de las niñas cristianas
La persecución religiosa afecta a las niñas y jóvenes manipulando sus opciones a corto y largo plazo.

 

 

Una niña nigeriana, de 17 años, escapó después de haber sido secuestrada y obligada a convertirse al islam. En Irán, una niña de 2 años es arrebatada a sus padres adoptivos porque son cristianos conversos. 

Aunque las situaciones y circunstancias varían según el país, «la persecución religiosa y la discriminación se dirigen a los niños y jóvenes manipulando sus opciones a corto y largo plazo mediante la toma de control de las puertas y vías de acceso a sus identidades y situaciones adultas», dice el informe Children and Youth Specific Religious Persecution. 

Los investigadores analizaron la libertad religiosa de los niños y jóvenes (menores de 18 años) en los 50 países donde es más difícil vivir como cristiano, según la clasificación de la Lista Mundial de la Persecución de Puertas Abiertas. Los resultados muestran que, independientemente de su edad, chicos y chicas ya empiezan a enfrentarse a diferentes «puntos de presión», de los que cuales más aparecen para las chicas.

Mientras que la principal amenaza para los chicos es el reclutamiento en las milicias, las chicas cristianas de los 50 primeros países corren un riesgo especial de matrimonio forzado (en el 66% de los países), así como de violencia sexual (58%).

«Los puntos de presión afiliados, como el secuestro, la trata y la seducción selectiva, también contribuyen a un patrón de selección de las niñas por su pureza sexual y su capacidad para contraer matrimonio», señalan los investigadores. 

En las zonas de conflicto, los riesgos son aún mayores. En el noreste de Nigeria, por ejemplo, el grupo militante islamista Boko Haram ha secuestrado a niños, sobre todo a las niñas de Chibok y a la adolescente Leah Sharibu, de sus escuelas, a menudo para casarlas con uno de sus combatientes.

Educación

La educación es un campo especialmente peligroso. Los niños cristianos de todos los 50 países de la Lista de Puertas Abiertas 2021, excepto uno, sufren acoso y discriminación en la educación.

«Los jóvenes son señalados como diferentes, reflejando patrones sociales más amplios de marginación», dice el informe. «Los prejuicios aparecen en la enseñanza explícitamente anticristiana, aislando a los niños y jóvenes relacionados con la fe». 

A veces esto llega a un punto en el que a los niños cristianos se les da una opción dudosa, como en dos escuelas de Irán en las que se les dijo que asistieran a clases de estudio del islam o que se marcharan. Los niños y jóvenes también pueden ser presionados para que se unan a actividades que contradicen su fe, o incluso para que la denuncien. 

Los tres principales puntos de presión para los jóvenes y niños cristianos están relacionados con su formación: Discriminación/acoso a través de la educación; negación del acceso a materiales, enseñanzas y ritos cristianos; y negación del acceso a padres cristianos. 

«Si se impide que los niños crezcan como cristianos, ocupando papeles valiosos en la sociedad y como padres de futuros cristianos, los futuros agentes de la persecución necesitarán menos recursos para eliminar una comunidad cristiana más pequeña y debilitada en las generaciones venideras», dice el informe. «Los niños y los jóvenes están en el punto de mira para evitar que la próxima generación construya la iglesia».

Un informe de 2018 de CSW dijo que el problema de las violaciones de la libertad religiosa en las escuelas no se denuncia. «Si bien los Objetivos de Desarrollo Social incluyen el compromiso de 'no dejar a nadie atrás', la falta de atención a las experiencias de las minorías religiosas ha significado que la discriminación por motivos de religión o creencia en el ámbito de la educación no se ha reconocido, o abordado plenamente», dijo.
 

Artículos relacionados