Historias Siria | 20 octubre 2022
Amar de nuevo la vida
La guerra truncó la vida de muchos. Ahora, los Centros de Esperanza ayudan a restaurarla.
 

 

 
Tienes una buena vida, una casa bonita, un coche y suficiente dinero para mantener a tu familia. Pero, de repente, un día lo pierdes todo y tienes que huir de tu hogar. Esa es la historia de millones de sirios que, durante los últimos 11 años, han sufrido los efectos de la guerra.
Section Image

Iktimal tiene cuatro hijas y dos hijos. Eran una familia adinerada, pero, de repente, lo perdieron todo. «Vivíamos en un pueblo cerca de Idlib. Teníamos una casa grande y campos de cultivo. La cosecha de un año nos dio el dinero suficiente para comprar dos casas. También teníamos una autoescuela con 50 coches, una granja de vacas y éramos productores de aceite. Vivíamos muy bien, no podíamos imaginar que todo eso cambiaría».

Hace diez años, las milicias armadas comenzaron a bombardear la región y amenazaron a las personas que vivían allí. «Nos secuestraron, querían dinero, amenazaron a mi esposo y a mi hijo mayor. Dijeron que se los llevarían y que nunca más los volveríamos a ver. Esas amenazas, esos momentos con ellos, fueron los más aterradores».

  

«Oraron con nosotros, escucharon nuestra historia, estuvieron con nosotros». 

Iktimal dice que la gente de su aldea recibió muchas amenazas porque son cristianos. «Todos abandonaron el pueblo». Alrededor de 20 creyentes fueron asesinados. Ella lo dice sin ninguna emoción en su rostro. Luego su expresión cambia a ira: «Mi suegro tenía 90 años en aquel momento, pero a los milicianos ni eso les importaba, amenazaban a todos sin excepción. Recuerdo mirar atrás, a nuestra casa, pensando que nunca la volveríamos a ver».

Se quedaron ocho meses en casa de una de las hermanas de su marido. «No encontramos ningún lugar que pudiéramos permitirnos alquilar». Cuando la gente de uno de los Centros de Esperanza en Latakia vio su situación, apoyaron a la familia para encontrar una pequeña casa para alquilar.

«Nos ayudaron con todo, con colchones, mantas, almohadas, gas... También nos dieron un paquete mensual de comida, ropa y material escolar para los niños. Cuando vieron nuestra necesidad, ayudaron, no lo esperaba». La iglesia y la gente del Centro de la Esperanza brindaron apoyo emocional, psicológico y espiritual.

Ora con Iktimal
  • Da gracias por Iktimal y su familia, por haber podido recuperar las ganas de vivir.

  • Ora para que Dios provea a esta familia los recursos que necesitan para vivir dignamente.

  • Ora para que las familias sirias puedan regresar algún día a su hogar.

«Oraron con nosotros, escucharon nuestra historia, estuvieron con nosotros. Dios estaba con nosotros. Él envió a esas personas para que nos apoyaran, eran como ángeles. Su amor nos acercó a Jesús, nos enseñaron sobre el amor de Dios».

Una oración por Iktimal
Señor, gracias por creyentes como Iktimal, que, a pesar de haber perdido todo, aún conservan su fe en ti. Te ruego que proveas lo necesario para ella y su familia, para que no les falte ninguna cosa básica. También que esta y otras familias en su situación puedan regresar algún día a su hogar. Amén.

Por supuesto que Iktimal echa de menos su pueblo. «Extrañamos todo allí: nuestra casa, la casa de mis padres, la iglesia que destruyeron y el monasterio que dañaron». Aunque han pasado 10 años, Iktimal todavía espera que algún día le llegue la noticia de que su aldea está libre nuevamente. Aún continúa bajo el control de grupos extremistas.

«Allí no hay seguridad, si volviéramos ahora, nos matarían. Los extremistas están viviendo en nuestra casa. Allí los extremistas querían matarnos, aquí la iglesia nos ha amado. Nos sentimos como si hubiésemos resucitado».

Iktimal ahora tiene un trabajo con el Centro de la Esperanza. «Estoy trabajando en el autobús que recoge a los niños en sus casas y los lleva de vuelta sanos y salvos después de asistir a las actividades». Para los niños y los padres, el Centro de la Esperanza trae luz a sus vidas al ofrecer clases particulares a los niños como una de las actividades que ofrece el centro.


«Ningún padre puede pagar las actividades extraescolares de los niños. La educación en las escuelas de Siria es muy mala. El Centro de la Esperanza ofrece esas actividades de manera gratuita; eso es muy importante. El Centro da alegría y paz, son muy solidarios. Cuando todas las puertas se cerraron para nosotros, encontramos este lugar y comenzamos a amar la vida de nuevo».
 

«El Centro da alegría y paz, son muy solidarios».

Ora para que las cosas en su pueblo cambien algún día. «Seguimos las noticias, pero nada está cambiando allí. Esperamos que el mundo deje de apoyar a esos grupos y que abandonen nuestros hogares. Mirando cinco años al futuro, no parece probable que suceda. Pero para Dios nada es imposible. Ahora entiendo que los pensamientos de Dios son diferentes a los nuestros. Tal vez todas las dificultades fueron para traernos aquí y relacionarnos con esta iglesia y para que nos ayuden».

65 €
proporcionar atención postraumática a un creyente que ha sufrido por causa del extremismo
DONA AHORA

Iktimal sonríe. «Me acerqué a Dios. Experimenté su amor a través del acompañamiento de la iglesia. Por favor, orad por nosotros, para que pronto podamos regresar».

Económicamente, la familia de Iktimal todavía tiene dificultades. «Tenemos unos ingresos de unas 350 000 libras sirias al mes [unos 100 €] y el alquiler de la casa ya nos cuesta 250 000. Solo podemos comprar lo básico. Resulta difícil».