Noticias Myanmar | 09 noviembre 2021
Creyentes chinos, desplazados en Myanmar
La violencia obliga a cientos de creyentes a desplazarse de sus hogares.

 

 

Más de 130 casas, incluidas dos iglesias, han ardido hasta los cimientos en el municipio de Thanthlang (Myanmar) el viernes 29 de octubre. Los residentes de esta localidad han huido debido a las amenazas de violencia.

Miles de habitantes del estado chino, de mayoría cristiana, se han visto desplazados debido a la creciente violencia de los militares de Myanmar. Desde principios de octubre, el Tatmadaw (ejército local birmano) ha enviado más tropas al estado montañoso para ahuyentar a los combatientes de la resistencia, lo que ha provocado un aumento de los ataques a las iglesias y ha obligado a los creyentes a desarraigar sus vidas y a refugiarse en la selva.

La junta militar gobernante o el Consejo Administrativo del Estado (SAC) está en la ofensiva militar para luchar contra el Frente Nacional Chin, en medio de otros grupos de resistencia. En sus avances, los militares han saqueado, bombardeado y ocupado iglesias, han matado a un pastor y han paralizado pueblos enteros con el miedo.

«La situación es difícil de describir», dice Lwin* o Hermano Lwin, un colaborador local de Puertas Abiertas. «Allí donde van los militares, queman las casas, matan a los cerdos y ocupan las iglesias».

«Los combates son intensos en las zonas cristianas del municipio de Falam. Es alarmante porque las familias de los creyentes allí se ven obligadas a esconderse en el bosque: la migración se está produciendo en masa y los pueblos se han quedado completamente vacíos. No hay otro lugar donde esconderse que la selva».

Zew That*, un creyente chino que tuvo que escapar de la violencia, comparte: «Cada vez que oímos una voz fuerte, o disparos, tenemos miedo».

Señala que la estrategia de destruir las propiedades es especialmente hiriente para esta minoría. «Para nosotros, nuestra filosofía es totalmente diferente a la de la tribu birmana (a la que pertenece la mayoría de la población de Myanmar). Para ellos la comida y la ropa son lo más importante, pero para nosotros, la prioridad número uno es nuestra casa. Por eso, cuando se destruye la casa, nos resulta difícil perdonar. Pero sabemos que la Biblia nos dice que debemos perdonar a nuestros enemigos. Esperamos que otros cristianos recen por nosotros para que seamos capaces de perdonar».

Para ilustrar su punto, Zew That comparte que incluso su hija de ocho años ora para que los enemigos sean asesinados. «Me sorprendió que orara: “Señor, mata a los generales. Mata al ejército. Mátalos, por favor”.  Le dije que Dios quiere que amemos a nuestros enemigos, y entonces cambió su oración. Dijo: “Señor, por favor, detén la dictadura”. Toda esta violencia es dura no sólo para nosotros, sino [especialmente] para los niños».

«La iglesia ha sufrido mucho, y los creyentes están traumatizados», añade Daisy Htun*, otra colaboradora local. «El edificio y las propiedades de la iglesia han sido atacados, vandalizados, robados e incluso quemados.  Cuando empezaron los bombardeos y la violenta represión posterior, la gente no tuvo más remedio que huir. Según nuestros registros de campo, 30 iglesias han sido atacadas por los militares desde el golpe».

A pesar del aumento de la violencia, Dios ha ido abriendo «focos de oportunidades» para continuar su obra en Myanmar. «Podemos implementar las formaciones en línea, y podemos ir a visitar a la iglesia perseguida y a los desplazados internos en medio de los disturbios en el país», comparte Lwin. «Podemos reanudar el trabajo con los jóvenes, los niños y los matrimonios, y Dios nos ha permitido llegar a los refugiados con ayuda».

Sin embargo, no está exento de desafíos: «Los militares dicen que matarán a todos los hombres que se interpongan en su camino. Hay una orden de disparar a matar, así que hay un clima de miedo y ansiedad. Los creyentes se han convertido en desplazados internos y se encuentran en condiciones realmente terribles», comparte Lwin.

«Se acerca el invierno y no tienen ropa adecuada. Nos presionan desde todos los frentes: en algunos pueblos, los militares ni siquiera permiten la entrada de mercancías. Las necesidades básicas, los medicamentos básicos como el paracetamol, no están disponibles. La gente tiene una sensación de impotencia».

«Tenemos que tener cuidado con nuestro trabajo de ayuda porque, a veces, un camión lleno de suministros para los creyentes puede ser malinterpretado como suministros que se proporcionan a los grupos rebeldes. Debemos tener cuidado, pero creemos que el Señor tiene el control».

Hasta septiembre de 2021, Puertas Abiertas, a través de sus iglesias locales asociadas, ha llegado directamente a 17.135 creyentes con ayuda de socorro, ayuda práctica y formación bíblica y estímulo en Myanmar.

Hayma Aye*, uno de los desplazados internos, comparte: «Alabado sea el Señor por la distribución de alimentos para los creyentes. Mi hija y yo hemos podido mantener nuestras vidas hasta hoy. Llevamos tres meses en el bosque. Ustedes son nuestros salvavidas. Estamos comiendo las alubias, la sopa y el arroz».

Nuestros colaboradores locales también informan que este año, 544 nuevos creyentes han venido a Jesús y 166 de ellos han decidido bautizarse. Lwin dice: «Alabado sea Dios, aunque haya impotencia, estamos viendo a mucha gente venir a Cristo en este momento. Dios sigue trayendo gente a sí mismo».

Artículos relacionados


ORA

Oramos por la minoría cristiana de Myanmar, para que resistan con firmeza los ataques contra su fe.
Oramos por la restauración de un gobierno democrático en Myanmar.
Oramos para que el mensaje del Evangelio continúe extendiéndose por el país y que muchos conozcan al Dios verdadero.

UNA ORACIÓN POR MYANMAR

Padre, te pido que obres en medio de tu pueblo en Myanmar. Están sufriendo por la situación política y por el conflicto armado, y parece no haber salida. Te ruego que Tú les muestres el camino que deben seguir, y que tengan sabiduría para tomar decisiones. Oro por la restauración de un gobierno democráticamente elegido en Myanmar, y te pido que utilices esta situación para que el mensaje del Evangelio continúe extendiéndose por el país.