Historias China | 16 septiembre 2021
Cristianos chinos de trasfondo musulmán

Imagina que creciste en China. Tu familia viene de un grupo étnico que son principalmente musulmanes, pero en tu familia son cristianos. Mantienes eso en secreto. A algunas personas no les gusta que alguien de tu comunidad se vuelva cristiano.

 

 

Pocos, pero poderosos en la fe.

Los creyentes chinos de origen musulmán son algunos de los cristianos más perseguidos en el país, y se enfrentan a ataques tanto del gobierno como de sus propios familiares y comunidades. A pesar de esto, muchos tienen un gran deseo de ayudar con el amor de Jesús, y tus oraciones y tu apoyo les están dando la fuerza y el aliento que necesitan para mantenerse firmes.

Aquí, hablamos con algunos de los colaboradores de Puertas Abiertas que apoyan a los creyentes de origen musulmán, escuchamos las historias de algunos de nuestros hermanos perseguidos y nos dimos cuenta parte del trabajo que gracias a vosotros están haciendo posible.

Sarata

Imagina que creciste en China. Tu familia viene de un grupo étnico que son principalmente musulmanes, pero en tu familia son cristianos. Mantienes eso en secreto. A algunas personas no les gusta que alguien de tu comunidad se vuelva cristiano.

Pero entonces, un día, alguien se entera. Es el padre de tu amigo. Aparece en tu casa, maldiciendo y usando un lenguaje desagradable, gritándole a tu propio padre. “¿por qué una familia educada como la suya se convierte en traidores?”. Dejas de ver a aquella familia que a partir de ahora te ven como enemigos. Es doloroso echar de menos a tus amigos.

Esto es lo que le pasó a Kamila. Pero cuando descubrieron que la familia de Kamila eran cristianos, no querían tener nada que ver con ellos. Kamila estaba devastada.

Afortunadamente, esta historia tiene un final feliz. El hermano menor de Kamila volvió a encontrarse con esta familia musulmana el año pasado. Tenían dificultades económicas, por lo que el hermano de Kamila comenzó a comprarles comida y otros artículos básicos. El padre de la familia musulmana comenzó a lamentar la forma en la que había reaccionado ante la familia de Kamila. Se acercó a ellos y les dijo: “lo siento mucho, lo que hice estuvo muy mal. Os ruego que me perdonéis.

Mientras Kamila comparte esta historia, sus ojos se llenan de lágrimas. ¡Se le veía tan conmovida! “Es el poder de Dios que ha sanado a nuestras dos familias y ha restaurado nuestra amistad”, dice.

Para los creyentes como Kamila de origen musulmán, el rechazo de familiares y amigos es común. “Cuando los musulmanes ponen su fe en Jesús, a menudo se les llama apóstatas”, explica Juan, un colaborador de Puertas Abiertas que apoya a los creyentes de origen musulmán. “Dejan de ser parte de su grupo étnico y de su familia”. A menudo, son marginados por la Sociedad, su familia los deshereda y sus amigos los rechazan. En cuanto a las oportunidades de empleo y de educación que brindan a los miembros de su comunidad no se les tienen en cuenta.

“A causa de la enorme presión, muchos creyentes que antes creían en el islam no se atreven a admitir su nueva fe y escoden su nueva identidad cristiana. Los creyentes que admiten convertirse en cristianos se enfrentan a una coerción extrema por parte por parte de otros para volver al islam. Si no se vuelven al islam se les puede excluir de la comunidad.”

Ora con los cristianos de trasfondo musulmán

Puertas Abiertas estima que hay solo cinco o seis mil creyentes de origen musulmán en China. Pero tus oraciones y tu apoyo les permiten mantenerse firmes frente a la persecución y a brillar como luces en sus comunidades.

Felipe pide nuestras oraciones.

“Ora para que los creyentes de origen musulmán tengan la fuerza y la valentía de Dios al enfrentar una persecución severa y para que se levanten muchos líderes nuevos para servir al Señor y para fortalecer a su propia gente. Ora para que se levanten muchos líderes nuevos para servir al Señor y fortalecer a los creyentes.

Pide al Señor que brinde sanidad y consuelo a las familias creyentes cuando enfrentan dificultades y que dé poder a nuestros hermanos para que compartan con valentía el amor de Dios con sus vecinos.”

Kamila tiene la suerte de que toda su familia es cristiana.

Es un poco más fácil vivir como cristiano de un origen musulmán si toda la familia lo es”, Juan dice.

No obstante, el rechazo de la familia y de los amigos es apenas uno de los desafíos a los que se enfrentan los creyentes de los orígenes musulmanes de China.


Los grupos musulmanes reeducados

Section Image

Hay 56 grupos fuera de China, 10 de ellos son musulmanes. Hay aproximadamente 25 millones de musulmanes en China, una gran cantidad, pero constituyen menos del dos por ciento de la población de China.

Juan explica, “provienen de diversos orígenes étnicos, la mayoría con su propia historia, lengua y cultura. La mayoría de los musulmanes en China viven en las provincias del noroeste de Gansu, de Qinghai y de Xinjiang.”

Pero con la modernización, muchos musulmanes han emigrado a otras partes del país para encontrar trabajo o para empezar otra vida.

Al final del siglo XX, las leyes de China en la religión fueron menos estrictas, y los grupos étnicos musulmanes podían practicar su fe con mucha más libertad. Pero en los últimos años, esto ha cambiado. Juan dice, “el gobierno impuso un estricto control en estas áreas (en las que la mayoría son musulmanes) y comenzó a ejercer presión a los musulmanes para abandonar su fe”. En el noroeste del país, especialmente en la provincial de Xinjiang se ha atacado a los musulmanes y no se les permite celebrar sus festivales religiosos. Muchas mezquitas se han cerrado y han prohibido los productos de otras culturas como la ropa étnica.

Los letreros de la tienda escritos en árabe se han desmontado. No se les permite a los musulmanes jóvenes hablar su propia lengua en la escuela. En este momento, solo está permitido hablar chino.

Los cristianos de estos grupos étnicos en los que la mayoría son musulmanes se enfrentan al mismo control del gobierno que la comunidad entera sufre. Además, cualquier expresión de fe religiosa fuerte tanto del islam como del cristianismo, se considera como amenaza para la seguridad nacional y la estabilidad social.

Juan dice “la mayoría de los creyentes se reúnen en grupos muy pequeños en sus hogares o viajan a una localización aislada de la montaña para adorar o hacer otras actividades. Si descubren a los creyentes que hacen reuniones cristianas o si los pillan compartiendo el evangelio recibirán una seria advertencia y corren el riesgo de ser multados, detenidos o incluso encarcelados”.

Section Image

Muchos de los grupos étnicos musulmanes, incluyendo algunos de nuestros hermanos, han sido detenidos y enviados a los campos vocacionales chinos donde se someten a la reeducación china intensa.

Uno de nuestros hermanos, Luis fue detenido y enviado a un campo de reeducación. No estaba demasiado preocupado al principio, porque sabía que su familia estaba allí. Por tanto, al principio simplemente confiaba en Dios y pensaba: “el próximo mes debería salir de aquí”.

Sin embargo, pasados tres meses, él todavía estaba en el campo. Esta vez pensó, “¿quizás dentro de tres meses nos dejaran salir?”. Otros tres meses pasaron, pero no les dejaron salir. Luis se deprimió. Todos los días miraba las manecillas del reloj en la pared dando vueltas y vueltas, y pensaba: “¿qué clase de vida es esta?”.

“Señor, me rindo. Tú decides cuando debo salir”.

Después de un año, puso todo en manos de Dios. Él oro: “Señor, me rindo. Tú decides cuando debo salir”. Tan pronto como él hubiera orado, una paz vino sobre él. Dios lo llenó de un nuevo sentido de la libertad para hacer frente a las dificultades que pudieran venir.”

En poco tiempo, Luis fue trasladado a otro campamento, y allí finalmente conoció a otros creyentes. Aunque no les permitieron hablar el uno al otro, encontraron maneras de comunicarse con una mirada o una inclinación de cabeza. Era suficiente para animarse unos a otros.

Felipe, un colaborador de Puertas Abiertas que conoce a Luis, comparte: “Aunque en su propia casa la vigilancia continua, esto no ha aplastado su fuerte fe y todavía confía en el Señor. El tiempo en el campo de reeducación hizo más grande la fe de este hombre y renovó su intimidad con su padre Dios. No sólo eso, a pesar de las restricciones él tiene una nueva valentía para compartir el evangelio con los vecinos, y una necesidad vital para visitar y para animar a otros creyentes. Durante los próximos años, espera capacitar y liberar a más hermanos para servir al Señor.”

“El quisiera que otros tuvieran la visión para consolidar y para conducir a este grupo cada vez mayor de cristianos de orígenes musulmanes.”


“Cuando me visitáis, me siento amada”.

Muchas de las iglesias de la región han sido incendiadas, y sus pastores han sido asesinados o desterrados. Los creyentes sobreviven como ovejas sin pastor. Hamadou es uno de los los líderes de las pocas iglesias que han quedado y conoce muy bien estas batallas.

Ha habido muchos ataques. He perdido la cuenta. Y si contamos el número de muertes son demasiadas. Y todas las casas que se han incendiado y tantas otras cosas, no puedo contarlas. Elegimos quedarnos porque crecimos aquí. Tengo mi familia aquí. He construido mi casa aquí. No podíamos salir e ir a algún sitio más. No tenemos dinero para alquilar casas. Esa es la razón por la que nos hemos quedado, debido a la pobreza. No tenemos nada.”

Cuidar a las viudas y a los huérfanos sigue siendo una tarea difícil, pero crucial. “Para las viudas, la iglesia está ofreciendo lo mejor. Durante la temporada de lluvia, buscamos mijos para dárselos y a veces las llamamos para consolarlas. Cada año, la iglesia se esfuerza para ayudar a las viudas”.


Sin ello, Sarata y muchos otros afectados por la violencia se sentirían totalmente abandonados. Sarata testifica: “Si me veo a menudo entre ellos, mi corazón está en paz”.

Pero los pastores son a menudo lastimados por las pérdidas personales que sufren en la guerra. Durante uno de los incontables ataques de Boko Haram, en 2015, el hijo de Hamadou murió junto con otras 92 personas en su pueblo. El chico solo tenía 5 años y su muerte fue especialmente dura para la esposa de Hamadou. “Mi esposa le daba muchas vueltas a ello. Cayó en depresión y fue hasta el bosque. Dijo que sería mejor para ella haber muerto ahí. La trajimos de vuelta. El pastor habló con ella y le aconsejó. Después de un rato encontró paz”.

Hamadou dice: “Por todo lo que le ha sucedido, Sarata lucha por creer la palabra de Dios, pero no la abandona. Por ello, los ancianos estamos orgullosos de ella”.


Apoya a tus hermanos de origen musulmán en China.

45€
Podrían aportar Biblias a 3 cristianos clandestinos
DONA AHORA

Puertas Abiertas estima que hay solo cinco o seis mil millones de creyentes de origen musulmán en China. No obstante, si entiende la visión de nuestro hermano Luis que se trata de ver a estos creyentes fortalecidos, tus oraciones y tu apoyo pueden permitirles mantenerse firmes frente a la persecución y brillar como luces en sus comunidades.