Noticias 09 agosto 2021
Un tribunal de Lugansk, en Ucrania, prohíbe los libros de Charles Spurgeon y Billy Graham

Libros de Charles Spurgeon y Billy Graham han sido incluidos en una lista de literatura «extremista» prohibida por un tribunal en el territorio de Lugansk controlado por los rebeldes en Ucrania.

 

 

Los libros figuraban entre cuatro que, según informó el servicio de noticias con sede en Oslo Forum18, habían sido confiscados presuntamente por las autoridades del Consejo de Iglesias Bautistas en la ciudad de Sverdlovsk, en el sureste de Ucrania o cerca de ésta. Habían sido parte de una demanda presentada por el Fiscal General Adjunto interino contra la iglesia.

El tribunal encontró los libros «Jesús, nuestro destino», del pastor luterano alemán Wilhelm Busch; «La puerta está abierta», del predicador bautista inglés Charles Spurgeon; «¿Maldito?» por el protestante alemán Wolfgang Bühne; y «Nacido para morir», del protestante estadounidense Billy Graham, «extremistas». El mes pasado estuvieron entre los 26 nuevos títulos agregados a la «Lista Estatal de materiales extremistas». La edición bautista de la traducción sinodal rusa del Evangelio de Juan también se incluyó en la lista de libros prohibidos.

Los libros «incitan a la discordia religiosa», contienen «propaganda del excepcionalismo, la superioridad y la insuficiencia del individuo sobre la base de la adhesión religiosa o la actitud hacia la religión» y «violan los derechos, libertades e intereses legales» de los demás «según su religión, adherencia o actitud a la religión», según un comunicado de la Fiscalía General citado por Forum18.

«El reconocimiento de las publicaciones impresas como extremistas ha permitido la prevención efectiva de la actividad de la participación [de los bautistas] en la distribución de materiales que contienen elementos de extremismo», se lee en el comunicado, que enfatiza la importancia de «defender los intereses de la generación más joven y garantizar la seguridad de la República».

Reglas impuestas

Hace siete años, las protestas contra el gobierno llevaron a un levantamiento respaldado por Rusia en las provincias de Donetsk y Lugansk en el este de Ucrania. Desde entonces, ha estallado una guerra encubierta en la región donde los rebeldes han establecido repúblicas autoproclamadas independientes.

Los gobiernos rebeldes en ambas repúblicas autoproclamadas han impuesto reglas, requiriendo que los grupos religiosos e iglesias que no sean las congregaciones ortodoxas rusas se registren, pero solo unos pocos lo han logrado.

Aquellos que no se registraron, como el Consejo de Iglesias Bautistas, son considerados ilegales y corren el riesgo de que les corten el gas, la luz y el agua, pueden esperar redadas, multas y amenazas de procesamiento penal.