Noticias Vietnam | 23 noviembre 2021
Un proyecto que cambia vidas
Conoce este proyecto de granja de vacas que está marcando la diferencia.

 

 

El proyecto del Banco de Vacas en Vietnam lleva funcionando desde 2016 y ha transformado cientos de vidas. Estas son solo algunas de las formas en las que tus donaciones y oraciones han marcado una gran diferencia para los cristianos Hmong.

Los bancos de vacas son gestionados por los colaboradores locales de Puertas Abiertas en Vietnam: una familia recibe una vaca preñada y el préstamo se devuelve con la primera cría que produzca la vaca. Después, la familia se queda con los demás terneros y puede comerciar y vender cualquier producto lácteo. Esta ayuda permite a los cristianos perseguidos y vulnerables llevar una vida independiente y seguir dando testimonio.

«He visto mejorar muchas vidas gracias a este proyecto»

En 2019, compartimos la historia de Mai, una valiente cristiana de una remota aldea Hmong de Vietnam. Una viuda con dos hijos fue perseguida por su fe por su comunidad, y debido a la gran pobreza y a las dificultades se endeudó enormemente. Pero entonces recibió una vaca preñada de un banco de vacas apoyado por los colaboradores de Puertas Abiertas, y eso cambió su vida. ¡Incluso sus suegros se convirtieron en cristianos!

Recientemente, Isaac, colaborador local de Puertas Abiertas, volvió a visitar la aldea de Mai. Aunque no tuvo la oportunidad de reunirse de nuevo con Mai, pudo visitar a otros creyentes perseguidos que forman parte del proyecto del Banco de Vacas. Un creyente compartió: «En 2016, se entregaron 35 vacas a dos iglesias de esta zona. Nuestra iglesia es una de las dos. Fuimos de los primeros beneficiarios del proyecto cuando se inició».

«Fue un milagro y una bendición de Dios... Ahora, mi sueño de servir a mi pueblo se ha cumplido».

Aunque esta parte de Vietnam está llena de bellos paisajes y ricos recursos naturales, su accidentado terreno y los efectos del cambio climático, como las inundaciones y los deslizamientos de tierra, hacen que la zona sea casi inaccesible, lo que dificulta mucho la vida de sus habitantes. Por ello, la zona está privada de avances modernos y se considera una de las regiones más pobres del país.

Keej, un pastor local que gestiona el proyecto en su iglesia, dice: «Este proyecto es muy significativo para este grupo étnico que tradicionalmente se dedica a la ganadería. Cuando reciben las vacas del proyecto, las cuidan bien para que crezcan y se reproduzcan bien. He visto mejorar muchas vidas gracias a este proyecto».
 

Financiando las reparaciones y las cuotas escolares

Isaac también conoció a Vang, su mujer y sus tres hijos. Después de que la familia se convirtiera al cristianismo hace varios años, Vang fue a un instituto bíblico en Hanoi, esperando volver a su pueblo y servir al Señor. Sin embargo, tuvo que dejar sus estudios y volver a su pueblo para trabajar y mantener a su familia.
 

En 2018, la familia de Vang recibió una vaca del proyecto del Banco de Vacas a través de su iglesia local y comenzó a criarlas bien. ¡Desde entonces, el rebaño de Vang ha crecido de una vaca a siete!

«Una vaca fue devuelta al Banco de Vacas, cuatro fueron vendidas para comprar los materiales para nuestra nueva casa, y todavía estamos criando las otras dos», comparte Vang. «Fue un milagro y una bendición de Dios. La situación económica de mi familia ha mejorado mucho. Ahora, mi sueño de servir a mi pueblo se ha cumplido. Ahora puedo servir a Dios a través de este proyecto».

La historia de Vang es una de muchas: hay muchas otras familias, incluso no creyentes, que pueden dar testimonio de las bendiciones que el proyecto aporta a sus vidas.

Nhia, otra creyente, dice: «Cada año, la vaca madre da a luz a un ternero. Desde que recibí la vaca madre, ahora tengo tres. Al criar este pequeño rebaño, mi familia ha podido ganar dinero y utilizarlo para reparar nuestra casa y enviar a mis hijos a la escuela. Además, gracias al proyecto, todos los miembros de mi familia pueden trabajar juntos. Doy gracias a Dios por este programa, y mi familia está muy agradecida».
 

La hostilidad hacia los cristianos disminuye 

Hasta la fecha, se han distribuido 247 vacas desde que comenzó el proyecto en 2016 y ya se han beneficiado de él casi 700 personas de diferentes pueblos tribales del norte de Vietnam. El proyecto del Banco de Vacas es una solución a largo plazo, que ayuda a las familias a construir sus propias casas, invertir en una granja, enviar a sus hijos a la escuela, poner comida en sus mesas y dar el diezmo en su iglesia.

Y no son sólo cambios físicos los que Isaac ha presenciado en la vida de estos creyentes: ha notado un cambio en su mentalidad. «Ya no se sienten desamparados», dice. «El proyecto del Banco de Vacas también ayuda a los creyentes a soñar en grande y a tomar más riesgos».

En Vietnam, la persecución más intensa se reserva a los conversos de religiones indígenas, especialmente en las zonas remotas del centro y el norte del país. La mayoría pertenecen a las minorías étnicas del país, como los Hmong, y se enfrentan a exclusión social, discriminación y ataques.

Pero incluso los niveles de persecución en estos lugares remotos están cambiando. Aunque el proyecto atiende principalmente a los cristianos, también se extiende a los no creyentes que lo necesitan y, como resultado, la comunidad que solía oprimir a estos cristianos es ahora más tolerante con ellos.

Artículos relacionados


ORA

Da gracias a Dios por el crecimiento del proyecto del Banco de Vacas y por todas las formas en que Él está transformando vidas a través de él.
Ora para que Dios bendiga los esfuerzos de los colaboradores de Puertas Abiertas y poder expandir el proyecto a otras áreas.
Ora para que más inconversos conozcan el amor y las bendiciones de Dios a través del proyecto.

UNA ORACIÓN POR EL TRABAJO EN VIETNAM

Señor, te doy gracias por la creatividad que Tú has puesto en tantas personas para que creen proyectos como este. Te doy gracias por el crecimiento del proyecto y por el impacto que ha tenido en tantas vidas. Te pido que Tú sigas dando los recursos necesarios para que el proyecto se extienda y llegue a más áreas en el país. También te pido que Tú lo uses para que muchos puedan conocer acerca de las Buenas Nuevas. Amén.