Noticias Malí | 21 diciembre 2015
Tres muertos en una estación de radio cristiana en Mali

Tres hombres murieron el pasado 17 de diciembre por disparos a la entrada de una estación de radio cristiana de Mali. Dos de los fallecidos trabajaban en la emisora, mientras que el tercero era un amigo que les visitaba.

 

 

El motivo del ataque a Radio Tahanint de Timbuktu es todavía desconocido, aunque según los testigos el asesino era un "Tuareg" con turbante. Uno de los testigos aseguró que los disparos se pudieron escuchar incluso después del suceso.

Radio Tahanint, que significa "misericordia" en el dialecto local, había terminado de emitir cuando ocurrió la desgracia. La emisora está relacionada estrechamente con una iglesia bautista local y la misión evangélica.

El doctor Mohamed-Ibrahim Yattara, presidente de las iglesias bautistas en Mali, aseguró que a World Watch Monitor que los cristianos "se quedaron pasmados al ver lo que ocurrió".

"Estamos intentando averiguar lo que pasó, pero por ahora no tenemos ninguna explicación", dijo Yattara. "Es una estación de radio cristiana que estaba emitiendo últimamente mensajes de paz. Uno de los jóvenes que murió había acabado de emitir y sus últimas palabras fueron de paz".

El doctor Yattar añadió que "la inseguridad está en todas partes en Mali, la situación es muy frágil, pero no esperábamos una amenaza directa en la comunidad".

Aunque ningún grupo ha reclamado la responsabilidad del ataque, existe un recrudecimiento de los ataques yihadistas en Mali, incluyendo el incidente reciente ocurrido en el hotel Radisson Blu en Bamako el pasado 20 de noviembre donde murieron 22 personas.

Los cristianos, minoría en el país africano, han pagado un precio duro desde que los yihadistas se hicieron con el norte de Mali en 2012. Durante la mayor parte de aquel año, grupos islamistas radicales gobernaron la región, prohibiendo la práctica de otras religiones, profanando y saqueando iglesias y otros lugares de culto. Miles de personas, cristianos incluidos, huyeron y encontraron refugio en el sur o en países vecinos como Níger y Burkina Faso.

El Gobierno de Mali y los grupos rebeldes Tuareg han firmado recientemente un acuerdo de paz, aunque con un impacto limitado. Además, los grupos yihadistas han recuperado terreno e intensificado los ataques.

En julio, World Watch Monitor informó de que 14 mausoleos de Timbuktú han sido reconstruidos tres años después de ser destruidos por islamistas, aunque aún han de ser reconstruidas varias iglesias. La pérdida sufrida por los cristianos a través del norte de Mali se cifra en cientos de millos de dólares americanos, según informó WWM en septiembre de 2014.

"Las iglesias están en ruinas; en Gao, en Niafounké, en Hombori y otros pueblos ocupados por yihadistas", afirmó el doctor Yattara a WWM en septiembre de 2014: "Teníamos el presentimiento de que los yihadistas querían barrer cualquier rastro de cristianismo en el norte de Mali, pero Dios en su bondad no lo ha permitido. La Iglesia están aún ahí y la mayoría de creyente ya han vuelto, aunque en condiciones muy difíciles, sin ayuda externa o con necesidad de recursos económicos para tales circunstancias. Y a pesar de la adversidad estamos determinados a reanudar nuestros ministerios porque, después de todo, el norte de Mali es nuestro. Tenemos el derecho de ejercer libremente nuestra fe y estamos firmemente comprometidos para hacer que eso se cumpla".

En 2013, Mali fue el país número 7 en la Lista Mundial de la Persecución de Puertas Abiertas.

Artículos relacionados