Noticias 27 enero 2021
Pastor es golpeado por una turba en Sri Lanka

El 14 de enero de 2021, un pastor que trabajaba en las regiones montañosas de la provincia de Uva, en Sri Lanka, fue atacado por una turba. El pastor, su esposa y una pareja joven de la iglesia asistían a un evento en la casa de un creyente en la aldea vecina.

 

 

Cerca de 200 personas nos rodearon y un monje de esa aldea los estaba liderando”, comentó el pastor Nalaka con nuestros colaboradores locales durante su visita. “Los golpes vinieron de todos lados a mi alrededor, ni siquiera podía entender exactamente dónde me dolía.”

La esposa del pastor fue golpeada con una sombrilla y la pareja que los acompañaba también fue golpeada. No obstante, el hombre que llevó al pastor allí ese día recibió la peor parte. “Lo rodearon y lo golpearon con palos. Todavía siente dolor”, apuntó el pastor Nalaka. “Ni siquiera es cristiano. Al contrario, es un budista devoto y un buen amigo mío.”

Cuando la noticia de que el pastor y su familia habían sido atacados llegó hasta los aldeanos, consideraron que era algo digno de celebrar. “Los aldeanos encendieron petardos hasta el anochecer”, dijo la esposa del pastor. “Nunca son hostiles directamente con nosotros, pero en secreto todos están en contra de la iglesia.”

El pastor Nalaka, junto con su esposa y sus dos hijos, sirven al Señor en un pequeño pueblo en la región montañosa de Sri Lanka. Habían comenzado el ministerio en esa aldea hace unos cuatro años en medio de muchas dificultades. “No hay tamiles ni musulmanes en esta área”, compartió la esosa del pastor Nalaka. “Todos son budistas cingaleses”. Como resultado, la minoría de conversos cristianos enfrente la oposición de sus respectivas familias y vecinos a causa de su fe en Cristo.

Hace unos dos años, hubo un momento en que si no estábamos en casa, la gente nos robaba la ropa, incluso el uniforme escolar de nuestra hija, mientras colgaban afuera para secarse. Algún tiempo después la encontramos en el bosque”, continuó el pastor Nalaka. “Incluso ahora, la tienda del pueblo no nos vende ningún producto. Todavía tenemos que viajar 2 km hasta el pueblo para hacer la compra. Si enviamos a alguien más para que nos traiga algo de la tienda y pregunta para quién es, si dice que es para la casa del pastor, el comerciante se negará.”

A lo largo de los años, ellos habían estado sirviendo al Señor a pesar de la oposición de la comunidad local en sus interacciones diarias con ellos. No obstante, recientemente los aldeanos se habían vuelto abiertamente más agresivos hacia la iglesia.

En diciembre de 2020, un monje residente en la zona había convocado a los aldeanos para una reunión especial, en la que se les pidió que hicieran retraerse a los creyentes de asistir al servicio de Navidad. Cuando el pastor pasó este mensaje a las autoridades locales, el monje prometió a las autoridades que el 24 de diciembre que no sucedería nada por el estilo. Sin embargo, cuando llegó la Navidad, un grupo de personas montó guardia en el camino que conducía a la iglesia y comenzó a verificar las tarjetas de identidad de los creyentes que asistían a la iglesia.