Noticias Indonesia | 25 mayo 2021
Los cristianos de Indonesia tienen miedo tras los últimos ataques

Los habitantes de un pequeño pueblo de mayoría cristiana en la provincia indonesia de Sulawesi Central tienen miedo de salir de sus casas tras el ataque de un grupo islamista.

 

 

El ataque se produjo la semana pasada en la aldea de Kalemago, en la regencia de Poso, una zona remota de la provincia en la que el grupo Muyahidín de Indonesia Oriental, afiliado al Estado Islámico, conocido como MIT, está activo desde 2010.

Los presuntos militantes islamistas mataron a cuatro cristianos de entre 42 y 61 años. Uno de ellos fue degollado y otro decapitado. Las víctimas fueron enterradas el pasado sábado 13 de mayo.

Hace sólo seis meses, en noviembre de 2020, los militantes también mataron a cuatro cristianos en la vecina regencia de Sigi.

El secretario de la aldea de Kalemago, Otniel Papunde, dijo a la VOA que los residentes tenían demasiado miedo para salir de sus casas y trabajar sus campos. «Nuestra esperanza es que el gobierno, el presidente, resuelva esto. Si no, ya no podremos salir a ganarnos la vida», dijo.

Todavía traumatizados

El portavoz de la policía de Sulawesi Central, Didik Supranoto, dijo a la AFP que un grupo de cinco militantes del MIT atacó a los cuatro agricultores mientras trabajaban en su plantación de café.

«No estamos seguros de que el ataque tenga una motivación religiosa, aunque las víctimas sean cristianas», dijo un colaborador local de Puertas Abiertas.

El MIT, activo desde 2010, ha sido calificado como organización terrorista por Indonesia, Estados Unidos y la ONU. Es conocida por extorsionar a la población local bajo amenaza de muerte. El socio de OD dijo que era posible que las cuatro víctimas se hubieran negado a cooperar con los sospechosos. «Si hubieran opuesto resistencia, los habrían matado», dijo.

Otra posibilidad es que los militantes estén desesperados por conseguir recursos, dijo. «Tras el incidente de Sigi, los terroristas de Sulawesi Central se han visto cada vez más presionados por la policía y el ejército. Su logística está agotada. La única forma de sobrevivir es robar alimentos a la gente. En esta zona, hay muchos agricultores que viven en el bosque, lejos del pueblo, y ellos fueron el objetivo de los terroristas

La policía dijo a la AFP que los atacantes se habían llevado arroz, dinero, todo lo que tenía valor.

El ataque ha dejado a los cristianos de la región conmocionados, según nuestro colaborador local. «Todavía están traumatizados por el ataque terrorista de Sigi del pasado mes de noviembre y aún no se han recuperado. Ahora necesitan nuestras oraciones

El Domingo de Ramos de este año, dos terroristas suicidas se inmolaron frente a una iglesia católica en Makassar, capital de Sulawesi del Sur, hiriendo al menos a 20 personas. Se cree que los atacantes eran miembros de otro grupo islamista de Indonesia, Jemaah Anshorut Daulah, que ha prometido lealtad al Estado Islámico.

Artículos relacionados