Noticias Malasia | 04 octubre 2021
Los creyentes malayos están preocupados por la aprobación de leyes contra las minorías

La ley islámica podría aplicarse más ampliamente en Malasia con las nuevas enmiendas propuestas por el gobierno. Los cambios incluyen penas más severas para los infractores, como la prolongación de la prisión y la flagelación excesiva, lo que puede llevar a castigos inhumanos como la amputación y la lapidación.

 

 

Una nueva ley que se está redactando abre también la posibilidad de imponer la Sharía incluso a los no musulmanes. Los cristianos locales y otras minorías religiosas se oponen a esta medida, ya que restringe las libertades religiosas y pone en peligro a los creyentes de trasfondo musulmán.

Penas más duras para los infractores

El proyecto de ley 355 sobre los tribunales de la Sharía (jurisdicción penal) o Rang Undang Undang 355 (RUU355) pretende reforzar el control de la Sharía aumentando las multas y prolongando el tiempo de encarcelamiento de los infractores. La propuesta de enmienda fue anunciada recientemente por el Primer Ministro de Asuntos Religiosos de Malasia, junto con cuatro nuevas leyes y siete enmiendas a las leyes existentes, con el fin de dar más poder a los tribunales de la Sharia.

Mia Hapsah*, colaboradora local de Puertas Abiertas, afirma que, si se aprueba, la enmienda apretará la soga a los creyentes de trasfondo musulmán, especialmente porque podrían enfrentarse a multas más elevadas por los delitos cometidos. «Consideremos la apostasía, por ejemplo. La mayoría de los estados ya permiten multas y/o encarcelamiento como castigo por la apostasía. En algunos estados, se pena con un año de cárcel. En otros, dos años. Pero ahora, con la RUU35, la duración máxima de la cárcel propuesta es de ¡30 años!. No hay ningún delito que esté dentro de la jurisdicción de la Sharia malaya que pueda justificar este nivel de castigo».

Aparte de las penas más severas, Hapsah dice que la RUU355 no especifica los tipos de delitos que pueden dar lugar a estos castigos, lo que significa que se puede abusar fácilmente de la ley. «La injusticia puede ocurrir cuando el delito no se ajusta al castigo».

«Estos cambios en la ley pondrán a los creyentes, especialmente a los cristianos de trasfondo musulmán, en una posición peligrosa. Los cristianos ya viven con el temor de ser perseguidos por la actual ley Sharía , y estos cambios empeorarán su situación».

¿Amputación, flagelación y muerte?

Aparte de las penas más severas, los creyentes, las ONG locales y los abogados de derechos humanos han señalado que la RUU 355 es muy similar a la Ley Hudud, una disposición de la Sharía que fomenta castigos como la amputación de manos y pies, la flagelación y la muerte.

Aunque la ley actual sólo se centra en las multas, el encarcelamiento y apaleamiento por ahora, algunos temen que en el futuro la jurisdicción de la Sharía pueda volver a ampliar sus castigos para incluir las penas mencionadas.

«Si se aplica, Malasia será como otro país de talibanes», dice el ex director del grupo de expertos Johan Ariffin Samad a Free Malaysia Today. «No hay razón para introducir nuevas leyes de la Sharia, ya que las actuales son suficientes».

Hapsah añade que la aplicación de la ley Hudud es inconstitucional según la legislación malaya: «Se pretendía que Malasia fuera un Estado laico, y no un Estado teocrático. Se dejó claro que el Estado no confiere ningún privilegio o favor a ninguna religión en particular, pero en las últimas tres décadas, Malasia ha empezado a mostrar una semejanza de rasgos de un Estado islámico. El papel de la religión ha aumentado significativamente en la política, el derecho y el gobierno».

Continúa: «Si esto sigue así, tememos que los creyentes de origen musulmán se escondan aún más bajo tierra por miedo a un castigo severo».

¿Sharia para los no musulmanes?

Además de las enmiendas propuestas, se está redactando el proyecto de ley de control y restricción de la propagación de religiones no musulmanas, un proyecto de ley que podría poner incluso a los no musulmanes bajo la Sharía.

«Esto ha suscitado una mayor preocupación entre los no musulmanes porque, según la Constitución, la SharÍa no tiene ninguna jurisdicción sobre los no musulmanes», explica Hapsah. «El viceministro del departamento de la presidencia (asuntos religiosos) justifica esta ley diciendo que está en consonancia con la Constitución. Sin embargo, dicha disposición tiene una aplicación limitada».

Como declaró un político local, Darell Leiking, «Cualquier mejora adicional (que restrinja la propagación) es demasiado, y considero que estas restricciones añadidas pueden afectar a la libertad constitucional de profesar nuestra fe».

A pesar del clamor de varias ONG, abogados y grupos interreligiosos, el gobierno malasio se ha negado a admitir su intención de aplicar la Ley Hudud mediante la aprobación de la RUU355. El primer ministro Ismail Sabri también confirmó recientemente que la propuesta sigue adelante y será presentada por el partido malasio Barisan National en el transcurso del año y, si se aprueba, se aplicará «progresivamente» en un plazo de cinco años, hasta 2025.

Artículos relacionados