Noticias Irán | 12 mayo 2022
Dos cristianas iraníes comienzan su condena
Fueron sancionadas por actividades relacionadas con la fe cristiana.

 

 

Dos mujeres conversas iraníes, una de las cuales se ha casado recientemente, han comenzado su condena prisión por actividades relacionadas con su fe cristiana. Tanto Fariba Dalir como Sakine (Mehri) Behjati iniciaron sus condenas el sábado de Pascua, 16 de abril. Dalir pasará dos años en la prisión de Evin, en Teherán, la capital de Irán, mientras que Behjati cumple una condena de dos años en la prisión de Lakan, en la ciudad norteña de Rasht.
 

Establecer y dirigir una iglesia

Fariba Dalir fue detenida junto a su (entonces) prometido, Soroush, y otros cuatro cristianos conversos en Teherán en julio del año pasado. Ella, Soroush y otras dos personas fueron condenadas en diciembre a penas de prisión, mientras que una joven de 17 años fue liberada «tras pasar diez días en régimen de aislamiento y ser sometida a intensos interrogatorios en un centro de detención del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria», informó Article18. La sexta persona no fue mencionada en el veredicto y su situación era desconocida en el momento de la publicación.

Al final, sólo Dalir acabó en prisión, cumpliendo una condena de dos años, por «actuar contra la seguridad nacional al establecer y dirigir una iglesia cristiana evangélica». Los otros tres fueron condenados a 10 meses de prisión por pertenecer a una iglesia doméstica, pero como ya habían cumplido condena, se les dio la opción de pagar una multa de 5 millones de tomanes (unos 200 €) cada uno y no ir a la cárcel.

Entre ellos está el marido de Dalir. Ella y Soroush se casaron mientras esperaban la sentencia y ahora estarán separados durante dos años.
 

La imprevisibilidad de la justicia

Mehri Behjati formaba parte de otro grupo de cuatro cristianos conversos que fueron detenidos en febrero de 2020 en relación con las acusaciones de pertenecer a una casa-iglesia en Rasht. Fueron acusados formalmente en mayo y condenados tres meses después, recibiendo entre dos y cinco años de prisión por «actuar contra la seguridad nacional» y difundir el cristianismo sionista». Behjati fue condenada a dos años de prisión. Su recurso fue rechazado por el Tribunal Supremo de Irán.

Mientras que uno de los condenados empezó a cumplir su pena de prisión a principios de año, a Behjati se le permitió pasar el año nuevo iraní con su familia antes de que se presentara en la cárcel el sábado de Pascua. Las otras dos siguen fuera de prisión, a la espera de comenzar sus condenas.

Los casos contra ambas mujeres y los demás cristianos ponen de manifiesto lo imprevisible que es la justicia en Irán. En febrero, un tribunal de apelación absolvió a nueve cristianos conversos y miembros de una iglesia doméstica que habían sido encarcelados por cargos similares, al considerar que no había «pruebas suficientes» para sustentar los cargos.

En un informe presentado al Consejo de Derechos Humanos de la ONU a principios de este año, el relator especial de la ONU sobre los derechos humanos en Irán, Javaid Rehman, manifestó su preocupación por la «continua represión de las minorías religiosas», entre las que se encontraban al menos 53 cristianos que habían sido detenidos entre el 1 de enero y el 1 de diciembre de 2021 por practicar su fe.

 

40 €
Podría proporcionar una Biblia a un creyente que sufre persecución extrema.
DONA AHORA
Mantente al día
Recibe las últimas noticias y conoce cómo ser parte de la respuesta.
SUBSCRÍBETE AHORA

Artículos relacionados


ORA

Ora para que estas creyentes puedan recuperar la libertad y Dios las proteja.
Ora para que su familia y toda la iglesia reciban consuelo y ánimo.
Ora por otros creyentes presos, para que reciban fortaleza de parte de Dios.

UNA ORACIÓN POR LOS CRISTIANOS DE IRÁN

Señor, hoy te ruego por las vidas de estas hermanas. Te pido que tu ánimo las acompañe, que experimenten profundamente tu presencia y que también sus familias reciban el consuelo que necesitan. Te pido por todos los creyentes que están presos en este país, para que sientan tu compañía y sean liberados. Amén.