Noticias Mauritania | 07 febrero 2016
Cristianos viven en situación de extrema pobreza
"Nuestra riqueza no está en las cosas perecederas de este mundo, pero sí en los tesoros espirituales que nos llegan a través del cielo"

 

 

La iglesia subterránea en la República Islámica de Mauritania ha luchado constantemente contra la pobreza y malas condiciones de vida. Sólo unos pocos cientos de los 3,5 millones de mauritanos son seguidores de Cristo, todos ellos de origen musulmán. Su estructura de iglesia ha demostrado ser frágil, principalmente a causa de la corrupción y la dependencia financiera.

Pero la Biblia, según Ahmed*, está abriendo los ojos de los cristianos a causa de un pasaje que dice que ‘el amor al dinero es la raíz de todos los males’. Ahmed tiene 33 años y ha vivido siempre en Mauritania, en una pequeña ciudad situada en el desierto del Sahara. "Mi país parece estar estancado en la Edad Media, sufriendo de pobreza extrema y bajo nivel de desarrollo cultural y socioeconómico. Sólo hay dos clases aquí, o se es muy pobre o muy rico. Y nosotros, los cristianos, sin duda no somos parte de la élite", dijo Ahmed.

Él cuenta que la realidad del país difícilmente cambiará y que los cristianos deben aceptar las condiciones reales de ser cristianos mauritanos. "Dios está en control de todas las cosas, y si hemos nacido en este país, hay que esforzarse por encontrar una manera de ser cristianos fieles independientemente de nuestra situación. Es difícil vivir con toda esta pobreza, pero nuestra riqueza no son las cosas perecederas de este mundo sino más bien los tesoros espirituales que nos llegan a través del cielo", concluye el cristiano.

*Nombre cambiado por razones de seguridad.

Artículos relacionados