Noticias Maldivas | 21 febrero 2016
Cristianos de Maldivas se reúnen en iglesias subterráneas
La presión psicológica y moral es practicada dentro de casa y también en la comunidad

 

 

Maldivas es un país bien pequeño que se encuentra en el Océano Índico, al sureste de Sri Lanka e India. Geográficamente hablando, es un lugar privilegiado, cercado de playas paradisíacas que atraen turistas a nivel internacional. Sin embargo, vivir en el país es solo para los musulmanes. El gobierno protege el Islam y, oficialmente, no existe ni un único cristiano en esta nación. El país se encuentra en la posición 13° en la Clasificación de la Persecución Religiosa 2016.

A pesar de esto, hay varios líderes cristianos en Maldivas, divulgando el Evangelio de Cristo, y arriscando sus propias vidas. Pero, las condiciones son bien limitadas, no hay reuniones en iglesias o edificios, y los pocos cristianos que existen son obligados a esconder su fe, por miedo de ser descubiertos. La persecución por parte de la familia y de la comunidad es muy grande.

Sabiendo de las consecuencias de ser seguidora de Cristo, la iglesia maldiva se reúne de forma subterránea. La presión psicológica y moral es practicada dentro de casa y en la comunidad de forma tan eficaz que ninguna violencia se hace necesaria para inhibir el crecimiento de la comunidad cristiana. Algunos cristianos secretos que fueron descubiertos tuvieron que huir para el exterior. Pero Dios continua sustentando a cada uno con alimento espiritual. “Jesús dame fuerzas para soportar todo en su nombre. Esta es la mi oración diaria. ¿Y por qué no debo estar feliz? Yo encontré la paz por medio de Él”, comparta un cristiano maldivo secreto.

Pedidos de oración

· Ore por los líderes cristianos que divulgan el Evangelio de Cristo en Maldivas, para que Dios los proteja de la persecución religiosa.
· Pida al Señor para que los corazones de los maldivos estén preparados para recibir las buenas nuevas y que ellos permanezcan firmes en la fe.
· Pida también para que los ciudadanos de este país permanezcan firmes en su lucha por los derechos humanos y que los líderes políticos puedan presentar a la nación una Constitución más justa y humanizada.

Artículos relacionados