Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información

Planta semillas de esperanza para aquellas mujeres que son perseguidas por su fe y por su género

“Antes de que llegarais, no tenía ninguna esperanza”

“¡Están quemando casas en la aldea vecina!”, gritó el vecino de Rikiya, irrumpiendo en su casa. Ella salió corriendo. El humo invadía el aire mientras las llamas consumían la aldea cercana. No tenía mucho tiempo. Su aldea sería la siguiente.

Rikiya reunió a sus tres hijos y echó a correr, atravesando el terreno rocoso que se extendía frente a su casa. La comisaría ya se había quemado, así que la familia se escondió en la escuela de la aldea.

Rikiya sobrevivió a un brutal ataque a su aldea. Pero siendo viuda, se enfrentaba a la exclusión social y a la pobreza. Las mujeres como Rikiya son doblemente vulnerables a la persecución, por su género y por su fe. Pero con tu apoyo a través de la iglesia, se están sembrando semillas de esperanza, curación y vida nueva. Img content2

Img content1
“Las balas seguían volando sobre nuestras cabezas"

Estaba muy traumatizada; mi marido había muerto y Boko Haram había tomado nuestra aldea. No teníamos nada excepto la ropa que llevábamos puesta"
“Estoy curada de mi trauma, y siempre le digo a la gente que os lo debo a vosotros”

“Vinisteis a rescatarme"

Con 20 € se podría conceder un crédito para que una viuda pueda comprar semillas y otros equipos agrícolas para poder ser autosuficiente.

Con 50€ se podría proporcionar 6 meses de comida y alojamiento para una viuda y uno/a de sus hijos/as, y educación para su hijo/a.

Con 75€ se podría proporcionar tratamiento psicológico inmediato y sanación espiritual a largo plazo para una mujer víctima de la violencia.  

TU DONATIVO Y TUS ORACIONES SON SEMILLAS DE ESPERANZA 
 EN MEDIO DE LA PERSECUCIÓN, LA IGLESIA GLOBAL DIO ESPERANZA A RIKIYA

HAZ TU DONATIVO AQUÍ