Donar 
 

Yibuti

Principales motores de persecución:

Los dos motores principales de persecución en Yibuti son la opresión islámica y la paranoia dictatorial. El antagonismo étnico también está presente en el país, pero a menudo se combina con los otros dos motores, especialmente la opresión islámica.

Contexto:

Yibuti está situado en el Cuerno de África y está rodeado por países volátiles con gobiernos represivos como Eritrea, Somalia y Yemen. El país está ubicado en una región muy favorable geográficamente a lo largo de una de las rutas marítimas más transitadas. Está gobernado por el régimen autoritario del presidente Ismail Omer Guelleh, que lleva en el poder desde 1999. Históricamente, el islam está profundamente integrado en la sociedad de Yibuti. El cristianismo existe aquí desde hace muchos siglos, en parte debido a sus lazos con Etiopía. No obstante, la mayoría de los yibutianos son musulmanes suníes conservadores y tienen fuertes lazos familiares en Somalia y Yemen. El gobierno yibutiano apoya los esfuerzos de Occidente para luchar contra la militancia islámica. Según su constitución, el islam es la religión del Estado.

Tipos de cristianismo afectados:

De las cuatro categorías de cristianos según la LMP, se enfrentan a persecución las comunidades de cristianos extranjeros o migrantes (por ejemplo, la Iglesia ortodoxa etíope), las iglesias protestantes no tradicionales y los cristianos conversos de trasfondo musulmán (CTM). La presión es especialmente severa en los conversos.

Presión en los cinco ámbitos de la vida y violencia:

  • La presión general sobre los cristianos está en un nivel muy elevado, pero se ha reducido levemente en comparación con el período de la LMP 2016.
  • La presión es mayor en los ámbitos privado y eclesial, seguido del ámbito familiar, los tres con puntuaciones muy altas.
  • La presión es menor en el ámbito nacional, aunque sigue estando en un nivel alto.
  • La puntuación por la violencia es muy baja, pero ha aumentando en comparación con la LMP 2016.
  • La situación general de la persecución en Yibuti está impulsada por la opresión islámica, la paranoia dictatorial y el antagonismo étnico impulsado por los funcionarios del Gobierno, los familiares, los líderes de la sociedad y otros líderes religiosos. El Gobierno paranoico del actual presidente pretende controlar todos los ámbitos de la sociedad al suprimir la libertad de asociación, la libertad religiosa y la libertad de expresión.

Perspectivas de futuro:

En el período del informe no ha habido ningún cambio significativo en el país o en la región. No obstante, la caída de posición de Yibuti en la LMP 2017 se debe principalmente al aumento en la persecución en otros países, no a una reducción en la persecución dentro del propio país. La opresión islámica, la paranoia dictatorial y el antagonismo étnico continuarán siendo los principales desafíos para los cristianos. Por tanto, se espera que permanezca el estado actual durante los próximos años.