Donar 
 

Turquía

Principales motores de la persecución:

Los motores de persecución que afectan a los cristianos en Turquía son la opresión islámica y, en menor medida, la paranoia dictatorial.

Contexto:

El 15 de julio de 2016 la situación en el país cambió drásticamente al fracasar un golpe de estado contra el presidente Erdogan. La reacción del gobierno fue tan radical que el país se ha convertido en una dictadura que afecta a todos los aspectos de la sociedad.

Tipos de cristianismo afectados:

Todas las categorías de cristianismo de la LMP existen en Turquía y están experimentando diversos niveles de persecución. Las comunidades de cristianos extranjeros o migrantes existen en las ciudades grandes y la mayoría no están registradas ni reconocidas, a menos que se reúnan en edificios eclesiales históricos. Pueden funcionar tranquilamente, excepto si atraen a ciudadanos turcos o refugiados musulmanes. Las comunidades cristianas históricas son consideradas sin excepción "extranjeras", se las vigila regularmente y están sujetas a ciertos controles por parte del gobierno. Las comunidades de cristianos conversos de trasfondo musulmán (CTM), son consideradas traidoras de la identidad turca y llevan la peor parte de la persecución originada en la familia, los amigos, la comunidad local y las autoridades locales. Las iglesias protestantes no tradicionales son en su mayor parte pequeños grupos. Muchas de ellas se reúnen en casas, lo que puede llevar a la oposición de sus vecinos.

Presión en los cinco ámbitos de la vida y violencia:

  • En general, la presión sobre los cristianos ha decrecido muy levemente en el periodo examinado por el informe LMP 2017, pero sigue en un nivel alto. Esto se debe a una reducción de la presión en el ámbito eclesial.
  • La presión es más fuerte en los ámbitos privado y nacional, seguida del comunitario y familiar. Esto es atípico. Es el resultado de una opresión islámica como principal motor de la persecución, con elementos nacionalistas muy fuertes. Este nacionalismo turco también fomenta la paranoia dictatorial como motor de persecución secundario.
  • El número de incidentes violentos registrados aumentó en el periodo examinado por el informe LMP 2017, lo que incrementó la puntuación de violencia de un nivel alto a muy alto.
  • La situación general de persecución en Turquía refleja la situación bastante única en la que el nacionalismo turco creciente se combina con una islamización cada vez mayor de la sociedad turca.

Perspectivas de futuro:

Después del golpe de estado fallido en julio de 2016, los desarrollos en Turquía cambiaron drásticamente. El Gobierno asumió un poder más dictatorial y el nacionalismo y la islamización se han acelerado. La lucha contra la minoría kurda rebelde se ha intensificado y Turquía ha adoptado una postura mucho más asertiva en el panorama internacional, pasando a la acción militar en la vecina Siria y en Irak (principalmente enfrentándose a objetivos kurdos). A consecuencia de las nuevas y estrictas políticas gubernamentales, ha aumentado el nivel de intolerancia contra cualquiera que no esté del lado de Erdogan y la pequeña minoría cristiana se enfrentará a una mayor presión, lo que redundará cada vez más en incidentes violentos. Es posible que esta tendencia continúe.