Donar 
 

Túnez

Principales motores de la persecución:

Los motores de persecución que afectan a los cristianos en Túnez son la opresión islámica (motor principal) y en menor medida la corrupción y el crimen organizado.

Contexto:

En Túnez había mucho descontento social, económico y político que llevó a la Revolución de los jazmines (Primavera Árabe). Desde la caída del presidente Zine El Abidine Ben Ali en 2011, el paisaje político en Túnez se ha transformado. El 26 de enero de 2014 se aprobó una nueva constitución. A pesar del celebrado proceso de democratización pacífico de Túnez, el país todavía se enfrenta a muchos retos económicos y a serias amenazas de seguridad procedentes de milicias islámicas que operan en la región. La amenaza de estos grupos ha lastrado el sector turístico.

Tipos de cristianismo afectados:

Dos categorías de cristianismo de la LMP existen en Túnez: comunidades de cristianos extranjeros o migrantes y comunidades de cristianos conversos de trasfondo musulmán (CTM). Los CTM se llevan la peor parte de la persecución, mientras que los cristianos extranjeros son relativamente libres de practicar y vivir de acuerdo con su fe, aunque el proselitismo no está tolerado.

Presión en los cinco ámbitos de la vida y violencia:

  • En general, la presión sobre los cristianos en Túnez está en un nivel muy alto y ha aumentado notablemente desde la LMP 2016.
  • La presión es más fuerte (y en un nivel muy alto) en los ámbitos familiar y privado de la vida. Esto es típico de situaciones de opresión islámica, en las que los CTM tienen dificultad para encontrar espacios privados donde practicar la fe y sufren una oposición seria de los miembros de la familia.
  • Aunque siguen siendo altas, las puntuaciones de los ámbitos nacional y comunitario son las más bajas y reflejan la presencia positiva de grupos seculares y liberales influyentes en el país.
  • La puntuación de la violencia es inferior a la de la LMP 2016, pero sigue estando en un nivel bastante alto. La actividad de las milicias islámicas en la vecina Libia tiene cierto efecto contagioso en Túnez.
  • La situación general de la persecución en Túnez se alimenta de la opresión islámica, que hace que la sociedad no tolere a los cristianos y en particular a los CEM. La actividad de los grupos militantes islámicos en Túnez y en la región también contribuye a la presión que tienen que soportar los cristianos.

Perspectivas de futuro:

Aunque la situación política en Túnez parece haberse estabilizado, esto no significa que se pueda contar con que la presión sobre los cristianos disminuya. De hecho, la sociedad y la cultura siguen siendo anticristianas (especialmente en zonas rurales) y esto no ha cambiado a pesar de los cambios políticos en el país desde la Primavera Árabe. La democratización no ha resultado en una mayor tolerancia y seguridad para los cristianos en Túnez. Es posible que esta tendencia continúe en un futuro próximo.