Pakistán

  1. Posición en la LMP de 2016:
    6º / 87 puntos (LMP 2015: 8º / 79 puntos)

Pakistan

  1. Motores de la persecución:

  • Extremismo islámico (principal)
  • Crimen y corrupción organizados.

  1. Contexto:
    Pakistán ha vivido últimamente sucesos significativos. Empezando con el ataque de los Talibanes insurgentes a una escuela militar en Peshawar el 16 de diciembre de 2014, dejando 144 muertos, 132 de ellos niños en edad escolar. Aunque el ejército declaró la guerra a los islamistas radicales, sigue una política de distinguir entre yihadistas "buenos" y "malos". Mientras que combate a los últimos, corteja a los primeros (por ejemplo a Lashkar-e-Toiba, ahora Jamaat-ud-Dawah, y la red de Haqqani) y se sirve de ellos para lograr sus objetivos en países vecinos como Afganistán y la India. Los ataques de diciembre de 2014 llevaron a una enmienda apresurada de la Constitución, introduciendo nuevamente la pena de muerte y estableciendo tribunales militares especiales para casos vinculados al terrorismo, cumpliendo así dos cosas que el ejército había reclamado desde hacía tiempo. Mientras que los observadores dicen que el mayor resultado de la ley es el de marginar a los gobiernos electos, es también dudoso que la ley logre su objetivo. Según cifras publicadas en los periódicos, 49.000 personas fueron arrestadas gracias a esta nueva ley, pero solo 129 de ellos eran islamistas radicales. El ratio de detenciones es aún más asombroso: mientras que las autoridades detuvieron a 292.000 personas, sólo había 140 radicales islámicos entre ellos. La situación en Pakistán se ha vuelto tan tensa que la simple congregación de personas se considera sospechosa. Esto también afecta a los cristianos; sus reuniones de los domingos aún son posibles, pero se desaconseja fuertemente cualquier otra reunión.
  2. Cristianos afectados:
    La persecución hacia los miembros de las iglesias históricas se manifiesta sobre todo en vigilancia, presión y marginación. Los cristianos conversos del islam y los miembros de las iglesias protestantes no tradicionales son las principales víctimas de la persecución.
  3. Esferas de la vida y violencia:
  4. La presión es fuerte en todas las esferas de la vida y a menudo la persecución no viene del estado sino de grupos islámicos radicales y también de familiares, amigos y vecinos. Un ejemplo continuado del tratamiento que reciben las minorías religiosas – incluyendo los cristianos – son las llamadas leyes antiblasfemia. Al inicio del período de investigación de la LMP, el 4 de noviembre de 2014 una muchedumbre enfurecida asesinó a una pareja cristiana que trabajaba en una fábrica de ladrillos y la violencia escaló hasta el doble atentado con bombas contra dos iglesias en Lahore el 15 de Marzo de 2015, dejando 25 muertos y decenas de heridos. Esta violencia manifiesta encubre la violencia cotidiana contra chicas y mujeres que frecuentemente son secuestradas, violadas y sometidas a matrimonio y conversión forzados. En consecuencia, Pakistán es el único país que obtiene la máxima puntuación en violencia de la Lista Mundial de la Persecución, junto con Nigeria.

  5. Perspectivas de futuro:
    La minoría cristiana seguirá sufriendo, sobre todo porque la competencia entre los grupos islámicos radicales de ISIS y los Talibanes se va recrudeciendo.