Donar 
 

Pakistán

Principales motores de la persecución:

Los motores de persecución que afectan a los cristianos en Pakistán son la opresión islámica (principal) y en menor medida la corrupción y el crimen organizado.

Contexto:

El ejército sigue aplicando una política de distinción entre militantes islámicos "buenos" y "malos". Aunque lucha contra estos, corteja a los primeros (p. ej. Lashkar-e-Toiba, ahora Jamaat-ud-Dawah, y la red Haqqani) y usa a estos grupos como medio para intervenir activamente en países vecinos como Afganistán y la India. No obstante, el ejército actúa contra los insurgentes que se adhieren al Estado Islámico (EI), cuya presencia crece en Pakistán. Pero los talibanes siguen vivos y son capaces de llevar a cabo ataques, como demostraron en el atentado de la Semana Santa de 2016 en Lahore, que reconocieron explícitamente haber dirigido contra cristianos. Las reuniones dominicales todavía son posibles para los cristianos, pero cualquier otra reunión se obstaculiza firmemente.

Tipos de cristianismo afectados:

De las cuatro categorías de cristianismo de la LMP, sólo tres existen en el país y todas están padeciendo la persecución. Las comunidades cristianas históricas todavía pueden funcionar, pero se enfrentan a un control y una supervisión mayores. Las comunidades de cristianos de trasfondo musulmán (CTM) sufren la persecución tanto de grupos islamistas radicales como de familias y vecinos. Las comunidades protestantes no tradicionales están bajo un estricto control y sufren frecuentes ataques, especialmente cuando son activas en la vida pública entre musulmanes

Presión en los cinco ámbitos de la vida y violencia:

  • La presión general sobre los cristianos sigue en un nivel extremo e incluso ha aumentado ligeramente en el periodo examinado para el informe de la LMP 2017. La presión derivada del motor de persecución de la opresión islámica está presente en todos los ámbitos.
  • La presión es extrema en todos los ámbitos de la vida, excepto en el eclesial. Si bien la presión en los ámbitos privado, familiar y comunitario es típica de los países islámicos, la presión en el ámbito nacional es síntoma de un estado cada vez más restrictivo.
  • La puntuación de la violencia es el máximo posible por segundo año consecutivo. Los cristianos han sufrido numerosos asesinatos, ataques a iglesias, secuestro de mujeres, violaciones, matrimonios forzosos, desahucios y desplazamientos dentro del país y al extranjero. Otras minorías religiosas como los chiíes y los ahmadíes también han sufrido este tipo de ataques.

Previsiones de futuro:

El ejército y el gobierno siguen intentando distinguir entre grupos militantes islámicos "buenos" y "malos", y son las minorías religiosas —incluidos los cristianos— quienes seguirán pagando el precio de este enfoque. Las leyes contra la blasfemia enormemente injustas y arbitrarias siguen condicionando al país y a sus minorías religiosas. Todas las esperanzas de cambios en esta ley han sido vanas hasta la fecha. Es poco probable que en 2017 se produzca mejora alguna. La opresión islámica seguirá condicionando a las minorías religiosas, incluidos los cristianos.