Donar 
 

México

Principales motores de la persecución:

Los motores de persecución que afectan a los cristianos en México son la corrupción y crimen organizados y, en menor medida, el antagonismo étnico, la intolerancia secular y el proteccionismo denominacional.

Contexto:

México tiene la mayor población del mundo de habla hispana y tiene la mayor economía de América Latina, después de Brasil. México también es uno de los países más violentos del mundo, como resultado de la presencia del crimen organizado. El número de desplazados internos en el país se ha multiplicado casi por 36 en siete años, pasando de "solo" 8.000 en 2009 a 287.000 en 2015.

Tipos de cristianismo afectados:

México acoge tres de las cuatro categorías de cristianismo en la LMP: comunidades históricas cristianas, comunidades de convertidos al cristianismo (donde los convertidos pueden ser de trasfondo indígena o de la mafia) e iglesias protestantes no tradicionales. Todos sufren persecución, pero hay diferencias entre los motores de persecución. La corrupción y crimen organizados afectan a todos los cristianos, pero especialmente a aquellos que participan activamente en la transformación social y, por lo tanto, constituyen una amenaza a los cárteles de drogas y otros grupos criminales. El motor de persecución del antagonismo étnico se centra principalmente en la situación de aquellos cristianos convertidos de creencias tradicionales indígenas a denominaciones protestantes no tradicionales, pero también se han visto afectados los miembros del movimiento de renovación católica. La intolerancia secular afecta a todas las comunidades cristianas. Por otro lado, el proteccionismo denominacional afecta a todas las formas no tradicionales de cristianismo.

Opresión en los cinco ámbitos de la vida y violencia:

  • Por lo general, la presión sobre los cristianos continúa elevada y se ha incrementado muy ligeramente en comparación con la LMP 2016.
  • La presión es más alta en el ámbito social (presión muy alta) y el ámbito eclesial (presión alta). Combinado con una puntuación extremadamente alto para la violencia, esto es característico de una situación en la que los grupos criminales aterrorizan a la sociedad a nivel de la comunidad local.
  • Los motores de persecución del antagonismo étnico, la intolerancia secular y el proteccionismo denominacional añaden más elementos de presión que afectan mayormente a las puntuaciones en los ámbitos social (muy alto), nacional (bastante alto) y eclesial (alto).
  • El nivel de violencia es extremo (alcanza el mismo nivel que en la LMP 2016).
  • La situación general de la persecución en México es una mezcla de diferentes motores de persecución, que juntos hacen que la vida en la comunidad local sea muy complicada para los cristianos.

Perspectivas de futuro:

Las fuerzas de seguridad nacionales han sido incapaces de resolver adecuadamente la violencia y el crimen, en parte debido a la infiltración y la cooperación de las instituciones de seguridad y justicia. La situación de seguridad en México seguirá siendo grave, lo que siempre supone un contexto difícil para que la iglesia pueda trabajar. La cultura de la violencia afecta a las vidas de todos los mexicanos y refleja la incapacidad del gobierno mexicano para garantizar la seguridad de su población, especialmente de sus grupos más vulnerables en las zonas rurales, lo que incluye a cristianos que pertenecen a denominaciones cristianas minoritarias como los protestantes.