Donar 
 

Mali

Principal motor de la persecución:

El motor de la persecución que afecta a los cristianos de Mali es la opresión islámica.

Contexto:

Desde la conquista islamista del norte de Mali a mediados de 2012 y el subsiguiente esfuerzo francés de restaurar la autoridad maliense en todo el país a principios de 2013, la situación de los derechos civiles y políticos todavía no ha vuelto al nivel previo a 2012, ni en el norte ni en el sur del país. Los rebeldes tuareg de la Coordinación de Movimientos del Azawad y el gobierno de Mali firmaron un acuerdo de paz en 2015. Dicho acuerdo prevé la descentralización, el establecimiento de una fuerza de seguridad regional y más inversiones socioeconómicas en la parte norte del país. No obstante, el ataque continuado de rebeldes islamistas en el país está debilitando las perspectivas de paz.

Tipos de cristianismo afectados:

Mali alberga a tres de las cuatro categorías de cristianismo de la LMP: comunidades cristianas históricas, comunidades de cristianos conversos de trasfondo musulmanes (CTM) y comunidades cristianas protestantes no tradicionales (por ejemplo, congregaciones bautistas, evangélicas y pentecostales). Aunque la mayoría de los cristianos viven en el sur del país, se sienten traicionados por los militantes islámicos.

Presión en los cinco ámbitos de la vida y violencia:

  • En general, la presión sobre los cristianos en Mali está en un nivel muy alto y ha aumentado extremadamente comparada con la del periodo examinado para el informe de la LMP 2016.
  • La presión es especialmente fuerte en los ámbitos eclesial, comunitario y familiar (todos en niveles muy altos). Esto indica las dificultades a las que se enfrentan los CTM y sus iglesias planteadas por la sociedad en general y por los grupos de rebeldes islámicos (especialmente en las partes del país no controladas por el estado).
  • La actividad y presencia de grupos rebeldes islámicos está radicalizando la sociedad en conjunto y estimulando la persecución en el ámbito privado.
  • La puntuación de la violencia es alta pero muy inferior al altísimo nivel registrado durante el periodo examinado para el informe de la LMP 2016.
  • La pauta de persecución general en Mali sugiere que, incluso con un descenso en la violencia, la prevalencia y la intensidad de la presión en la mayoría de los demás ámbitos de la vida está aumentando. Esto indica que, a pesar del éxito en desalojar a los rebeldes islámicos de los territorios que habían controlado, han dejado atrás una sociedad más radicalizada y que resulta todavía menos hospitalaria que antes para los cristianos.

Perspectivas de futuro:

La principal tendencia a la que se enfrenta Mali es la creciente influencia del islam rebelde y del wahabismo en el país. Llevará mucho tiempo reconstruir la presencia cristiana en el norte de Mali. Los rebeldes islámicos siguen estando activos en Mali, a pesar del acuerdo de paz firmado en 2015, y seguirán siendo una amenaza en los próximos años. El acuerdo de paz es muy frágil y tanto el Gobierno como las fuerzas de paz de la ONU todavía son incapaces de establecer la autoridad del Gobierno en algunas partes del país.