Donar 
 

Malasia

Principales motores de persecución:

Los motores de persecución que afectan a los cristianos en Malasia son la opresión islámica (principal motor) y, en menor grado, la paranoia dictatorial (combinada con la opresión islámica).

Contexto:

Malasia es aún conocido como el mejor modelo del mundo de un país islámico liberal y tolerante, pero esta imagen está desapareciendo. La sociedad malasia está cada vez más dividida entre una mayoría étnica malaya (que sigue siendo claramente favorecida por el Gobierno) y las minorías chinas e indias (así como las poblaciones tribales indígenas que viven principalmente en la parte oriental de Malasia), que son discriminadas. De hecho, el racismo es una realidad diaria para las minorías étnicas en Malasia. Los cristianos se ven particularmente afectados por esta tensión ya que la mayoría es de grupos tribales indígenas o de origen chino o indio.

Tipos de cristianismo afectados:

En Malasia existen las cuatro categorías de cristianismo de la LMP y todas están sufriendo persecución. Hay comunidades de cristianos extranjeros o migrantes que a veces tienen dificultades a la hora de obtener un estatus legal. Las comunidades cristianas históricas y las iglesias protestantes no tradicionales también sufren ciertas formas de discriminación. Pero es la comunidad de cristianos conversos (principalmente de trasfondo musulmán) los que sufren más a manos de su familia, amigos, vecinos y autoridades.

Presión en los cinco ámbitos de la vida y violencia:

  • La presión general sobre los cristianos continúa en un nivel muy elevado y aumentó considerablemente en el período del informe de la LMP.
  • La presión es mayor en los ámbitos familiar, nacional y social. Mientras que la presión en el ámbito nacional es típica para países donde existe paranoia dictatorial, la presión en los ámbitos familiar, social y privado apunta a los problemas que afrontan los convertidos desde el islam y otras religiones.
  • La puntuación de la violencia continúa sin cambios en un nivel bajo. No ha habido matanzas, pero los convertidos sí sufren secuestros y pueden ser enviados a los llamados centros de purificación islámicos en un intento de reconvertirlos, aunque lo normal es que sean puestos bajo arresto domiciliario.
  • La situación general de persecución en Malasia es impulsada por el gobierno basándose cada vez más en el conservadurismo islámico para permanecer en el poder.

Perspectivas de futuro:

La sección juvenil del partido gobernante (UMNO) parece seguir el concepto de un "salafismo pacífico", lo que resulta preocupante para los cristianos y otras minorías cristianas. El Estado Islámico (ISIS) continúa haciendo incursiones en Malasia y su primer ataque (en Selangor en junio de 2016) conmocionó al país. Aunque Malasia acordó adoptar patrullas marinas conjuntas con Indonesia y Filipinas para contrarrestar la actividad militante islámica (y la policía también está arrestando a los que apoyan al ISIS), la amenaza sigue creciendo. Por consiguiente, la situación en Malasia seguirá siendo volátil, ya que su principal motor de persecución, la opresión islámica, continúa activa, lo que desemboca en continuos desafíos y amenazas para la minoría cristiana.