Donar 
 

Libia

 

Principales motores de la persecución:

Los principales motores de persecución que afectan a la población cristiana de Libia son la opresión islámica y en menor grado la corrupción y el crimen organizados (mezclados con la opresión islámica).

Contexto:

Libia se encuentra todavía enfrascado en el conflicto y el caos que envuelven a la nación desde el derribo del régimen de Muhamar el Gadafi. Desde entonces, Libia permanece en un estado de anarquía en el que diversos grupos rebeldes controlan diferentes partes del país. La ONU ha intentado lograr un acuerdo para unificar varias facciones en un Gobierno de Acuerdo Nacional, pero sin éxito. Con la ayuda de EEUU y Europa, el Gobierno de Unidad ha logrado vencer a las fuerzas del Estado Islámico, expulsándolas de su baluarte en Sirte.

Tipos de cristianismo afectados:

Solo existen en Libia dos de las cuatro categorías de cristianismo contempladas por la LMP: las comunidades de cristianos extranjeros o migrantes, y las comunidades de cristianos conversos de trasfondo musulmán (CTM). Ambas comunidades son objeto de fuerte opresión y elevados niveles de violencia.

Presión en los cinco ámbitos de vida y violencia:

  • En conjunto, la opresión anticristiana alcanza un nivel extremo y ha aumentado notablemente en comparación con la LMP de 2016.
  • La máxima opresión se ejerce en los ámbitos nacional, eclesial y privado. También es extremo el nivel de opresión en el ámbito social. Los lazos tribales son muy fuertes en Libia, y se entremezclan con la opresión islámica. Por eso es especialmente intensa la opresión para impulsar a la comunidad de conversos de trasfondo musulmán (CTM) a volver al islam.
  • El nivel de violencia es elevado, pero menor que el de la LMP 2016. La impunidad de los autores de actos de violencia contra cristianos agrava el problema.
  • La situación de persecución que impera en Libia está alimentada por el estado de anarquía y por el violento conflicto en el que participan activamente las milicias islámicas, de modo que la persecución afecta tanto a los CTM libios como a cristianos migrantes.

Perspectivas de futuro:

Debido a la presencia continuada de las milicias locales, incluyendo las salafistas, y a la ausencia de un gobierno con autoridad efectiva sobre el país entero, no es de esperar que mejore de forma significativa la situación de las comunidades cristianas en un futuro previsible. La existencia de gobiernos rivales en las zonas occidental y oriental de Libia, el predominio del tribalismo y el hecho de que el país está inundado de armas no tiene buen aspecto para el futuro de Libia (y para los cristianos que viven allí).