Donar 
 

Kazajistán

Principales motores de la persecución:

Los motores de persecución que afectan a los cristianos en Kazajistán son la paranoia dictatorial (que ha surgido de la opresión comunista y poscomunista) y, en menor medida, la opresión islámica.

Contexto:

Tres problemas dominan el panorama actual de Kazajistán: la sucesión del presidente Nazarbayev, la minoría considerable rusa y los cientos de ciudadanos kazajos que se han unido a grupos extremistas islámicos en Oriente Medio.

Tipos de cristianismo afectados:

En Kazajistán existen las cuatro categorías de cristianismo de la LMP y experimentan cierto nivel de persecución. Las comunidades cristianas de extranjeros o migrantes y las comunidades históricas cristianas experimentan los menores problemas por parte del Gobierno ya que no suelen evangelizar activamente. Las comunidades de cristianos conversos de trasfondo musulmán (CTM) sufren la peor parte de la persecución tanto a manos del estado como de la familia, amigos y comunidad. Las iglesias protestantes no tradicionales participan activamente en labores de evangelismo y sufren redadas, amenazas, arrestos y multas, especialmente cuando las iglesias no han sido registradas.

Presión en los cinco ámbitos de la vida y violencia:

  • Por lo general, la presión sobre los cristianos en el período del informe de la LMP 2017 ha permanecido muy alto e incluso ha aumentado muy ligeramente.
  • La presión es mayor en los ámbitos privado, nacional y eclesial (presión muy alta). Es menor en el ámbito familiar (presión bastante alta) y social (presión alta). Esto es propio de una situación en la que la paranoia dictatorial es el principal motor de persecución.
  • La presión que resulta del motor de persecución de la opresión islámica está presente mayormente en los ámbitos privado, familiar y social y es ejercida por el entorno social, particularmente en los cristianos de trasfondo musulmán.
  • El nivel de incidentes violentos no ha variado con respecto a la LMP 2016 y continúa muy bajo.
  • La situación general de persecución en Kazajistán está principalmente causada por un gobierno represivo que intenta controlar todos los ámbitos de la vida.

Perspectivas de futuro:

La libertad religiosa ya está restringida por la nueva legislación y el gobierno kazajo trabaja constantemente para aumentar su control sobre toda la sociedad, lo que seguirá significando mayor vigilancia, más redadas en reuniones y detenciones de creyentes. Utilizan la amenaza del islam extremista para restringir aún más los ámbitos de libertad. Todo esto significa el deterioro de la situación para la minoría cristiana y hace que la perspectiva de futuro sea preocupante para ellos. La presión del entorno social (especialmente en los cristianos de trasfondo musulmán) continuará igual.