Donar 
 

Etiopía

 

Motores de la persecución:
Los cinco motores de la persecución que operan en Etiopía son: Opresión islámica (principal), proteccionismo denominacional (principal), antagonismo étnico, paranoia dictatorial e intolerancia secular.

Contexto:
Tanto el cristianismo como el islam tienen una larga historia en el país y a lo largo del tiempo ambas religiones han tratado de expandir sus ámbitos de influencia. Además, Etiopía tiene muchos grupos étnicos. Algunos de esos grupos étnicos no son necesariamente favorables al cristianismo y en algunos lugares como Afar y las regiones cercanas a Somalia hay una interconexión entre etnia e islam. En tercer lugar, el partido gobernante ha bloqueado todos los canales para la libertad de expresión y de reunión. El régimen también está vigilando de cerca a las instituciones religiosas en un intento de contener posibles disentimientos. Un cuarto punto es la dificultad continuada que experimenta la Iglesia Ortodoxa de Etiopía (siglas EOC en inglés) al intentar la reconciliación con el creciente número de, primero, protestantes tanto tradicionales como no tradicionales de Etiopía y, segundo, grupos orientados hacia una reforma dentro de la misma iglesia. Grupos ultra conservadores dentro de la EOC usan retórica provocativa contra los protestantes/evangélicos en sus comunicados, llamándolos "neófitos", "falsos profetas", "menafikan" (quienes niegan la virgen María y los santos). También es importante constatar que el país ha vivido protestas y violencia masivas en 2015 y 2016. Como consecuencia de ello el país está en estado de emergencia desde primeros de octubre de 2016 y aún seguía así en el momento de publicarse la LMP 2017.

Tipologías de cristianos afectados:

De las cuatro tipologías de cristianos de la LMP, tanto las comunidades históricas de cristianos como las comunidades de cristianos conversos y las comunidades de cristianos protestantes no tradicionales sufren persecución en mayor o menor grado.

Opresión en los cinco ámbitos de la vida y violencia:

  • En general, la opresión de los cristianos registra niveles muy altos, pero disminuyó bastante en comparación con la LMP 2016.
  • La opresión más fuerte se da en los ámbitos nacional y eclesial (ambos con puntuaciones muy altas). La paranoia dictatorial es la mayor causa de esta situación.
  • El proteccionismo denominacional y la opresión islámica son los factores principales que contribuyen a los desafíos a los que se enfrentan los cristianos en los ámbitos privado, familiar y social (todos ellos con puntuaciones altas).
  • El marcador de la violencia es mucho más alto y aumentó en comparación con la LMP 2016.
  • En general la persecución en Etiopía es alimentada por una combinación de los cinco motores de la persecución, pero principalmente se debe a los efectos de la opresión islámica y del proteccionismo denominacional.
  • Perspectivas de futuro:

El estado de emergencia fue decretado en el país en octubre de 2016. La estabilidad del país depende en gran medida de cómo reaccionará la población civil cuando se levante el estado de emergencia. Al margen de esto, es probable que la persecución de los cristianos (y sobre todo de los protestantes) continúe, especialmente a manos de musulmanes radicales y proteccionistas denominacionales.