Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información
Vuelve a la Lista Vuelve a la Lista
Yemen
Dirigente
Presidente Abdrabbo Mansour Hadi
Población
28,1 millones
Número de cristianos
Varios miles
Religión principal
Islam
Gobierno
República
Nivel de persecución
violencia
2,6
vida eclesial
16,7
vida civil
16,5
vida social
16,4
vida familiar
16,6
vida privada
16,7
Yemen

Teatro de una guerra en la que Arabia Saudí e Irán chocan indirectamente, el país enfrenta una crisis humanitaria sin precedentes y los cristianos extranjeros se han ido. Hay solo varios cientos, quizá miles, de cristianos de trasfondo musulmán, que corren gran riesgo.

¿Qué y quiénes causan la persecución?

En Yemen están activos los siguientes impulsores de la persecución: agentes de seguridad estatales de cualquier nivel, desde local a nacional, movimientos fanáticos, clanes familiares, líderes de grupos étnicos y líderes religiosos no cristianos a cualquier nivel, desde local a nacional.

Los agentes de seguridad estatales crean y mantienen un sistema islámico estricto que trata como musulmanes a todos los ciudadanos del país. En muchas zonas la intervención militar liderada por Arabia Saudí ha creado vacíos de poder permitiendo que grupos como el Estado Islámico (EI) y afiliados de Al Qaeda amplíen sus campos de actuación e incluso asesinen a cristianos (tanto cristianos yemeníes de trasfondo musulmán como extranjeros). También se producen secuestros motivados por una mezcla entre fines económicos y sentimientos anticristianos. Los conversos del islam al cristianismo sufren con frecuencia violencia y opresión por parte de su clan familiar pero también por líderes tribales cuando se descubren sus nuevas creencias. Se ha informado que los imanes locales han contribuido en la instigación de ataques contra los cristianos. 

¿Cómo afecta a los cristianos?

Yemen vive la mayor crisis humanitaria del mundo que afecta tanto a los cristianos como al resto de yemeníes. El hostigamiento al que están sometidos los cristianos yemeníes no tiene precedentes y en medio de continuos bombardeos aéreos y falta de agua y alimentos, se ven obligados a trasladarse de un lugar a otro en búsqueda de un poco de seguridad. En este contexto, su fe les hace aún más vulnerables porque las ayudas de emergencia se distribuyen sobre todo a través de organizaciones islámicas y mezquitas locales que supuestamente discriminan a todos aquellos que no son considerados musulmanes piadosos. Esto supone una grave amenaza para la supervivencia de cristianos y otras personas que no son musulmanas. Además, incluso en medio de esta situación caótica, los agentes de seguridad estatales siguen esforzándose en intimidar a los cristianos.

La iglesia en Yemen está compuesta sobre todo por comunidades de cristianos yemeníes de trasfondo musulmán. Sigue habiendo cristianos emigrantes procedentes de África y Asia en el país aunque la mayoría ha huido debido a la situación devastadora de la guerra. Estos inmigrantes cristianos son objeto de hostigamiento y discriminación tanto a nivel social como nacional y de una clara violencia por parte de movimientos islamistas radicales. Los cristianos de trasfondo musulmán sufren un nivel de persecución aún mayor y se ven obligados a vivir su fe en secreto. Son víctimas de persecución por parte de las autoridades (incluyendo detención e interrogatorios), de la familia y de grupos islamistas radicales que amenazan de muerte a los apóstatas si no se vuelven a convertir al islam. No obstante, a pesar de la guerra, el número de apóstatas aumenta.

Ejemplos de persecución

El culto privado se ha convertido en algo especialmente arriesgado tanto en las zonas controladas por los musulmanes radicales como en las zonas "liberadas" por las fuerzas suníes apoyadas por Arabia Saudí y sus aliados occidentales. Al-Qaeda en la Península arábiga (AQAP) y el Estado Islámico operan con total libertad en amplias zonas del país.

No hubo informes de cristianos asesinados por su fe en el período cubierto por la investigación de la LMP 2018. No obstante, la situación local es muy caótica debido a la guerra civil lo que dificulta la información sobre incidentes violentos contra cristianos. Muchas veces creyentes han escapado de la muerte por mudarse a otras zonas.

Una de las mayores amenazas para los cristianos es el secuestro. El sacerdote Tom Uzhunnalil, que fue secuestrado durante un ataque a una residencia de ancianos y discapacitados en Adén en marzo de 2016 fue liberado en septiembre de 2017.

Al menos 20 creyentes sufrieron maltrato físico o psicológico por causa de su fe y de la guerra. Al menos 10 familias cristianas tuvieron que dejar sus casas y trasladarse a otras zonas del país por motivos relacionados con su fe. Teniendo en cuenta que la familia media en Yemen está compuesta por siete personas, esto afectaría a un total de 70 personas.

La opresión ejercida por miembros de la familia ha hecho que algunos yemeníes convertidos al cristianismo y sometidos a aislamiento hayan huido del país.

Tu apoyo a través de Puertas Abiertas

Puertas Abiertas apoya a los cristianos de Yemen por medio de contactos y colaboradores a través de: 

  • Proporcionar a los creyentes perseguidos ayuda de emergencia (alimentos, medicinas, ropa, etc.).
  • Distribución de libros y otros materiales cristianos.
  • Formación mediante radiodifusión.
  • Proporcionar refugio, ayuda, formación y material de formación a los creyentes.