Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información
Vuelve a la Lista Vuelve a la Lista
Turkey
Dirigente
Presidente Recep Tayyip Erdogan
Población
80,4 millones
Número de cristianos
190 000
Religión principal
Islam
Gobierno
República
Nivel de persecución
violencia
8,7
vida eclesial
9,6
vida civil
11,7
vida social
9,8
vida familiar
9,7
vida privada
12,5
Turquía

Como en muchos países musulmanes, la minoría cristiana se enfrenta a una radicalización creciente del Islam.

¿Qué y quiénes causan la persecución?

Turquía conforma prácticamente un continente por sí mismo, también en lo que concierne a la persecución de los cristianos. Es el único país del mundo en el que el islam, la religión oficial, está totalmente entremezclada con un intenso nacionalismo. La opinión general es que un verdadero turco tiene que ser musulmán suní. Este nacionalismo religioso ha alcanzado nuevas cimas a partir del fallido golpe de estado, el 15 de julio de 2016, que el presidente Erdogan empleó para extender su posición y su poder.

Aunque su comportamiento dictatorial no haya repercutido en una persecución directa a los cristianos, lo está haciendo indirectamente al tratar de transformar Turquía de ser un estado secular a uno musulmán suní, dejando poco espacio para las minorías.

En un plano más local, existe una fuerte oposición por parte de las familias hacia los convertidos al cristianismo, puesto que abandonar el Islam se considera una traición a la identidad turca, al islam mismo y a la familia. Este tipo de opresión se considera “normal”, y apenas se documenta o se informa de ello a menos que derive en violencia física. 

¿Cómo afecta a los cristianos?

La existencia de un nacionalismo religioso tan exacerbado en la sociedad pone mucha presión sobre los creyentes. El Gobierno no ha apuntado particularmente a los cristianos, pero el nacionalismo en la sociedad apenas deja espacio para que estos puedan proclamar un mensaje diferente.

Los convertidos del Islam al cristianismo se enfrentan especialmente a la oposición social, mientras no está legalmente prohibida la conversión del cristianismo al Islam. También reciben mucha presión de sus familias y de la comunidad para volver al Islam, e incluso cambiar de una denominación cristiana a otra puede ser problemático. Por tanto, los cristianos llevan a veces una doble vida y esconden su conversión. Y su cambio de una afiliación cristiana a otra puede ser un proceso estresante y complicado, a pesar de que sí puedan hacerlo legalmente en sus carnés de identidad. Una vez descubiertos los conversos islámicos al cristianismo, pueden ser amenazados con el divorcio y la pérdida de los derechos hereditarios.

El cóctel de islam y nacionalismo también afecta a los cristianos que no son de trasfondo musulmán, y que suelen provenir de minorías étnicas (griegos, armenios, siríacos). Raramente se les considera miembros de pleno derecho de la sociedad turca, y se enfrentan a todo tipo de obstáculos legales y burocráticos (no tienen acceso al empleo público, y experimentan discriminación en el sector privado, especialmente, cuando los empleadores mantienen lazos con el gobierno). Dado que la afiliación religiosa aparece siempre en los carnés de identidad, es muy fácil discriminar a los solicitantes de empleo cuando son cristianos. 

Ejemplos de persecución

Los cambios de liderazgo de las iglesias apostólicas armenia y griega ortodoxa tienen que ser aprobados por el Gobierno, aún si son líderes de comunidades religiosas que no existen en la ley ni puestos reconocidos por la misma.

La formación de líderes cristianos es legalmente imposible, y casi lo es también el registrar una iglesia nueva, aunque las pequeñas congregaciones sí se pueden registrar como “asociación”.

Según un informe de World Watch Monitor de junio de 2017, el pastor estadounidense Andrew Brunson permanece encarcelado desde octubre de 2016 y continúa como rehén a cambio de concesiones políticas de los Estados Unidos. Ha sido acusado de apoyar el movimiento de Gülen, que presuntamente orquestó el fallido golpe de estado en julio de 2016[1]. Tras haber permanecido un año en prisión sin cargos, en octubre de 2017 Brunson escribió en su celda una canción de alabanza que pasó a su esposa y que fue publicada por World Watch Monitor.[2]

Según un informe de World Watch Monitor de julio de 2017, la posesión legal de al menos 100 antiguas propiedades de cristianos siríacos al sureste de Turquía han sido embargadas y traspasadas al Tesoro del Estado turco durante los últimos cinco años. Las propiedades confiscadas por el gobierno incluyen dos monasterios en funcionamiento y tierras pertenecientes al monasterio de Mor Gabriel[3] del siglo IV.

Tu apoyo a través de Puertas Abiertas

Puertas Abiertas apoya a los cristianos de Turquía por medio de contactos y colaboradores a través de: 

  • Proporcionar a los creyentes perseguidos ayuda de emergencia (alimentos, medicinas, ropa, etc.).
  • Distribución de libros y otros materiales cristianos.
  • Formación mediante radiodifusión.
  • Proporcionar refugio, ayuda, formación y material de formación a los creyentes.


[1] Ver: https://www.worldwatchmonitor.org/2017/06/political-stalemate-holds-us-pastor-hostage-turkish-jail/, último acceso 6 de diciembre de 2017.

[2] Ver: https://www.worldwatchmonitor.org/2017/10/andrew-brunson-still-prison-one-year-thanks-people-praying/, último acceso 6 de diciembre de 2017.

[3] Ver: https://www.worldwatchmonitor.org/2017/07/legal-limbo-turkeys-syriac-christian-properties-still-unresolved/, último acceso 6 de diciembre de 2017.