Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información
Vuelve a la Lista Vuelve a la Lista
Qatar
Dirigente
Emir Tamim ben Hamad Al Thani
Población
2,79 millones
Número de cristianos
367 000
Religión principal
Islam
Gobierno
Emirato Absolutista
Nivel de persecución
violencia
1,5
vida eclesial
14,1
vida civil
13,1
vida social
10,8
vida familiar
13,9
vida privada
14,0
Catar

Los cristianos que se han convertido del islam son los que corren un mayor riesgo en Catar, esto incluye tanto los trabajadores migrantes como los ciudadanos autóctonos de Catar.

¿Cómo es la persecución en Catar?

La vida de los cristianos en Catar puede ser muy diferente dependiendo del tipo de cristiano que seas. Hay dos categorías generales: cristianos extranjeros, la mayoría de los cuales son trabajadores migrantes, y cristianos que se han convertido del islam.

Los trabajadores extranjeros que son cristianos son mucho más libres de adorar y congregarse. Por ejemplo, el gobierno ha permitido grandes eventos de adoración en el pasado. Sin embargo, incluso para estos seguidores de Jesús, cualquier evangelización a los musulmanes está estrictamente prohibida y puede llevar a la deportación. Además, muchos trabajadores migrantes (de cualquier fe) son maltratados y sufren abusos. Los trabajadores migrantes cristianos pueden ser doblemente blanco de este tipo de abuso debido a su trabajo y su fe. Y aunque el gobierno proporciona terrenos para que los cristianos migrantes construyan iglesias, las iglesias a menudo construidas en áreas específicas para facilitar su vigilancia y control.

Los musulmanes que se convierten al cristianismo se enfrentan a una persecución mucho más significativa. Los conversos de origen indígena y migratorio son los más afectados por la persecución. Los conversos locales de Catar se enfrentan a una presión muy alta por parte de sus familias musulmanas. Los conversos de origen inmigrante son controlados principalmente por el entorno social en el que viven. A menudo, se les aplican las normas sociales de sus países de origen en lugar de las normas culturales de Catar. En algunos casos, pueden evitar la presión viviendo dentro de una comunidad internacional, en lugar de su propia comunidad étnica. No obstante, incluso sus empleadores pueden ser una fuente de persecución.

Tanto los indígenas como los migrantes están expuestos a un alto riesgo de discriminación, acoso y vigilancia policial. Además, la conversión del islam a otra fe no está reconocida oficialmente y es probable que dé lugar a problemas jurídicos en cuanto a su situación personal y la de sus propiedades.

¿Qué ha cambiado durante este año?

Catar ha bajado dos puestos respecto a la Lista Mundial de Persecución del año pasado. Sin embargo, los niveles de persecución en realidad han aumentado en el país, por lo que el puesto que ocupa Catar es más bien un indicador del aumento general de la persecución contra los cristianos en todo el mundo. El área de la violencia contra los cristianos en Catar disminuyó un poco, aunque suele ser baja, pero la opresión por parte de la comunidad, la familia, la sociedad y otras fuentes, que no representan necesariamente violencia física, ha aumentado. La vida civil ha sufrido el mayor aumento en el índice de persecución sobre la vida cotidiana, la presión ha aumentado impulsando la puntuación en esta área. Todavía es increíblemente difícil para los cristianos, en particular para los musulmanes conversos, vivir su fe en Catar.

Motores de la persecución

¿Quiénes son los más vulnerables a la persecución?

Los cristianos que se han convertido del islam son los que corren un mayor riesgo en Catar, esto incluye tanto los trabajadores migrantes como los ciudadanos autóctonos de Catar.

Catar tiene una población masiva de trabajadores migrantes -una estimación reciente indica que sólo el 12 por ciento de la población son cataríes indígenas- por lo que muchos trabajadores provienen de una variedad de creencias. Sin embargo, hay una presión significativa si siguen a Jesús en lugar del islam. Esa presión puede venir de sus propias comunidades de migrantes, o de la sociedad catarí en general. Los conversos que logran encontrar un medio de vida y un hogar en una comunidad internacional a menudo experimentan menos persecución, pero aun así pueden ser blanco de ataques.

Los indígenas de Catar que se convierten al cristianismo se enfrentan a importantes repercusiones de la familia y la comunidad, sobre todo porque la sociedad catarí pertenece a una rama conservadora del islam.

¿De qué manera sufren las mujeres la persecución?

Las mujeres en general en Catar se enfrentan a restricciones y limitaciones a sus derechos humanos debido a la ley Sharia y a una interpretación estricta del Islam, esas mismas restricciones hacen que las mujeres cristianas sean especialmente vulnerables a la persecución religiosa. Entre las limitaciones generales que afectan a la mujer se encuentran la obligación de obedecer a los maridos, la vulnerabilidad legal a la violencia doméstica y la restricción legal de heredar la mitad de lo que recibiría un pariente masculino en situación similar. Las mujeres y las niñas de Catar están sujetas a la tutela de sus familiares varones, lo que significa que las autoridades no pueden interferir en lo que sucede en el hogar familiar.

Esto es especialmente difícil para las mujeres convertidas al cristianismo, ya que sus familias tienen la autoridad de quitarles el derecho a viajar, mantenerlas bajo arresto domiciliario, negarles el acceso al dinero e incluso expulsarlas del hogar familiar en una sociedad en la que una mujer no puede vivir sola fácilmente. Las mujeres convertidas corren el riesgo de ser condenadas al ostracismo por sus familias o comunidades. También corren el riesgo de enfrentarse a la violencia física, o incluso a los asesinatos por honor si se descubre su nueva fe.

Además, las mujeres de origen musulmán están legalmente restringidas de casarse con un no musulmán. Por lo tanto, las cristianas conversas del islam pueden ser forzadas a casarse con un hombre musulmán del que se espera que la humille para convertirla de nuevo a su antigua fe, a este se le da la potestad de restringir su libertad durante toda su vida. Las mujeres cristianas pueden incluso ser casadas por la fuerza con uno de sus tíos o sobrinos como segundas esposas, donde pueden vivir una vida como esclavas sexuales, privadas de toda comunicación con el exterior y sin ningún tipo de respeto.

Las empleadas domésticas que trabajan en Catar a menudo se enfrentan al acoso sexual o a un trato similar al de un esclavo. El maltrato de los trabajadores migrantes, incluido el abuso sexual, se ha convertido en una cuestión de gran importancia a nivel internacional. Aunque no están relacionadas principalmente con la fe, muchas trabajadoras domésticas migrantes cristianas, sufren abusos sexuales.

¿De qué manera sufren los hombres la persecución?

Aunque la mayoría de los cristianos tratan de mantener un perfil bajo en Catar, cuando un cristiano está en el punto de mira público, suele tratarse de un hombre. Esto se debe a que casi siempre son los hombres los que están más visibles en la esfera pública y, por lo tanto, en la primera línea de la interacción con las autoridades. Los dirigentes cristianos deben informar de los detalles de las actividades de la iglesia; estos dirigentes, en su mayoría hombres, están particularmente sujetos a estricto control de las autoridades.

Los hombres conversos no son inmunes a la presión familiar. Cuando se conoce su conversión, Las grandes familias pueden amenazar con quitarles sus esposas e hijos y entregárselos a otra familia. Incluso en las mejores circunstancias, las esposas podrían acordar vivir con su marido, pero con la condición de que los hijos no sepan de la fe cristiana del su padre. Estos conversos pueden llevar a cabo “en privado” actos de culto cristiano, pero no pueden compartir su fe con sus hijos. La suma de todas estas restricciones significa que los hombres cataríes están efectivamente aislados y encuentran muchas dificultades para reunirse con otros cristianos o recibir enseñanza cristiana para crecer en su fe.

El empleo es otro punto de presión para los hombres cristianos conversos, porque la pérdida del estatus y el trabajo de un hombre afecta a toda la familia, a través de la pérdida de ingresos, las perspectivas futuras de trabajo y el aislamiento social.

Conoce a “Samuel”

En este país musulmán, nos encontramos limitados a la hora de evangelizar abiertamente. Pero nadie puede impedirnos hablar con nuestros compañeros de trabajo y darles testimonio mediante nuestro comportamiento en la vida cotidiana. Cada día, Dios nos da oportunidades para mostrar su amor a los demás.

¿Qué hace Puertas Abiertas para ayudar a los cristianos de Catar?

Puertas Abiertas promueve el apoyo en oración por los cristianos en Catar y en toda la Península Arábiga.

Motivos de Oración

  • Oremos para que Dios trabaje poderosamente en Catar. Apenas hemos escuchado de ningún residente local que venga a la fe. Pide que el pueblo de Dios se conecte con aquellos dispuestos a escuchar el evangelio.
  • Oremos para que los trabajadores migrantes sean protegidos del abuso y la discriminación de sus empleadores y que no sean objeto de ataques por su fe en Jesús.
  • Oremos por los cristianos clandestinos de Catar que han aceptado a Jesús, pero no pueden expresar abiertamente su nueva fe. Oremos para que su familia y su comunidad les permitan adorar libremente, y que la sociedad que los rodea se abra a otras religiones además del islam.

Una oración por Catar

Amado Señor, oramos por nuestros hermanos y hermanas en Catar. Especialmente por aquellos que han encontrado la verdad de Cristo y se han convertido del islam. Oramos por su protección y por un espíritu de paz y esperanza. También pedimos por los cristianos que son trabajadores migrantes. Protégelos del abuso en su lugar de trabajo, del racismo y los ataques xenófobos. Te lo pedimos en el nombre de Jesús, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, ahora y siempre. Amén.