Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información
Vuelve a la Lista Vuelve a la Lista
Oman
Dirigente
Sultán Qabus ibn Saïd
Población
4,7 millones
Número de cristianos
204 000
Religión principal
Islam
Gobierno
Monarquía absoluta
Nivel de persecución
violencia
1,1
vida eclesial
12,6
vida civil
9,4
vida social
9,9
vida familiar
12,2
vida privada
12,1
Omán

Los cristianos de origen musulmán corren el riesgo de ser perseguidos tanto por la sociedad como por sus seres queridos.

¿Qué y quiénes causan la persecución?

Al igual que en otros países del Golfo, en Omán el Islam domina la sociedad, la política y la legalidad (la ley sharia). Pero debido al ibadismo, una secta islámica seguida por la mayoría en Omán, los cristianos e incluso los conversos procedentes del Islam no sufren violencia, porque el ibadismo practica un conservadurismo moderado y sus enseñanzas combinan austeridad y tolerancia.

Sin embargo, la sociedad omaní es conservadora y las relaciones tribales son importantes. La tribu y la religión están muy vinculadas, así que abandonar el Islam equivale a traicionar tanto la tribu como la familia, y son ambas las que ejercen presión para que el converso vuelva al Islam.

El Gobierno omaní promueve activamente la tolerancia religiosa, a diferencia de otros países de su entorno. Pero el sistema legal sigue basándose en la ley sharia,  que solo permite la libertad religiosa si no viola las costumbres, la política o los valores morales. Además, el Gobierno (que no es democrático) ejerce un control férreo sobre el pueblo, sobre todo sobre las minorías.

¿Cómo afecta a los cristianos?

En Omán son toleradas las comunidades cristianas extranjeras, pero toda entidad religiosa debe estar legalmente registrada. Sus instalaciones no deben ofender a la ciudadanía, y las reuniones de cristianos son vigiladas para detectar cualquier contenido político y la asistencia de nacionales. Además, es complicado construir o registrar una nueva iglesia.

Los conversos cristianos procedentes del Islam están sometidos a grandes presiones por parte de sus familias y la sociedad para que vuelvan a su fe: pueden ser expulsados de la casa familiar o despedidos de su trabajo, y deben tomar precauciones para no ser discriminados, hostigados o acosados. También existe cierta discriminación legal: por ejemplo, el código de familia dicta que el esposo converso perderá el derecho a la custodia de sus hijos si se divorcia.

Recientemente el Estado Islámico ha sufrido algunos reveses, pero sus ideas radicales todavía tienen peso en la sociedad omaní. Hay rumores no confirmados de que se están estableciendo redes del Estado Islámico  en el país que, de ser ciertos, serían de gran preocupación para los cristianos.

Ejemplos de persecución

Está prohibido el proselitismo público; solo se permite en privado. Se sabe que algunos conversos y cristianos extranjeros han sido interrogados por proselitismo.

El Gobierno paga el salario de algunos imanes suníes, pero no a los chiítias ni a los de otras religiones.

Las organizaciones religiosas no islámicas deben inscribirse oficialmente ante el Gobierno, que es quien aprueba y controla la concesión de contratos de arrendamiento de las instalaciones para dichas entidades.

Tu apoyo a través de Puertas Abiertas

Puertas Abiertas apoya a los cristianos de Omán por medio de contactos y colaboradores a través de: 

  • Proporcionar a los creyentes perseguidos ayuda de emergencia (alimentos, medicinas, ropa, etc.).
  • Distribución de libros y otros materiales cristianos.
  • Formación mediante radiodifusión.
  • Proporcionar refugio, ayuda, formación y material de formación a los creyentes.