Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información
Vuelve a la Lista Vuelve a la Lista
Laos
Dirigente
Presidente Boungnang Vorachit
Población
7,03 millones
Número de cristianos
225 000
Religión principal
Budismo
Gobierno
Estado comunista
Nivel de persecución
violencia
3,5
vida eclesial
14,9
vida civil
13,9
vida social
13,6
vida familiar
8,6
vida privada
12,9
Laos

Laos es uno de los últimos cinco estados comunistas en el mundo. El budismo se considera parte de la identidad cultural y espiritual del país.

¿Qué y quiénes causan la persecución?

Los cristianos son perseguidos regularmente sobre todo a nivel provincial por las autoridades gubernamentales comunistas y por miembros locales del partido comunista.

En ocasiones, las autoridades cooperan con los líderes religiosos locales (monjes budistas, sobre todo) con el fin de oprimir a los cristianos, especialmente a los conversos que, con mucha frecuencia, sufren además persecución en sus propias familias.

También se intenta controlar las actividades de las iglesias de casas particulares, con la ayuda de determinadas iglesias registradas.

Los ciudadanos normales de las zonas rurales miran a los cristianos con desconfianza y a veces incluso los expulsan de los pueblos.

¿Cómo afecta a los cristianos?

Las autoridades comunistas controlan y vigilan estrechamente todas las actividades religiosas, incluso las de las iglesias registradas. Debido a que todas las reuniones tienen que notificarse a la administración, las reuniones en iglesias particulares en casas se consideran ilegales por lo que deben realizarse de forma clandestina.

Los conversos al cristianismo soportan el peso de la persecución. Ellos mismos se excluyen de la comunidad (budista-animista), y son perseguidos por su propia familia (compuesta normalmente por tres generaciones viviendo bajo un mismo techo) y por las autoridades locales (que se sirven de la propia comunidad o de líderes religiosos locales para provocar enfrentamientos).

Ejemplos de persecución

En agosto de 2016, el primer ministro Thongloun Sisoulith promulgó un nuevo reglamento a través de la aprobación del decreto 315 sobre la gestión y la protección de actividades religiosas. Este decreto establece que el gobierno es quien decide las actividades religiosas permitidas. Sustituye al decreto 92 en lo relacionado con la práctica religiosa. Y el gobierno ha emitido una actualización en el período cubierto por la investigación de la LMP 2018 que traerá aún mayores restricciones y dificultades para los cristianos.

En el período cubierto por la investigación de la LMP 2018 se ha informado de frecuentes expulsiones de cristianos de sus comunidades. No se ha podido constatar la noticia de la destrucción de iglesias de la minoría étnica Hmong, por lo que no se ha tenido en cuenta en la puntuación.

La casa de un cristiano fue incendiada intencionadamente en un ataque realizado en enero de 2017. Al menos dos cristianos de Laos fueron detenidos por la policía en Xaisomboun en marzo de 2017, y retenidos durante varios días. También se ha informado de un aumento de las detenciones y arrestos de cristianos Hmong.

Como consecuencia directa de esta actualización, los cristianos en la provincia de Luang Prabang han recibido una mayor opresión por parte de la policía para impedir las reuniones. Para considerar legal cualquier reunión, la nueva ley exige la existencia de un lugar de culto registrado que sea propiedad de la iglesia, y además un líder. Y esto es casi imposible de cumplir: porque nadie está dispuesto a vender una tierra para una iglesia, y porque la nueva ley determina que la construcción de las iglesias está sujeta a su aprobación por el primer ministro.

Tu apoyo a través de Puertas Abiertas

Puertas Abiertas apoya a los cristianos de Laos por medio de contactos y colaboradores a través de: 

  • Proporcionar a los creyentes perseguidos ayuda de emergencia (alimentos, medicinas, ropa, etc.).
  • Distribución de libros y otros materiales cristianos.
  • Formación mediante radiodifusión.
  • Proporcionar refugio, ayuda, formación y material de formación a los creyentes.