Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información
Vuelve a la Lista Vuelve a la Lista
Colombie
Dirigente
Presidente Iván Duque
Población
50,22 millones
Número de cristianos
47,70 millones
Religión principal
Cristianismo
Gobierno
República
Nivel de persecución
violencia
13,9
vida eclesial
9,7
vida civil
11,0
vida social
12,4
vida familiar
8,8
vida privada
11,4
Colombia

Los cristianos que corren mayor riesgo en Colombia son los creyentes que viven en regiones donde los grupos rebeldes y las bandas de narcotraficantes -que en algunos contextos pueden ser lo mismo- ejercen el control.

¿Cómo es la persecución en Colombia?

En Colombia, un país mayoritariamente cristiano, la persecución es localizada y violenta. Los líderes de la iglesia son amenazados, acosados, extorsionados e incluso asesinados como resultado de la violencia perpetrada por las guerrillas y otros grupos criminales, especialmente en las zonas más remotas del país. En la mayoría de los casos, esta violencia es el resultado directo de la denuncia de la corrupción y la violencia por parte de los cristianos, del trabajo en defensa de los derechos humanos y ambientales, del servicio a la juventud y de la búsqueda de la paz y la justicia, todo lo cual pone en peligro las actividades ilegales de los grupos criminales. Los cristianos son vistos como impedimentos para el reclutamiento forzoso de personas, especialmente jóvenes, en los grupos rebeldes y en el tráfico de drogas y el crimen organizado que pagan por estos grupos.

En las comunidades indígenas existe una importante oposición a los misioneros cristianos y a los conversos indígenas, que pueden ser encarcelados, sometidos a abusos físicos y a que se les confisquen sus bienes, entre otras formas de castigo.

Además, parece haber una creciente intolerancia hacia los cristianos en la esfera pública y un énfasis en el secularismo por encima de una sociedad pluralista que valora todas las voces, incluyendo las de los cristianos. Los cristianos pueden ser vistos erróneamente como intolerantes o discriminatorios, y la oposición a las creencias cristianas históricas ha sido violenta en ocasiones.

¿Qué ha cambiado durante este año?

La posición de Colombia en la Lista Mundial de la Persecución 2021 ha subido 11 puestos con respecto al año anterior. Los factores más significativos que han llevado al país a ascender en la lista son la violencia de los grupos rebeldes -incluido el regreso de un grupo perteneciente a las FARC a las actividades de la guerrilla- junto con la persecución a la que se enfrentan los cristianos indígenas que han abandonado su religión tradicional. Además, el impacto de la pandemia del COVID-19 ha afectado en gran medida a los grupos que ya eran vulnerables a las bandas criminales, en particular en las zonas del país que están al menos parcialmente controladas por estos grupos violentos.

Motores de la persecución


¿Quiénes son los más vulnerables a la persecución?

Los cristianos que corren mayor riesgo en Colombia son los creyentes que viven en regiones donde los grupos rebeldes y las bandas de narcotraficantes -que en algunos contextos pueden ser lo mismo- ejercen el control. Los cristianos que viven el evangelio amenazan con perturbar el comercio de drogas y la capacidad de los delincuentes locales de mantener su autoridad. Por lo tanto, estos grupos se dirigen a los líderes de la iglesia, infligiendo violencia sobre ellos y sus comunidades.

El otro grupo excepcionalmente vulnerable es el de los indígenas que se convierten al cristianismo. A menudo, estos cristianos viven en regiones semiautónomas donde las autoridades locales ejercen un poder significativo. Dado que seguir a Jesús se considera una traición a la cultura y al patrimonio, esto significa que los cristianos pueden ser expulsados de sus hogares o ser objeto de una persecución significativa y abrumadora.

¿De qué manera sufren las mujeres la persecución?

Aunque no existe una ley particular en Colombia que ponga a las mujeres cristianas en peligro específico, en la práctica, hay situaciones en las que deben superar los desafíos para vivir su fe sin temor. Por ejemplo, dentro de las comunidades indígenas, debido a que las autoridades tribales se oponen a la fe cristiana, es común que una mujer soltera que se convierte en cristiana sea obligada a casarse con un hombre indígena no cristiano. También es común que una convertida casada sea abandonada por su marido, separada de sus hijos y condenada al ostracismo por su comunidad. Esto pone a las mujeres cristianas en una situación especialmente vulnerable porque están expuestas al desplazamiento forzoso y posiblemente a grupos criminales involucrados en la trata y la explotación sexual. En los casos en que las mujeres cristianas permanecen en la comunidad, deben cumplir con las prácticas de la comunidad, a pesar de su fe.

En las zonas bajo control criminal, el adoctrinamiento de niños por parte de la guerrilla también afecta a las niñas cristianas. No sólo deben aceptar ideologías violentas, sino que también se vuelven cada vez más vulnerables porque es probable que sean víctimas de violación y acoso sexual. Además, en las áreas más descuidadas, los programas gubernamentales son patrocinados por organizaciones multilaterales que insisten en fomentar los recursos de "planificación familiar", que en la mayoría de los casos implican anticonceptivos y aborto. En algunos lugares, se les presiona para que utilicen estos métodos a cambio de recibir ayuda del gobierno o acceso total a la atención médica. Esta presión se lleva a cabo de manera más agresiva en las escuelas de las zonas rurales, donde se obliga a las jóvenes a utilizar anticonceptivos aunque sus padres no estén de acuerdo por motivos religiosos.

¿De qué manera sufren los hombres la persecución?

Los hombres cristianos siempre han enfrentado un mayor nivel de amenaza y persecución, en parte porque en la cultura colombiana son vistos como la cabeza de la familia, o de la iglesia, si son pastores o sacerdotes. Tanto los hombres como los niños corren un peligro especial en las regiones de conflicto armado. Los hombres se enfrentan a la extorsión para proporcionar dinero a los grupos armados; los líderes no pertenecientes a la iglesia corren el riesgo de ser asesinados; los pastores o sacerdotes pueden ser agredidos físicamente, obligados a abandonar sus comunidades o asesinados.

En las zonas controladas por los grupos criminales o los cárteles de la droga, los hombres jóvenes son el principal blanco con fines de reclutamiento y están expuestos al adoctrinamiento y a la participación obligatoria en las actividades de esos grupos (secuestros, abusos sexuales, tráfico, etc.). Debido a su entorno económico y social, algunos jóvenes aceptan esto y se unen. Sin embargo, otros se niegan -por motivos de fe o de otra índole- y estos muchachos a menudo son amenazados, perseguidos y a menudo secuestrados junto con sus familias.

En algunas comunidades indígenas, si sus padres se han convertido al cristianismo, los varones son obligados a casarse con mujeres mayores de la comunidad, para evitar el embarazo y, en última instancia, la propagación del cristianismo.

Conoce al “Pastor Alberto”

Un día, recibí una nota de una de estas bandas [criminales] diciendo que si no cooperaba con su 'causa', no debería estar en esta ciudad. También dijeron que todos los jóvenes deben ser parte de sus grupos.

¿Qué hace Puertas Abiertas para ayudar a los cristianos de Colombia?

Se sabe que los grupos guerrilleros en Colombia reclutan a niños colombianos cristianos. Por esta razón, el Centro Infantil Puertas Abiertas se estableció en Colombia como un lugar para proteger a los niños cuyas familias han sido amenazadas o desplazadas, y para aquellos que están en riesgo de ser reclutados.

Puertas Abiertas también apoya a los cristianos de las comunidades indígenas con la formación y el desarrollo de la educación cristiana para los niños indígenas.

Puertas Abiertas fortalece la iglesia perseguida en Colombia desarrollando y entregando materiales bíblicos, construyendo escuelas cristianas para los cristianos indígenas, proporcionando programas de educación y llevando ayuda de emergencia a los perseguidos seguidores de Jesús.

Motivos de Oración

  • Oremos por los cristianos de las comunidades indígenas de Colombia. Debido a la pandemia del coronavirus, las comunidades indígenas están restringiendo el acceso a sus comunidades y, en algunos casos, bloqueando los caminos que conducen a sus tierras natales. Estas acciones impiden que los misioneros lleguen a los cristianos e incluso les proporcionen ayuda.
  • Oremos por los cristianos que viven en zonas controladas por grupos rebeldes y criminales para que Dios los mantenga a salvo y les dé valor para continuar viviendo y predicando el evangelio.
  • Oremos por las familias de los líderes de la iglesia que han sido asesinados en Colombia este año y que Dios sea su consuelo y les traiga la restauración de sus traumas.

Una oración por Colombia

Dios y Padre nuestro, oramos por nuestros hermanos y hermanas de Colombia. Oramos por aquellos que se enfrentan a la amenaza de la violencia, simplemente porque su presencia es una amenaza para aquellos que harían el mal. Te pedimos que traigas la paz y la reconciliación entre los grupos armados de Colombia y que cese la violencia. Oramos también por nuestra familia indígena en Colombia, para que puedan caminar contigo abiertamente y sin miedo. En el nombre de Jesús, Amén.