Donar 
 
 

Más de 100 cristianos enviados a ‘campos de reeducación’ de Sinkiang

Decenas de cristianos de trasfondo musulmán (CTM) están siendo enviados a “campos de reeducación” (campos de prisioneros) en la Región Autónoma Uigur de Sinkiang. Esta área de mayoría musulmana es una de las regiones más controladas y vigiladas del mundo desde que el Gobierno chino tomara medidas tras las trágicas manifestaciones de 2009. Los “campos de reeducación” tienen la función de retener a terroristas y extremistas islámicos, pero ahora también se aprovechan para llevar a CTM.

Trabajadores de Puertas Abiertas se han desplazado al lugar para comprobar esta realidad. “No sé dónde está mi marido, pero creo que Dios le usará aún en la prisión”, dijo la mujer de un líder CTM. Según nuestro equipo, casi todos los líderes CTM que han tenido contacto con Puertas Abiertas están o han estado en algún momento encerrados en estos “campos de reeducación”, que reciben tal nombre por forzar a los reclusos a recibir educación política y comunista. Estimamos que en torno a cien cristianos están ahora en uno de estos campos.

No solo líderes, sino también miembros de las iglesias son destinados a estos campos. Uno de los líderes comentó que hombres y mujeres de su iglesia habían terminado en uno de estos campos sin saber cuánto tiempo permanecerían ahí. Algunos estuvieron un mes, otros medio año y otros incluso más tiempo. Muchas familias se han visto gravemente afectadas e incluso se dan casos en los que los niños se han quedado sin los padres ya que ambos han sido encerrados. Un líder de una iglesia seriamente perjudicada por los arrestos explicó: “Tengo que trabajar mucho con estas familias..., y ahora entiendo por qué Dios no ha permitido que yo fuese a un campo, me pide que cuide de estas familias”.

El control estatal sobre esta región de China es extremo. Es difícil no ver vehículos blindados en las calles y comisarías en casi cada esquina. Los ciudadanos son registrados a diario. Cada hogar debe tener un código QR con información sobre quién vive ahí y la ocupación. También las iglesias legalmente registradas tienen un dispositivo que registra a las personas presentes en las reuniones. Muchos creyentes han dejado de asistir por esto.

Oremos por los cristianos del noroeste de China y pedimos oración también para que Dios use a Puertas Abiertas para servir a las familias afectadas.

FuenteGP
TraductorPau A.