Entrevista al coordinador de proyectos Puertas Abiertas en Siria

Súmate a la Esperanza para Oriente Medio

¿Cómo fueron los inicios de Puertas Abiertas en Siria?

 “Empezamos a ayudar a la iglesia siria en 2008. En aquella época había creyentes de trasfondo musulmán que sufrían persecución y también había discriminación contra la iglesia. En 2008 la crisis iraquí ya se había desatado y los refugiados de Irak venían a Siria. Las iglesias evangélicas se involucraron en ayudar a los refugiados con asistencia de emergencia y formación sobre consejería postraumática. Siria fue el primer país en el que Puertas Abiertas comenzó a ofrecer este tipo de formación”.

“Desde el principio comenzamos a distribuir Biblias y libros. Sentimos que era el momento de llevar libros porque más tarde podría haber menos libertad. También ofrecimos discipulado para los cultos familiares”.

¿Podrías contarnos qué pasó en la conferencia “profética” del Hermano Andrés en 2010?

“En 2010, las iglesias querían tener una reunión de oración. Nos reunimos con 450 líderes y otros responsables de iglesias. El Hermano Andrés, fundador de Puertas Abiertas, habló sobre el precio de seguir a Jesús. Fue justo unos meses antes de que estallara la guerra. Algunos pastores le pidieron que hablara menos sobre el sufrimiento, porque no era lo más pertinente en Siria. Pero Andrés siguió con el mismo tema. Después dijeron que su mensaje llegó justo en el tiempo de Dios”.

En el invierno entre 2010 y 2011, la llamada Primavera Árabe acaparó los titulares de las noticias internacionales. En marzo de 2011, los sirios se lanzaron a las calles y, pronto, las protestas derivaron en violencia. ¿Cuál fue la reacción de Puertas Abiertas?

“Comenzamos a ayudar cuando la situación en la ciudad de Homs empeoró en 2011. En ese tiempo, las iglesias pidieron ayuda y éramos los únicos con una red amplia en el país. Para nosotros fue bastante sencillo comenzar ya que en nuestra organización había buena disposición para ayudar. Las acciones de socorro para ayudar a los desplazados internos sirios aumentaron con el paso de los años y alcanzó su máximo en 2016. Se ha estabilizado para 2017 y 2018. Del presupuesto total de siete millones de dólares al año para Siria, aproximadamente cinco millones se destinan a proyectos de ayuda de emergencia y rehabilitación”.

Con el tiempo ha habido una evolución de la ayuda básica humanitaria a proyectos de desarrollo sostenible. ¿Qué puedes compartir sobre esto?

“Naturalmente, empezamos a pensar en la ayuda a largo plazo que podíamos proporcionar en Siria. Queríamos construir un futuro para los cristianos del país. Y es lo que se está haciendo ahora. El problema es que el país sigue en guerra desde hace seis años. En una guerra no puedes responder a como lo harías en un desastre. Los frentes todavía se mueven a lo largo del país, el conflicto está durando demasiado tiempo, sostenido por políticas internacionales. Por esa razón, continuamos ofreciendo ayuda humanitaria de forma más continuada de lo que harían normalmente las organizaciones en una situación de desastre. Pero, al mismo tiempo, hemos empezado un buen número de proyectos de rehabilitación con las iglesias locales.

¿Qué podrías decir de las iglesias sirias?

“Me impresiona mucho la actitud de los líderes de las iglesias en Siria. Dicen 'Dios nos ha llamado, sabemos que debemos estar aquí'. De hecho, vemos cómo ocurren cosas grandiosas, gente que halla la fe, musulmanes que se convierten. Al arriesgar sus propias vidas, los líderes de la iglesia impactan la vida de la gente”.

Además de los proyectos de desarrollo, ¿Qué otras iniciativas se están llevando a cabo y cómo están impactando a las iglesias de Siria?

“Sin duda, nuestro apoyo está alentando a los cristianos. Las reuniones de oración en nuestras iglesias, la iniciativa de pastor a pastor y nuestras actividades de defensa pública están animando a las iglesias en Siria. 'Nos alegra que no se hayan olvidado de nosotros', es lo que suelen decir”.

Por último, ¿qué te gustaría decir a quienes apoyan a Puertas Abiertas para hacer posible que la ayuda llegue a Siria?

 “Es magnífico que numerosos cristianos de todo el mundo estén junto a sus hermanos de Siria en oración y también mediante el apoyo económico… Con vuestra ayuda hemos sido capaces de introducir Biblias y libros, y con vuestra ayuda hemos sido capaces de ayudar a numerosas familias de desplazados internos de una manera muy práctica con alimentos y otros recursos de ayuda humanitaria. Lo habéis hecho durante más de seis años, y eso es increíble. Oremos para que el Señor provea su paz infinita a Siria y que muchos cristianos puedan volver para reconstruir este precioso país”.

FuenteGP
TraductorEster D.